Blog 
El Blog de Josep Antoni
RSS - Blog de josep antoni mollà soriano

El autor

Blog El Blog de Josep Antoni - josep antoni mollà soriano

josep antoni mollà soriano

Encara que soc mestre titolat, "profesor de E.G. B.", deia el paper, i he treballat a Correus, el periodisme de "corresponsal", al Noticias al dia dirigida pel mestre J. J. Pérez Benlloch, i després la del Levante, fins que funde en 1987 "Crònica" per a la Vall, mentre ...

Sobre este blog de Comarcas

En este Blog tenen cabuda les meues col.laboracions setmanals a l'edició vall d'albaidina d'este diari: "El mirador del Benicadell" i "la noticia de la setmana a la Vall Blanca". També aniran caent altres escrits amb punts de vista i assumptes diferents, que puga ...


Archivo

  • 14
    Diciembre
    2010

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Mancomunidad pese a todo

     

    Esta semana puenteada este diario se hacía eco de una evidencia insoslayable: «La crisis ahoga las mancomunidades», donde en un minucioso trabajo informativo se abordaba la situación actual en cada una de ellas.  La de la Vall d’Albaida, pese a ser una de las más veteranas, y territorialmente mejor definidas —por aquello de agrupar en su seno a los 34 municipios de la comarca— no escapa al aserto de «finanzas y servicios flaquean». Pese a que desde el propio gobierno de la Generalitat se ha tratado de hacer zozobrar el objetivo de fer comarca que durante mas de dos décadas ha venido consolidando la Macomunitat de la Vall Blanca como rezaba una de las marcas identitarias lanzadas por el ente comarcal, como sucedió hace unos meses, cuando salió a la luz pública un proyecto de futuro para la comarca, impulsado por el Consell, que levantó polémica y supuso la interposición de alegaciones en su contra de la organización empresarial Coeval por amputar diversos municipios. Aún hoy puede afirmarse que esta mancomunidad, presidida por el popular Filiberto Tortosa, sigue los principios fundacionales de «promover servicios conjuntos y ser un respaldo de las poblaciones con menos habitantes y recursos».

    Obviamente los primeros atisbos de crisis y falta de liquidez en la Macomunitat valldalbaidina ya han saltado a la luz pública. Tanto desde la alerta que encendía el informe del Síndic de Greuges, como la rebelión que abanderaban los consellers socialistas, tras el impago que algunos municipios gobernados por el PP —con el de Albaida a la cabeza— al organismo comarcal, derivado de no abonar la cuota del servicio de recogida de residuos sólidos urbanos, marca un aviso acerca de los peligros que otean respecto a la solvencia en la ejecución de un servicio mancomunado tan preferente.

    Y si el goteo restrictivo en los diversos servicios que presta esta mancomunidad, procedentes de la Generalitat, han sido casi una constante, desde que el PP de Zaplana alcanzó su gobierno en 1995, al que ahora se suman los retrasos en el pago de subvenciones o de transferencias, caso de los 700.000 euros que el Consell adeuda con destino al proyecto Trébol, cuando lo que tocaba era una suerte de inflación y potenciación de los servicios que prestan, debilitando a la par, hasta su total extinción, a las diputaciones, por «obsoletas», como han denunciado diversas voces acreditadas. Para entender mejor, con cifras sonantes, lo que está sucediendo en nuestro territorio valenciano el economista ontinyentí Rafael Beneyto lo explicaba con contundencia en la web de Crónica: «Tots contra el deute autonòmic». Pues dicho queda.

    Las posdata. El paripé septenario lo oficiaban esta semana, al unísono, la consellera Belén Juste y la alcaldesa ontinyentina Lina Insa. A cuenta de un traslado de dependencias —que no «inauguración»— del servicio público de la tourist info a una ubicación certeramente definida por la consellera como de «privilegio»: nada menos que el emblemático Palau de la Vila, como si no hubiesen otros inmuebles mas céntricos y posibles para ello. Con lo que Insa ratifica la banalización de usos en tan señorial patrimonio. Y en ciernes tiene previsto almacenar piezas del Museo de Nunca Jamás, digo del textil, mientras opciones de mayor rango, caso de convertir una parte del Palau en ágora de los ciudadanos, donde poder celebrar, con dignidad, los plenos de la corporación municipal, ni caso.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook