Blog 
El Blog de Josep Antoni
RSS - Blog de josep antoni mollà soriano

El autor

Blog El Blog de Josep Antoni - josep antoni mollà soriano

josep antoni mollà soriano

Encara que soc mestre titolat, "profesor de E.G. B.", deia el paper, i he treballat a Correus, el periodisme de "corresponsal", al Noticias al dia dirigida pel mestre J. J. Pérez Benlloch, i després la del Levante, fins que funde en 1987 "Crònica" per a la Vall, mentre ...

Sobre este blog de Comarcas

En este Blog tenen cabuda les meues col.laboracions setmanals a l'edició vall d'albaidina d'este diari: "El mirador del Benicadell" i "la noticia de la setmana a la Vall Blanca". També aniran caent altres escrits amb punts de vista i assumptes diferents, que puga ...


Archivo

  • 07
    Agosto
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    ¡MENUDO LASTRE!

     Otra semana de goteo lacerante para la ciudadanía ontinyentina. Y es que pese al trabajo meticuloso que se dio el equipo del gobierno municipal que presidía Lina Insa, de “motu propio”, y sin recurrir a la manita del personal funcionario, por si las moscas, borrando archivos y rastro a su gestión informática, las huellas a las tropelías de su paso son tan amplías, que no paran de salir sapos, tal y como vienen anunciando los nuevos gobernantes municipales, en la medida que van profundizando en las entrañas de la cosa pública.

    Aunque  esa en una mala noticia para la población, su búsqueda y análisis son necesarios de cara a emitir un diagnóstico certero y radiográfico de las arcas municipales, si se le quiere aplicar un tratamiento revitalizador.

    Así hemos asistido en los últimos días al alumbramiento, en papel, de la denegación  que  realizó el Consell, el pasado mes de febrero, de la ayuda, cifrada en   110.000 euros, según la solicitud cursada por el gobierno de Insa. Con el fin de finalizar las obras del Palau de la Vila. Con el agravante, y sin posibilidad de exculpación, que el anterior gobierno del PP incluyó en el presupuesto anual, aprobado  con posterioridad a la notificación, la aportación, del ente autonómico, a sabiendas que había sido rechazada. Y que ahora la ex alcaldesa, que  no se movía un pelo sin su supervisión, le quiera endosar dicho muerto a su segundo, solo sirve para que retrate su catadura.

    Otro mazazo oprobioso, procedente también de la Generalitat, se desvelaba cuando se descubría que la Conselleria de Serveis Socials, Ciutadania i Majors ha recortado, en los dos últimos años, “mas de un 20% la partida general de servicios sociales que se destina a Ontinyent”. Ese tijerazo desde esta ciudad duele doblemente, ya que quién debería haber defendido su integridad, es la  Directora General d’Acció Social i Majors, Pilar Albert, uno de los dos únicos cargos ontinyentins, con galones, que jalonan la actual estructura de poder del PP en la Generalitat.

    Con todo y estar sobrados de razón, Rebeca y compañía deberán jactarse menos, a la hora de aventar los disparates perpetrados por el gobierno anterior y, por el contrario, seguir ahondando en la búsqueda de alternativas reparadoras a los graves problemas municipales que, se agolpan y están en el turno de espera, acuciados de que les inyecten medicinas precisas. La actitud de justa y necesaria oposición que ejercieron los  socialistas ontinyentins, hasta la toma de posesión de la alcaldía, por parte de Jorge Rodríguez, casa mal con esos atisbos y coletillas que se empecinan en reiterar, tipo: “Afortunadament, conclouen, els ciutadans han parlat a les urnes, deixant arrere una etapa de foscor...”, que evoca el modo de hacer leña del árbol caído. Por tanto ha llegado la hora en que las denuncias incontestables (caso de la denegación de la Generalitat, a la subvención para el Palau), no deberán ser motivo para sacar pecho, olvidando que con modestia, humildad y respeto al vencido, se pueden ganar mas batallas, esgrimiendo eficacia y altitud de miras. El autobombo y la presunción cansina generan recelo y desconfianza.

    LA POSDATA

    A la espera que empiecen a salir culebras del despilfarro protagonizado por el ex edil ontinyentí Vicent. Vila, dando rienda suelta a sus delirios marciales o en el bunker del extra radio, donde transportó a la policía local, dotado  de lujos como un jacuzzi, si cabe apuntar ya, su falta de modales ante el discrepante y la incontinencia verbal de tanta responsabilidad municipal hasta hace dos dias. 

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook