Blog 
El Blog de Josep Antoni
RSS - Blog de josep antoni mollà soriano

El autor

Blog El Blog de Josep Antoni - josep antoni mollà soriano

josep antoni mollà soriano

Encara que soc mestre titolat, "profesor de E.G. B.", deia el paper, i he treballat a Correus, el periodisme de "corresponsal", al Noticias al dia dirigida pel mestre J. J. Pérez Benlloch, i després la del Levante, fins que funde en 1987 "Crònica" per a la Vall, mentre ...

Sobre este blog de Comarcas

En este Blog tenen cabuda les meues col.laboracions setmanals a l'edició vall d'albaidina d'este diari: "El mirador del Benicadell" i "la noticia de la setmana a la Vall Blanca". També aniran caent altres escrits amb punts de vista i assumptes diferents, que puga ...


Archivo

  • 18
    Octubre
    2016

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Valencia Comarcas

    Octubre en la memoria

    Octubre es un mes que se presta al recuerdo, a la recuperación de la memoria histórica, la personal, la de cuando algunos éramos jóvenes, la de antaño, la de cuando Raimon cantaba “Octubre em porta records, que si estic sol em fan mal: el temps rosega constant els millors anhels del cor”, o también aquella del xativi “Octubre dolç encenia colors que lentament escampava a l'atzar.   Bedolls, llorers, oms i faigs, castanyers rebien lleus grocs, verds, ocres, vermells”.

    Pero octubre, además del “9 d¨Octubre”, efemérides con la que  el pueblo valenciano conmemora su nacimiento, registrada   mediante la entrada en Valencia del  Rey Jaime I, y como derecho de una fatídica derrota, la de Almansa en 1707, también celebramos la fiesta del  “12 de octubre”. La cual dentro de dos años cumplirá su primer centenario, para conmemorar una fecha de la que Eduardo Galeano en su libro “Los hijos de los días de la Fiesta Nacional de España”, escribe:  “En 1492, los nativos descubrieron que eran indios, descubrieron que vivían en América, descubrieron que estaban desnudos, descubrieron que existía el pecado, descubrieron que debían obediencia a un rey y a una reina de otro mundo y a un dios de otro cielo, y que ese dios había inventado la culpa y el vestido y había mandado que fuera quemado vivo a quien adorara el sol…”.

    Pero ay, esta Fiesta Nacional de España, antes llamada Día de la Hispanidad, o también de la raza, anda tan nefastamente ligada  a los valores del franquismo, al girar en relación a una bandera, que no todos sienten como propia, al ejército, a la virgen (en un estado que constitucionalmente se proclama “aconfesional”) y a unos hechos de colonización y barbarie de hace cinco siglos.

    Y aunque la denominación franquista, del día de la Hispanidad, desapareció como tal el 7 de octubre de 1987, mediante la Ley 18/1987, promulgada en los días de vino y rosas del gobierno de Felipe González, también es cierto que aquel paso, superada ya la transición, y visto en lontananza, no iba a tener un futuro de consenso y unidad.  Por lo que el presunto “día de fiesta de todos los españoles” más bien ha devenido en agua  de borrajas. Tal como evidencian las voces que abanderan el nuevo tiempo, o segunda transición, caso de Pablo Iglesias al “rechazar de nuevo participar en los actos del 12 de octubre”, por   no seguir con los catalanes ERC o Compromis de Joan Baldovi.

    Tampoco resulta constitucionalmente coherente que la religiosa festividad de la Virgen del Pilar, siga celebrándose como patrona de la Guardia Civil,(con el patrón de lapolicía sucede lo mismo), y ahí entra un gobernante como Jorge Rodríguez y su equipo, que se quiere presentar como representante de la nueva política.  Sin embargo, según los hechos, sigue sin dar el paso necesario que le aleje de las formas, nada inocentes, del nacionalcatolicismo. O sea presidir, con parte de las llamadas fuerzasvivas   procesiones religiosas, o como también puede acontecer este miércoles, una vez más, asistiendo, no a felicitar a los agentes ontinyentins de la Guardia Civil  por algún meritorio servicio social, sino para participar de una festividad patronal que incluso la Guardia Civil,  según la Constitución, no está obligada seguir. Rodríguez  nopuede olvidar  que esta fiesta ha derivado “en un recordatorio de las fuerzas vivas que durante los 40 años del franquismo dominaron la vida pública con mano de hierro”.

    Sin duda resolver con holgura dicho dilema no resulta tarea fácil. Ya que de saber hacerlo sería como dejar aislado al PP, partido que sigue a sus raíces, no democráticas precisamente. “Octubre em porta records”…

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook