Blog 
El Blog de Josep Antoni
RSS - Blog de josep antoni mollà soriano

El autor

Blog El Blog de Josep Antoni - josep antoni mollà soriano

josep antoni mollà soriano

Encara que soc mestre titolat, "profesor de E.G. B.", deia el paper, i he treballat a Correus, el periodisme de "corresponsal", al Noticias al dia dirigida pel mestre J. J. Pérez Benlloch, i després la del Levante, fins que funde en 1987 "Crònica" per a la Vall, mentre ...

Sobre este blog de Comarcas

En este Blog tenen cabuda les meues col.laboracions setmanals a l'edició vall d'albaidina d'este diari: "El mirador del Benicadell" i "la noticia de la setmana a la Vall Blanca". També aniran caent altres escrits amb punts de vista i assumptes diferents, que puga ...


Archivo

  • 18
    Junio
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    LO QUE TRAE SEMBRAR CIZAÑA

     Con la de asuntos urgentes que ha que atender, digo del gobierno municipal de Ontinyent, pero también de la justicia, a menudo agobiada de expedientes y con resoluciones, muchas veces, torticeras y desdibujadas del fiel central que, en teoría, debe presidir todo pronunciamiento judicial. Como por  desdicha para los administrados vemos que sucede con harta frecuencia. Por  eso que “la justicia cita al actual y a tres ex alcaldes de Ontinyent por el diseminado” , como informaba este diario, es una mala noticia, desde todos los puntos de vista, ya que si se analizan sus genes, vemos que responde a heridas abiertas en un tiempo en que la moralidad y la ética social fueron derribadas, en pro de dudosos réditos individuales y partidistas. Donde el irracional papel de bombero pirómano fue representado, con extrema irresponsabilidad, por la  ex alcaldesa popular, Lina Insa. Aquella siembra de cizaña, tarde o pronto ha dado sus frutos, pero amargos y venenosos.

    Por eso ahora que la convulsión histórica, la de la crisis, económica y ética, empieza a asentar el fenómeno de “les casetes” en un anacronismo, cuyo alcance sobre la sociedad ontinyentina, sigue sin tener un diagnóstico de rigor, y que en aras de una quimérica justicia, este asunto siga ocupando un tiempo precioso, encaminado a no se sabe bien que beneficios es, a todas luces, descorazonador, y nos sitúa a un nivel de mediocridad  que resulta letal para el desarrollo y la convivencia.

    Sobre los aciertos y manipulaciones que se generaron alrededor del diseminado ontinyentí, las declaraciones, en este diario, “Un alcalde comete prevaricación si no persigue una construcción ilegal”, que ofrecía el fiscal jefe del área de Alzira, quién, entre otros, tiene a su cargo el partido judicial de Ontinyent. Especializado en Medio Ambiente, Incendios y Ordenación del Territorio, expresó en una entrevista “la necesidad de más controles municipales contra las construcciones ilegales”, lo cual coloca muy claramente las actitudes que esgrimieron unos y otros, en aquel tiempo de hostilidades estériles que,  a la postre, pagaron el pato muchos ciudadanos.

    Entre los muchos pronunciamientos, cabe apuntar el de “Cuando hay una conducta omisiva en los controles...o en la incoación de los expedientes de disciplina urbanística y evidenciada la existencia de infracción, ahí hay un delito”, algo por lo que de forma inmisericorde las huestes de L. Insa demonizaron, en la persona del ex alcalde Rafa Portero y del “tripartito” gobernante, hasta lo indecible, por no avenirse a ser cómplices de los “delitos”, o vertiéndose descalificaciones. Contando además con la decisiva colaboración mediática clientelar, que para eso estaban. Eso pasó, y no hay que tener mucha memoria, hace casi una década. Lo dicho, ¿ahora  toca librar esta suerte de batallitas?.

    LA POSDATA

    Una saludable confrontación institucional, a modo de la que enfrentó a los bíblicos David contra Goliat, está siendo escenificada por la Mancomunitat valldalbaidina  y la Generalitat, mas un tercero en discordia, ya empieza a otearse en el horizonte noticioso. En la reunión gubernamental del pasado lunes, la de la Mancomunitat, ante el apremio del calendario, y dado el consustancial retraso del TSJ en fallar sobre el recurso que en el que le pedía “la impugnación del Plan Zonal del Consell”, que atentaba contra la autonomía de su Pla de Minimització, el gobierno que preside F. Tortosa ha empezado a mover fichas estratégicas, que puede deparar un resultado inopinado para algunos. Al  tiempo.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook