Blog 
El Blog de Josep Antoni
RSS - Blog de josep antoni mollà soriano

El autor

Blog El Blog de Josep Antoni - josep antoni mollà soriano

josep antoni mollà soriano

Encara que soc mestre titolat, "profesor de E.G. B.", deia el paper, i he treballat a Correus, el periodisme de "corresponsal", al Noticias al dia dirigida pel mestre J. J. Pérez Benlloch, i després la del Levante, fins que funde en 1987 "Crònica" per a la Vall, mentre ...

Sobre este blog de Comarcas

En este Blog tenen cabuda les meues col.laboracions setmanals a l'edició vall d'albaidina d'este diari: "El mirador del Benicadell" i "la noticia de la setmana a la Vall Blanca". També aniran caent altres escrits amb punts de vista i assumptes diferents, que puga ...


Archivo

  • 17
    Marzo
    2017

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Valencia Comarcas

    Los peligros de la democracia se extienden como una “taca d’ol

    Estamos asistiendo a un tiempo de cambios, casi siempre a peor, y de efervescencia social o no, según se mire, marcada por la mediocridad, como apunta con buen criterio ese dibujante exquisito que firma como Forges. Y en esta piel de toro en la que vivimos del rey y el gobierno que preside el país abajo, la mediocridad es el santo y seña.

    Este diario se hacía eco, la semana pasada, de “Un aluvión de actos para reclamar la plena igualdad”,  protagonizados por el movimiento feminista, “al que se han querido unir los ayuntamientos de la Costera, la Canal y la Vall d'Albaida”. Contrasta sin embargo la actitud de esos consistorios, frente a esos fogonazos de acoso y derribo a los que estamos asistiendo, sobre todo en las últimas semanas, contra los valores y poderes con los que se dotó este país, tras aprobar la Constitución de 1977.

    La tormenta arrasadora a la que aludimos, es más perniciosa que el golpe de Tejero del 23F. Al menos aquel puso en guardia al personal, y hasta las gentes de los pequeños municipios se sumaron a la marea nacional, reclamando más democracia.

    Ahora no sucede así, ya que en el interior de nuestras ciudades se ha instalado un caballo de Troya, llamado PP. de cuyo vientre descienden siniestros personajes que, con nocturnidad y alevosía, gota a gota, están envenenando y pervirtiendo la democracia española,  como no se había visto desde la muerte del dictador Franco. La recuperación del nombre de las calles franquistas de Alacant, en los pasados días, es todo un símbolo. Mientras partidos, sindicatos y asociaciones que se dicen democráticas, asisten impasibles, como deshabilitados, ante tanto atroz desmán y afrenta pública.

    La impunidad de “los suyos”, como los Miguel Blesa y Rodrigo Rato, campa en este Estado, para escarnio de los decentes y damnificados por los delitos de tamaños sujetos. Ya es sintomático que alguien represaliado, por querer impartir justicia, como el juez Elpidio José Silva diga: “La madre de la corrupción está en el poder judicial”.

    “La justicia se puede llevar por delante la democracia”, era una preocupante advertencia que hacia recientemente el periodista Carlos Elordi, guarnecida de argumentos irrefutables. La imputación del presidente de Murcia, se ha sustanciado con la destitución y acoso al fiscal del caso. También, hace pocas fechas, se hacía pública una información que ya se presumía, “El PP valenciano obtuvo su mayor lucro con la construcción de colegios”, Y si tenemos que al frente de esa cueva de Alí Babá estaba el ex concejal del PP en Fontanars dels Alforins, Máximo Caturla, al que se le atribuye un “desfalco de más de 1.000 millones de euros”, habremos de concluir que estas tierras valldalbaidinas aún no se le ha tratado, públicamente, como merece el autor de tanta expoliación. Abundando en la deriva actual, Joaquim Bosch, ex portavoz de Jueces para la democracia, se expresaba así en una entrevista: “No creo que sea un problema de cuatro manzanas podridas, lo que está podrido es el cesto”, refiriéndose a la situación que vive la justicia. Sobre el caso Urdangarin el juez de Cullera señala que “había argumentos jurídicos también para condenar a la infanta, como lo demuestran los autos del juez José Castro”. Sustancia sus palabras con esta máxima “Nuestras leyes penales son muy duras…con la criminalización de la pobreza. Pero son extremadamente suaves con la delincuencia política y financiera”.

    Mientras, no se tienen noticias de ningún ayuntamiento de la Vall o mancomunidad donde los representantes políticos exijan, al menos mediante mociones alusivas, el  rigor, dignidad y justicia igual para todos, con el fin de sanar la gangrena que corroe el sistema democrático, llámese “neofranquismo” (encarnado por el PP). ¿Dónde está ese aluvión de ediles que se postule en defensa de los valores democráticos?

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook