Blog 
El Blog de Josep Antoni
RSS - Blog de josep antoni mollà soriano

El autor

Blog El Blog de Josep Antoni - josep antoni mollà soriano

josep antoni mollà soriano

Encara que soc mestre titolat, "profesor de E.G. B.", deia el paper, i he treballat a Correus, el periodisme de "corresponsal", al Noticias al dia dirigida pel mestre J. J. Pérez Benlloch, i després la del Levante, fins que funde en 1987 "Crònica" per a la Vall, mentre ...

Sobre este blog de Comarcas

En este Blog tenen cabuda les meues col.laboracions setmanals a l'edició vall d'albaidina d'este diari: "El mirador del Benicadell" i "la noticia de la setmana a la Vall Blanca". També aniran caent altres escrits amb punts de vista i assumptes diferents, que puga ...


Archivo

  • 22
    Septiembre
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    OLOR A BASURA

     Mientras se acaban de elegir los consellers representantes de los municipios vall d’albaidins, que constituirán, a la vuelta de pocas semanas, el futuro gobierno de la Mancomunitat de Municipis, de color político inciertamente azul, grandes temas pendientes afloran en la agenda de prioridades que  les esperan.

    Y todo a partir de la sombra que proyecta ese nubarrón oscuro que es la crisis económica. La cual ha puesto en el punto de mira a las diputaciones, y su necesaria desaparición, avalada por dígitos incontestables. Mientras se desvanecen dichas obsoletas instituciones, se espera cabalmente que empiecen a soltar lastre a favor de las mancomunidades, cuya gordura, aún flaquea, pese a que la coyuntura actual aboca, indefectiblemente, a la necesidad de mancomunar servicios entre los pueblos pequeños.

    El tema estrella que deberá activar el próximo gobierno de la Mancomunitat, y con nota, será el concerniente a la  recogida y tratamiento de los residuos sólidos urbanos, tan propicio a saltar al primer plano de la actualidad en territorio valenciano, cuyo debate, el del incremento por la tasa delas basuras, y lo que cuelga, acaparó muchos titulares informativos durante el verano. Hasta el punto que los socialistas de la Vall lo pusieron públicamente en su agenda, para abordarlo tras las vacaciones, cuando anunciaron que “estudien abandonar el Consorci de residus de l’àrea de gestió 2”, al tiempo que reivindicaban “seguir la línia encetada amb el Pla de Minimització de residus”

    Pero la actualidad viene marcada por esa patata caliente que, a modo de reto o arma de doble filo, hacía público el gobierno ontinyentí de Jorge Rodríguez, según la cual, a la hora de elegir los consellers que representaran al ayuntamiento de Ontinyent en la Mancomunitat de Municipis, han decidido recurrir al “café para todos”.  Incluido un representante del Partido Popular, y personificada en Filiberto Tortosa, presidente de la Mancomunitat en el pasado cuatrienio. Al margen de las jactancias gubernamentales sobre “les nostres conviccions democràtiques”, cabe saludar el espíritu de salir de lugares comunes, afrontando, a la par, el reto de alcanzar metas comunes luciendo colores diferentes en el envite, cuyo beneficiario, a la postre, será la ciudadanía comarcal. Otro asunto a debatir seria la proporcionalidad de los representantes.

    Con   todo es F. Tortosa quién acapara toda la atención, ante la probabilidad firme de ser reelegido como presidente, tal y como se desprende de las palabras del tándem ontinyentí J. Rodríguez-J. A. Francés, al postular la presidencia en un conseller ontinyentí. Obviamente no le darán un cheque en blanco, sino que le asignan una hoja de ruta, marcada por objetivos como “respetar el Pla de Minimització” y que en el plazo máximo de un año “se inicie la construcción de una planta de tratamiento de residuos”, pero, y ahí se asoma una mano que en la sombra ha urdido parte de la jugada, al colocar la cláusula de excluir “l’abocador” ; pero sin proponer a cambio un lugar concreto. Y es que detrás de todo este asunto, aparece un político de mínima representación popular, pero que por suerte de las bisagras sin escrúpulos ha hecho del “fem” su sayo. Al sustentar su estrategia en leyes que mueven a la “indignación”, digo del único edil de IU en Ontinyent, quién después de ostentar el dudoso honor de ser uno de los “manifessers” que abortaron, hace una década,  el que iba a ser un proyecto adalid, el “pla de Minimització”. Ahora reconoce veladamente, y a medias, tan gravoso y empecinado error, lo cual, para el conjunto de la ciudadanía vall d’albaidina, resulta una mofa. Mientras los dilemas y el saber torear al morlaco que le puede esperar a Tortosa, van a dar mucho juego en las plazas públicas.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook