Blog 
El Blog de Josep Antoni
RSS - Blog de josep antoni mollà soriano

El autor

Blog El Blog de Josep Antoni - josep antoni mollà soriano

josep antoni mollà soriano

Encara que soc mestre titolat, "profesor de E.G. B.", deia el paper, i he treballat a Correus, el periodisme de "corresponsal", al Noticias al dia dirigida pel mestre J. J. Pérez Benlloch, i després la del Levante, fins que funde en 1987 "Crònica" per a la Vall, mentre ...

Sobre este blog de Comarcas

En este Blog tenen cabuda les meues col.laboracions setmanals a l'edició vall d'albaidina d'este diari: "El mirador del Benicadell" i "la noticia de la setmana a la Vall Blanca". També aniran caent altres escrits amb punts de vista i assumptes diferents, que puga ...


Archivo

  • 02
    Diciembre
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Los guiños y sustos que asaltan a J. Rodríguez

    Ante el incierto panorama electoral valenciano, del próximo año, tanto a nivel municipal como autonómico, ya se ha empezado a deshojar la margarita, en lo  que atañe a un hipotético descalabro del PSPV. Y en esa debacle esbozada para los socialistas, desde alguna tribuna ya se ha situado, a modo  de “plan B”,  a dos nombres del municipalismo socialista, uno de los cuales debió asustar a la agrupación ontinyentina, ya que encumbraba a su máximo representante, el alcalde actual de la ciudad Jorge Rodríguez. Si bien, seguramente por desconocimiento del líder ontinyentí, no le atribuían  ningún mérito como para pujar por la máxima poltrona socialista valenciana. Ya que como mucho evocaban la presencia de Rodríguez en los recientes nombramientos de la candidata socialista de Gandia y  el de Xàtiva.

     Al margen de su futura proyección personal, en el ámbito del socialismo valenciano, donde posee importantes activos, tanto a nivel teórico, por su formación, como por su práctica, pese a su juventud, sustanciada en una ya dilatada gestión en  el ayuntamiento ontinyentí, deberá, para  seguir subiendo peldaños, tomándoselo como una asignatura pendiente,  perseverar en  la formación de un equipo compacto y de nivel. Ya que ser   militante de un partido y mostrar voluntarismo, no son mimbres suficientes para realizar una gestión pública con solvencia, óptima y eficiente. Y eso es lo que le sucede actualmente a Rodríguez. Ya que, y sin  ánimo de escrutar pormenorizadamente a cada edil socialista, si compete dibujar algunas pincelada, caso del responsable de cultura, J. A. Calabuig  Oviedo, cuya gestión y presupuesto, por  extensión, viene a retratar el juego deficiente, por este flanco, del gobierno que preside Jorge. Y si la cultura ontinyentina ya venía tocada de la gestión anterior del PP, con Oviedo, pese a que con la creación de un Consell de Cultura, se abrieron muchas expectativas  de cara a dinamizar la actividad y la participación en esta área, en la praxis pronto las expectativas se quedarían defraudadas, predominando en su seno el “cada ú a la d’ell”, mientras el regidor  solo existía en el posado de algunas  fotos de protocolo.

    Todo lo antedicho no es óbice para señalar que los pocos ediles del equipo de Rodríguez, cuando dan cal, lo suelen hacer con excelencia, como acaba de acontecer con la firmeza y claridad de ideas llevada a término por Joan Sanchis, quien a conseguido que “La justicia les dé la razón, al ayuntamiento, por abonar 44 días de la extra de Navidad de 2012 a los trabajadores municipales”. Con lo que el gobierno de Rodríguez se ha reivindicado ante el mantra de los Montoro y Rajoy, lo “legal”. O sea que si no querían legalidad, los de Ontinyent le han servido dos tazas.

    Pero el futuro inmediato de J. Rodríguez  se verá dentro de seis meses. Y  pasa por las elecciones municipales, en las que el batle será examinado por la gestión  del actual mandato. Del éxito o fracaso de esa convocatoria dependerán, para su trayectoria,  futuros saltos a escalar, en el contexto del socialismo valenciano.

    Y para lograrlo, como quedó dicho, no deberá conformarse con un  equipo de tres, como básicamente ha venido sucediendo hasta ahora, con R. Torró y J. Sanchis lanzándole balones para que los remate. Tanto si quiere capitanear un equipo  aquí o en Valencia, Rodríguez sabe que debe apostar por personas que hagan bandera de valores como la eficiencia, el rigor, la dignidad, la solidaridad, el consenso, la austeridad, la participación y todos  aquellos temas que están al cabo de la calle, como reclamo de una regeneración necesaria y de un nuevo tiempo de hacer política.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook