Blog 
El Blog de Josep Antoni
RSS - Blog de josep antoni mollà soriano

El autor

Blog El Blog de Josep Antoni - josep antoni mollà soriano

josep antoni mollà soriano

Encara que soc mestre titolat, "profesor de E.G. B.", deia el paper, i he treballat a Correus, el periodisme de "corresponsal", al Noticias al dia dirigida pel mestre J. J. Pérez Benlloch, i després la del Levante, fins que funde en 1987 "Crònica" per a la Vall, mentre ...

Sobre este blog de Comarcas

En este Blog tenen cabuda les meues col.laboracions setmanals a l'edició vall d'albaidina d'este diari: "El mirador del Benicadell" i "la noticia de la setmana a la Vall Blanca". També aniran caent altres escrits amb punts de vista i assumptes diferents, que puga ...


Archivo

  • 25
    Agosto
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    MELENDI, UN REPERTORIO TRIVIAL

     “Ella me dijo: "Espero que eso sea el móvil", cuando empezaron a temblar mis pantalones, y yo le dije: "no cariño, eso es mi hombría, que lleva 16 añitos escondida" .

    Camino a casa paramos en 100 portales, y pude desabrocharle tan solo un par de botones”, esta estrofa perteneciente a la canción “mi primer beso”, incluida en el último disco de Melendi, “Lágrimas desordenadas”, título que da nombre a la gira que está realizando este verano el cantante asturiano, sirve para dar idea del universo que refleja este cantante, el cual en diez años de trayectoria ha publicado seis discos originales.

    De Melendi puede decirse que ha en Ontinyent ha caído de pié, ya que pese a no pedir ninguna disculpa a los 4.000 seguidores que acudieron este miércoles al Estadio el Clariano, por aquella suspensión “in extremis”del concierto que un 23 de agosto de 2005 anuló, oficialmente por razones médicas, lo que no evitó que aflorara una sostenible sombra de duda, ante dicha justificación. Por contra, y previamente al concierto, la comparsa ontinyentina de los Astures acudía a su camerino a hacerle la entrega de un distintivo, “socio de honor”, aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid, o que Melendi nació en Asturias, tanto monta, el caso era hacerse la foto una delegación local con el de Oviedo, batle incluido. Para algo las arcas municipales pusieron 15.000 euros mas iva para este evento, con el fin que este concierto fuese posible, y de paso contentar a ese segmento de votantes que dan la mayoría en las urnas.

    El concierto de Melendi vino precedido por una voz alcoiana, Neus Ferri, la cual durante 5 0 minutos, fue alternando rocks y baladas en castellano y en inglés. Interpretando algunas canciones que formaran parte de su primer disco. Con todo, pese a sus buenas maneras interpretativas y hacer una apuesta rockera para la ocasión, evidenció que aún no ha encontrado su nicho estilista. Recordando a veces a la setentera Suzy Quatro y en otras mostrando su admiración por la antaño rockera Luz Casal, la misma que también cantó en el mismo recinto, hace mas de 20 años. Entre las versiones que ofreció la Neus destacaron “El hombre del piano” y el “Call me” de Blondie, con la que despidió su agradecida presentación.

    Melendi con indumentaria de calle, camiseta blanca y pantalón vaquero,salto a escena pasadas las 12 de la noche, arropado de un buen equipo técnico y unos músicos profesionales, puestos para mayor brillo del asturiano. Durante su recital fue desgranando, mayormente, los temas contenidos en el CD que daba titulo a la gira, cuya canción es una de las pocas que emula al estilo Estopa, que marco los orígenes de este cantante, y aparecía muy bien reflejado en su primer disco, “Sin noticias de Holanda”.

    Sin un sonido musical identificativo, con riffs guitarreros y pocos aditamentos sonoros, Melendi fue interpretando su repertorio con su voz personal, pero para nada particular. Tampoco la audiencia incondicional era nada exigente al respecto. La pirámide de edades era variada, prevaleciendo los jóvenes y por sexos la mujer. En síntesis el público que sintoniza Tele 5 o escucha “los 40 Principales”. Completamente diferente al que la noche anterior vibró con el Meruts.

    Visualmente Melendi recurrió a “Piratas del bar Caribe” y otros lugares comunes, trufados de textos intrascendentes y triviales. No falto su cuota de cantante “concienciado”, al aludir a los malos tratos y abusos a los niños, buscando, por tal motivo, la complicidad del público.

    Pese a que fuentes del ayuntamiento habían anunciado, en los días previos, que “la expectación que está levantando el concierto de Melendi en Ontinyent está siendo muy elevada...”, puede colegirse que es un cantante, que no un artista de escenario, apto para fans y públicos musicalmente poco o nada exigentes, predispuestos a reír le las pocas gracias al famoso del momento, mientras este hace caja en sus bolos de verano. Por lo que no hay que confundir popularidad con calidad o creatividad musical.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook