Blog 
El Blog de Josep Antoni
RSS - Blog de josep antoni mollà soriano

El autor

Blog El Blog de Josep Antoni - josep antoni mollà soriano

josep antoni mollà soriano

Encara que soc mestre titolat, "profesor de E.G. B.", deia el paper, i he treballat a Correus, el periodisme de "corresponsal", al Noticias al dia dirigida pel mestre J. J. Pérez Benlloch, i després la del Levante, fins que funde en 1987 "Crònica" per a la Vall, mentre ...

Sobre este blog de Comarcas

En este Blog tenen cabuda les meues col.laboracions setmanals a l'edició vall d'albaidina d'este diari: "El mirador del Benicadell" i "la noticia de la setmana a la Vall Blanca". També aniran caent altres escrits amb punts de vista i assumptes diferents, que puga ...


Archivo

  • 10
    Mayo
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    NO SE LO CREEN

     En pleno fragor de  recortes económicos, en el que priman las ocurrencias sobre los estudios sesudos y racionales, sobre todo acerca de podar las competencias administrativas autonómicas o de los municipios, el calendario nos dice que este mes se cumple un año de los pasados comicios municipales. Un tiempo de sobra para que una entidad como la Mancomunitat de Municipis de la Vall d’Albaida hubiese dado pasos hacía adelante, cobrando el necesario protagonismo que en un panorama como el actual debería asumir y resolver.

    Titulares como este de Levante EMV, “Hacienda planea fusionar 7 de cada 10 ayuntamientos valencianos para ahorrar”, en buena lid debería ser suficiente acicate, para que los gobernantes del organismo comarcal tomaran cartas en el asunto. Máxime cuando de los 34 que forman la comarca, solo 4, Ontinyent, l’Olleria, Albaida y Benigànim,  se salvarían  de la fusión.. Pero de momento el organismo que preside el popular Filiberto Tortosa parece que ni respira. Se limita a sus rutinarias “Obrim les portes dela Vall”, la gala de concesión del premio de novela erótica, las ferias gastronómicas y muy poco mas, pero azuzar el ingenio y dinamizar con necesarias y solventes iniciativas la comarca “res de res”.

    Y mira que si quieren tajo de faena en la Vall tienen por encima del Benicadell. Caso de consolidar una red de transporte comarcal, que acerque los vecinos a los servicios de forma racionalizada, entre otros. Así vemos, valga el ejemplo, como el actual vacío propicia disparates, caso de la reciente inauguración de una piscina cubierta municipal en l’Olleria, cuando acaban de cerrar las de Albaida y Benigànim, por insostenibles económicamente, y cuando a 10 minutos de la población vidriera tienen la de Ontinyent, con suficiencia para acoger a los posibles usuarios ollerienses.

    Inauditamente el jefe de F. Tortosa, dícese de A. Rus, en lo político y en lo laboral, sacaba pecho públicamente y corría en auxilio de los ayuntamientos, tal y como informaba el lunes este diario, “para  evitar fusiones de municipios”, en un intento, a la desesperada, por justificar y llenar de contenido  la rancia institución que preside, a modo de su peculiar reino de taifas, que como su propio nombre indica significa un canto a lo obsoleto. Pues cada día les cuesta mas avalar ante la sociedad la decimonónica institución provincial. La cual no se salva ni con ocurrencias como la elección democrática de los diputados,  con la que Rus pretendía darle un barniz de credibilidad. Todo menos hacerse el necesario harakiri, traspasando los restos a la Generalitat o a las comarcas, vía mancomunidades. Se tendría que apuntar al paro el pobre.

    Mientras vemos que la Mancomunitat languidece, sin apenas voz en el entierro derivado de los recortes, los ocupadísimos consellers valldalbains en vez de buscar y aportar mimbres que certifiquen su necesaria expansión comarcal, ni se sacan de los dedos la patata caliente en la aletargada aplicación del Pla de Minimització, ni rompen una lanza por el organismo comarcal. Y eso que lo tenían fácil, aprovechando ahora la efemérides del pasado 18 de marzo, de 1987, cuando el DOGV (núm. 549)  publicaba la aprobación de la “Constitució i els Estatuts de la Mancomunitat de Municipis de la Vall d’Albaida”, y que semanas después, el 21 de abril, recibía su bautismo oficial con la constitución en Ontinyent, por vez primera, del Ple de la Mancomunitat. Son 25 años que lejos de arrojar certezas y progreso “fent comarca”, asoman toda suerte de sombras e incertidumbres. 

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook