Blog 
El Blog de Josep Antoni
RSS - Blog de josep antoni mollà soriano

El autor

Blog El Blog de Josep Antoni - josep antoni mollà soriano

josep antoni mollà soriano

Encara que soc mestre titolat, "profesor de E.G. B.", deia el paper, i he treballat a Correus, el periodisme de "corresponsal", al Noticias al dia dirigida pel mestre J. J. Pérez Benlloch, i després la del Levante, fins que funde en 1987 "Crònica" per a la Vall, mentre ...

Sobre este blog de Comarcas

En este Blog tenen cabuda les meues col.laboracions setmanals a l'edició vall d'albaidina d'este diari: "El mirador del Benicadell" i "la noticia de la setmana a la Vall Blanca". També aniran caent altres escrits amb punts de vista i assumptes diferents, que puga ...


Archivo

  • 18
    Septiembre
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    LOS ERRORES SE CONFIRMAN

     Semana de poco relieve, circunscrita a la vuelta a las rutinas por estos lares. Una de las pocas noticias que le dejaban buen sabor de boca al gobierno que preside Jorge Rodríguez, y por ende a la ciudadanía ontinyentina, era “la ampliación de la superficie del nuevo edificio del Campus”. Con los efectos positivos que de cara a un futuro podrá generar el edificio universitario en construcción. Este es un asunto trascendente en una ciudad tan desasistida de balones de oxigeno, de cara a construir alicientes de futuro.

    La de cal, digo para el batle, venía del edil anti-empatia por excelencia, entre otros méritos, es decir el de EU, que contradiciéndose una vez mas, desenterraba la “pinza” de los muertos vivos, olvidándose del daño que le hizo a EU de la ciudad, en los 90, con su errático empecinamiento. Y la blandía , en plan “vendetta”, contra Pepe Pla, de Compromís, impidiéndole a Rodríguez que delegara en él la presidencia de la comisión de asuntos internos. A la cual renunció el de EU recientemente, como reacción a las críticas públicas recibidas, y vertidas por un dirigente de Compromís. Grupo político al que no le perdona que no le aprobase en un pleno su propuesta torticera, con la que intento incrementar su cotización a la SS, de cara a labrarse una dorada jubilación. Nada nuevo y previsible por otra parte. Pla recogía el desplante y retaba al de EU a que “dimitiera de su gestión y renunciase a su remuneración”. El que ya resulta evidente es que el gobierno municipal ontinyentí esta formado por 10 regidores (Psoe mas Compromís), y la oposición (PP) por otros 10 (de momento y a la espera de novedades en el “mixto”), mientras en alta mar se otea un edil suelto y desnortado.

    Un paso acertado, el de trasladar la prefectura de la policía local, instalada en una ubicación des-contextualizada del polígono industrial del Pla, al céntrico edificio donde estaba Correos, es cada día que pasa mas perentorio, al tiempo que desnuda y ensombrece el antojo de quién lidero el traslado al extrarradio de las dependencias que ocupa este cuerpo municipal. La noticia que alumbraba en los pasados días el gobierno de J. Rodríguez, según un informe, “el ahorro tras el traslado previsto (para los primeros meses de 201 4) se cifra en 200.000 euros”, solo en horas y transporte. No puede olvidarse que dicho “desficaci”, protagonizado por el anterior responsable, V. Vila (PP), se aliñó con despilfarros como la adquisición de un mini-bus, marca Ford que, a falta de uso racional, se destina a que uno o dos agentes patrullen las calles de la ciudad, pese al ingente consumo de combustible que ello representa. ¿Una auditoria para cuando?.

    LA POSDATA

    El acto de la “pujada del Crist”, del pasado domingo, además de poner el punto y final a las fiestas de Moros y Cristianos de Ontinyent, debería dar paso al análisis, y en su caso a la rectificación (es de sabios) al escrutar una experiencia ejemplar, la entrada infantil, que retomó el tradicional, identificador y “escaient” escenario festero de las calles Gomis y Mayans (o carrer Major). Una recuperación que convendría ser tomada muy en cuenta. Aunque parece una opción que sigue estando fuera de la agenda de prioridades de la actual Junta de la Sociedad de Festeros. Y es una torpeza que desfiles como el Alardo o las entradas, que lo abandonaron por causas físicas y, sobre todo, en unos tiempos en los que este País levitó lo indecible, cuando se aspiró a convertir las fiestas en uno mas de los grandes eventos valencianos, propulsados por los suicidas gobiernos del PP en la Generalitat. Por eso Ontinyent, que tanto gusta de mirarse en Alcoi, en algo tan esencial, correspondería secundarle, recuperando y conservando el mentado y tradicional escenario plano, donde la música festera cobra su auténtica magia épica.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook