Blog 
El Blog de Josep Antoni
RSS - Blog de josep antoni mollà soriano

El autor

Blog El Blog de Josep Antoni - josep antoni mollà soriano

josep antoni mollà soriano

Encara que soc mestre titolat, "profesor de E.G. B.", deia el paper, i he treballat a Correus, el periodisme de "corresponsal", al Noticias al dia dirigida pel mestre J. J. Pérez Benlloch, i després la del Levante, fins que funde en 1987 "Crònica" per a la Vall, mentre ...

Sobre este blog de Comarcas

En este Blog tenen cabuda les meues col.laboracions setmanals a l'edició vall d'albaidina d'este diari: "El mirador del Benicadell" i "la noticia de la setmana a la Vall Blanca". També aniran caent altres escrits amb punts de vista i assumptes diferents, que puga ...


Archivo

  • 12
    Agosto
    2016

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Valencia Comarcas

    Luces y sombras de la enseñanza en Ontinyent

    Los datos que recientemente lanzaba el gobierno municipal de Ontinyent, acerca del ascenso exponencial que está experimentando la matriculación, en la sede ontinyentina de la Universitat de València, son inapelables. Según el balance del registro para el próximo curso universitario, y en base a la actual oferta de plazas, en los tres grados que se pueden estudiar en la ciudad, cifrada en 160 matrículas, tenemos que dichas plazas han sido cubiertas al 100%. A mayor abundancia la lista de espera asciende a un total de 667 estudiantes. Con el consiguiente perjuicio para estos potenciales alumnos, ahora abandonados a su suerte, que seguramente, dada la actual crisis económica, no podrán cursar estudios, truncándose muchas carreras y frustrando el futuro de muchos universitarios locales.

    El asunto tiene su enjundia y, pese a los reconocidos logros que está obteniendo el gobierno que preside Jorge Rodríguez, en esta materia, a la vista de la que está cayendo, empiezan a quedarse cortos. Ello significa que las 667 plazas de la lista de espera pesaran sobre sus cabezas, o al menos metafóricamente se sobreentiende, como si se tratase de la espada de Damocles. Igual da que estén empadronados en Ontinyent o en cualquier municipio valldalbaidí, la responsabilidad de la ciudad, en su calidad de capital de la Vall, es extensa y no puede permitirse un censo tan elevado de falta de vacantes.

    En coherencia, con la apuesta futura del saber y del conocimiento, de la que ha venido haciendo gala   el gobierno municipal, este no tiene otra opción que, aprovechando este tiempo olímpico, subir el listón, superarse y tratar de seguir batiendo records y retos. La carrera ya ha empezado, y cualquier relajo puede ser fatal. Aludiendo al gran poeta Machado, los  de Rodríguez saben que no hay camino, se hace camino al andar, para su caso al gobernar, “tan si val”. El  reto que tienen por delante no es el ensimismamiento o la recreación con los logros pasados, que los hay y así se lo reconoció la ciudadanía el 24M del año pasado, sino en lograr una aspiración social, “a priori” utópica.

    Esgrimir el dato según el cual, “la demanda quintuplica la oferta real”, va a ser un aval irrebatible que el gobierne de Rodríguez podrá blandir, con autoridad, ante las administraciones que corresponda, en aras de cubrir esta urgente necesidad social.

    Pero las carencias y precariedades formativas de Ontinyent no se detienen en el flamante y nuevo edificio universitario, sino que se arrastran a hace más de tres décadas, cuando el entonces concejal nacionalista, Ximo Ureña, llevo la propuesta, que fue aprobada por el pleno municipal, de solicitarle al gobierno de la Generalitat una Escuela Oficial de Idiomas para la ciudad. Desde entonces han sido numerosas las veces que, dicha petición, ha sido llevada y aprobada por el pleno municipal.

    Mientras tanto Ontinyent dispone, a modo de sucedáneo, de un Aulario, abierto en la ciudad en las instalaciones del IES Pou Clar, dependiente, irónicamente y como oprobio para los ontinyentins, de la EOI Xàtiva, la  misma que, seguramente y en justicia, le correspondía a Ontinyent. Pero, al parecer primó, a tenor de las investigaciones desveladas, el cambalache y el presunto reparto de beneficios de la “mordida”, entre dos, ahora ex, altos cargos del PP, Alfonso Rus y Máximo Caturla. A los que un gesto de dignidad y respeto democrático a la ciudadanía ontinyentina, por  parte del gobierno municipal, a modo de desagravio, podría consistir en declararlos “personas  non gratas”. Independientemente de lo que afloren las ingenierías judiciales, tan sensibles a eximir, prescribir o a ser laxas con esta suerte de delitos. Un dato final, en el curso 2013-14, unas 800 personas se quedaron sin plaza en la EOI, o sea en el Aulario ontinyentí.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook