Blog 
El Blog de Josep Antoni
RSS - Blog de josep antoni mollà soriano

El autor

Blog El Blog de Josep Antoni - josep antoni mollà soriano

josep antoni mollà soriano

Encara que soc mestre titolat, "profesor de E.G. B.", deia el paper, i he treballat a Correus, el periodisme de "corresponsal", al Noticias al dia dirigida pel mestre J. J. Pérez Benlloch, i després la del Levante, fins que funde en 1987 "Crònica" per a la Vall, mentre ...

Sobre este blog de Comarcas

En este Blog tenen cabuda les meues col.laboracions setmanals a l'edició vall d'albaidina d'este diari: "El mirador del Benicadell" i "la noticia de la setmana a la Vall Blanca". També aniran caent altres escrits amb punts de vista i assumptes diferents, que puga ...


Archivo

  • 05
    Abril
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    OFICINA TÉCNICA O ENEMIGO EN CASA

     Un mal endémico para los gobiernos democráticos ontinyentins, y por ende para la ciudadanía, ha sido, y lo sigue siendo, con contumacia, la denominada Oficina Técnica del ayuntamiento, que siempre ha gozado de unos privilegios, inauditos en un sistema democrático, lo que ha permitido que funcionara a modo de ínsula o califato independiente de la estructura municipal. Una de sus características ha sido hacer pasar por el aro caprichoso  a los sucesivos gobiernos que se han sucedido, durante tres largas décadas. El resultado salta a la vista, con solo pisar el suelo urbano de la ciudad. Su negativa valoración, cuando no rechazo, suscita inéditas unanimidades entre los diversos sectores de la población.

    Con todo su balance negativo alcanza mayor deterioro y  desprestigio en la parte mas interna de su labor. En la externa los ”desficacis” van de la falta de pericia técnica, “si mes no”, en el andamio quinquenal de la calle Mayans, a otras actuaciones impropias del rango por el  están remunerados. Caso del reciente traslado de las oficinas de cultura, cuyas dependencias han empezado a caerse a solas, sin que la élite que habita la OT asuma ninguna responsabilidad. Precisamente la parte que menos ha transcendido a la opinión pública ha sido la interior, la labor que guisaban en sus cocinas. La que muchos de los regidores que han tenido que pechar con esta área municipal, sino fuera por lo espinoso que resulta para su imagen pública, reconocerían que no han sido pocos los sapos que se han tenido que tragar, a cuenta de los platos que unos técnicos, sobrados de jactancia, les hacían comer a la trágala.

    En esta hora en que su faena diaria se ha derrumbado, por el efecto dominó del nuevo tiempo, al que nos ha conducido la crisis que saltó hace casi un quinquenio, su significado y razón de ser se ha conmutado, habiendo pasado a constituirse en un apéndice anómalo y gangrenoso, para la salud de la maquinaria en municipal. Por ello su extirpación, o revisión, se hace necesaria y clamorosa, con el fin de terminar con el denominado “enemigo en casa”. Ya no solo ha devenido en un servicio y recurso obsoleto para los gobernantes, sino también de cara a la sociedad ontinyentina, ante la que en vez de ser un activo resolutivo y de servicio, actúa como un lastre que encalla y aborta los conatos de dinamismo que emergen en la ciudad. Ejemplos, como ellos bien saben, “haylos”. Su existencia, lejos de propiciar herramientas o la aportación de ideas resolutivas a los gobernantes, se obceca, por el contrario, en torpedear, hasta el infinito, cualquier iniciativa  emprendedora y de dinamización. Renuncian a ser el cauce necesario y se entestan en actuar  como una muralla, ante la que se tropiezan proyectos privados y públicos. Por tanto resulta un departamento municipal prescindible y acuciado de urgencias renovadoras, ante las que compete una revisión a fondo, acerca de su presumible recorte o desmantelación, escorando su solución hacia nuevos conceptos.

    Máxime cuando, además, la bien remunerada plantilla de la OT, según el presupuesto municipal para 2013, arroja sustanciosos emolumentos o mordida de la partida de personal: Retribuciones productividad Oficina Técnica, 53.886, retribuciones complemento especifico 148.141,  complemento de destino 113.223, retribuciones básicas grupo A1, grupo A2, grupo C1, grupo C y trienios, sucesivamente: 29.355, 51.627, 49.425, 33.515, 34.994 euros.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook