Blog 
El Blog de Josep Antoni
RSS - Blog de josep antoni mollà soriano

El autor

Blog El Blog de Josep Antoni - josep antoni mollà soriano

josep antoni mollà soriano

Encara que soc mestre titolat, "profesor de E.G. B.", deia el paper, i he treballat a Correus, el periodisme de "corresponsal", al Noticias al dia dirigida pel mestre J. J. Pérez Benlloch, i després la del Levante, fins que funde en 1987 "Crònica" per a la Vall, mentre ...

Sobre este blog de Comarcas

En este Blog tenen cabuda les meues col.laboracions setmanals a l'edició vall d'albaidina d'este diari: "El mirador del Benicadell" i "la noticia de la setmana a la Vall Blanca". També aniran caent altres escrits amb punts de vista i assumptes diferents, que puga ...


Archivo

  • 24
    Junio
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    MUCHO FLIRTEO CON LA IGLESIA

     

    Hay que reconocer que si -como se adivina- el jurat en cap ontinyentí, Jorge Rodríguez, transige en los asuntos católicos y apostólicos, como aconteció  poniendo al servicio de la iglesia local la infraestructura de funcionarios, ligados a la cosa, para que cubrieran la ciudad  de colgaduras y estandartes (mas el posterior desenganche), con motivo de los actos que celebra la iglesia, en conmemoración del 350 aniversario de la Purísima, o haciendo “mutis” público ante los reiterados viajes a Ontinyent del arzobispo de Valencia, Carlos Osoro, para asistir a los actos programados para celebrar dicha efemérides, donde se ve que el batle no le pone en apuros, acerca de birlada herencia Nadal, pese a que el año pasado, en plena campaña electoral, Rodríguez se sumó a las voces reivindicativas de antiguos regidores ontinyentins, reclamando el regreso desde Valencia del mentado legado. Claro que igual debe pensar, y en esa circunstancia le asiste toda la razón, que si los damnificados directamente, por la sisa de 23 millones de euros de la jerarquía eclesiástica, callan y consienten, para que va él a meterse en “camisa d’onze vares”. Además en ese nadar y guardar la ropa que practica el primer edil, hace poco puso en su haber un guiño redentor, con la aprobación acerca de aplicarle la tasa del IBI a ciertos edificios eclesiásticos. Aunque su listado, dividendos y aplicación aún está por ver.

    Y es que gobernar una ciudad con un pasado de tanta influencia eclesiástica, que estuvo saturada de conventos, y a cuyos ciudadanos de mote se les adjudicaba lo de “fill de flare”, no lo tiene fácil, sobre todo  ante la pervivencia de ese soterrado poder fáctico, el ya revelado por Cervantes cuando aludía al “con la iglesia hemos topado Sancho”. Y como tampoco lo tuvo factible su homónimo en tiempos de la República, al tener que claudicar, por las presiones recibidas, y no aprobar la apertura de un negocio de prostitución.

    Por eso entre los foros libre pensadores ontinyentins, no acaba de entenderse el aval del gobierno municipal a que se pague una escultura conmemorativa de las fiestas de la Purísima con dinero público, nada menos que 42000 euros, mas lo que cuelgue de instalación, etc. Aunque ese montante económico proceda del gobierno de todos los valencianos, el de la Generalitat. Máxime cuando ese gobierno es público y notorio que tiene un nombre, PP, cuyas señas de identidad enarbolan la corrupción y el despilfarro, pese a que los gestores de la protesta que la semana pasada protagonizaron los perjudicados de la residencia de mayores ontinyentina de Sant Francesc, recurrieran al eufemismo de “administración” en sus pancartas.

    Por eso que tengan dinero para la Fórmula 1 de este fin de semana, o para la mencionada escultura, cuando tantas prioridades educativas o de salud no están siendo atendidas, es la peor noticia, desde todas las ópticas de cordura y justicia social, tal y como se hacia eco este diario el sábado pasado, que haya podido aventar, como hizo, el gobierno actual ontinyentí, proclamando el anuncio afirmativo del director general de Obras de Obras Públicas, V. Dómine, tras la reunión que mantuvo con una delegación ontinyentina.

    Si al menos los de la Purísima se mostraran menos sumisos con la cúpula purpurada, y para conmemorar el 350 aniversario  reconocieran que el nacional-catolicismo afortunadamente ya pasó, y que en un estado aconfesional y constitucional, dicho trato de favor no debería darse, vemos que entre unos y otros esa falta de ética pública permanece, resultando lógico que cunda el desánimo, menguando la fe en la democracia y en la religión católica.

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook