Blog 
El Blog de Josep Antoni
RSS - Blog de josep antoni mollà soriano

El autor

Blog El Blog de Josep Antoni - josep antoni mollà soriano

josep antoni mollà soriano

Encara que soc mestre titolat, "profesor de E.G. B.", deia el paper, i he treballat a Correus, el periodisme de "corresponsal", al Noticias al dia dirigida pel mestre J. J. Pérez Benlloch, i després la del Levante, fins que funde en 1987 "Crònica" per a la Vall, mentre ...

Sobre este blog de Comarcas

En este Blog tenen cabuda les meues col.laboracions setmanals a l'edició vall d'albaidina d'este diari: "El mirador del Benicadell" i "la noticia de la setmana a la Vall Blanca". També aniran caent altres escrits amb punts de vista i assumptes diferents, que puga ...


Archivo

  • 09
    Junio
    2017

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Valencia Comarcas

    Ni Meruts, ni Diània

    Definitivamente Ontinyent tira la toalla en lo referente a eventos musicales de alcance. Inicialmente fue la suspensión del Festival Diània. Un macro encuentro de tres días, que venía celebrándose como una alternativa joven y laica, trufada de música y de actividades culturales, a la Semana Santa. Sus organizadores, el pasado 18 de enero, en su página de Facebook, publicaban un comunicado anunciando que “aquest any el Festival Diània no es realitzarà”. Si bien dejaban una puerta abierta a ser bianual, al manifestar que “El festival de primavera de les comarques centrals valencianes descansa un año para poder plantear una cuarta edición en el 2018 con más fuerza”. Sin embargo, y pese a los buenos propósitos expresados por uno de los jóvenes implicados en su organización, Casimir Romero, la continuidad no parece asegurada, aunque sea de periodicidad bianual. Los problemas expuestos por C. Romero, coinciden con los señalados por Delia Celada, del grupo organizador del Meruts. Ya sean de índole económica, con pérdidas, al menos en el caso del Diània, falta de apoyos de las asociaciones y de regeneración del colectivo organizador. Muy ostensible en el caso del Meruts, ya que muchos de sus organizadores tras realizar, durante más de una década, una labor altruista, han madurado con el paso del tiempo y tienen otras ocupaciones y prioridades, sin que haya aflorado un recambio generacional sustitutivo. Después la nueva normativa del gobierno municipal, de modificar su colaboración  por las subvenciones, en aras de la transparencia, chocaba con los principios altruistas de los organizadores, al menos en el caso del Meruts. A todo ello se suma, al menos en el caso del Diània, la ausencia del, en cierto modo, tutelaje que aplicó el anterior concejal de Juventud, Pepe Pla de Compromís. Sin olvidar la falta de espacios donde ubicarlos, sometiéndolos a un peregrinar nada beneficioso. Ya que si inicialmente se celebraron en los campos de fútbol de la Purísima, al ser estos recubiertos de hierba artificial, fueron reubicados junto al Polideportivo municipal. Para celebrar el Meruts a su última edición en el estadio el Clariano, aprovechando que iba a renovar su césped artificial.

    Por todas las razones expuestas, resulta más que imposible la continuidad  del Festival Meruts,  que se venía celebrando el martes de la semana de fiestas de agosto. A esos inconvenientes ha venido a sumarse la saturación de ese modelo de festivales, por lo que frente a una disminución de público había que afrontar un aumento de gastos, sin poder elevar la calidad y el tirón de los nombres musicales. Atrás quedan infinidad de nombres como los de la última edición: Auxili (Ontinyent) Smoking Souls (Pego), Sva-Ters, (Alcàsser) o el Diluvi (Alcoi).

    La banalización, la alternativa del gobierno ontinyentí.

    El pasado 24 de abril, tras el anuncio justificado de los organizadores del Meruts, el gobierno municipal de Ontinyent, salía al paso de esta, ciertamente, mala noticia, intentando cubrir dicho vacio, al anunciar “un nou festival jove”. Una propuesta calificada como “una alternativa de música para los jóvenes que llene el vacío que deja Meruts”. Para, a renglón seguido, el ideólogo y “manifesser”, el que corta el bacalao en esta clase de saraos, el mano derecha del batle, exponía sus principios, bañados casi siempre de banalidad, en asuntos musicales: “La idea es hacer un festival con grupos como Zoo, alguna formación en valenciano y un djs de música electrónica, para ofrecer a los jóvenes una propuesta más ecléctica… que llegue a todos los gustos”. De ahí que en su comunicado final, los organizadores del Meruts se curasen en salud: “No ens agradaria que s'instrumentalitzara com a un recurs fàcil des del govern per a contentar a les masses i que es perda de vista el component crític i l'esperit revulsiu”.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook