Blog 
El Blog de Josep Antoni
RSS - Blog de josep antoni mollà soriano

El autor

Blog El Blog de Josep Antoni - josep antoni mollà soriano

josep antoni mollà soriano

Encara que soc mestre titolat, "profesor de E.G. B.", deia el paper, i he treballat a Correus, el periodisme de "corresponsal", al Noticias al dia dirigida pel mestre J. J. Pérez Benlloch, i després la del Levante, fins que funde en 1987 "Crònica" per a la Vall, mentre ...

Sobre este blog de Comarcas

En este Blog tenen cabuda les meues col.laboracions setmanals a l'edició vall d'albaidina d'este diari: "El mirador del Benicadell" i "la noticia de la setmana a la Vall Blanca". També aniran caent altres escrits amb punts de vista i assumptes diferents, que puga ...


Archivo

  • 12
    Febrero
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    OTRAS CARAS DE LA CRISIS

     Sintomático y aterrador el titular noticioso que ofrecía este diario el pasado jueves: “El paro se desboca en la Vall d’Albaida”. Máxime cuando las perspectivas, si nos atenemos a la resignación de M. Rajoy en las Cortes, a las previsiones  del BBVA o las cifras últimas del paro, apuntadas para  esta comarca por la UGT, son muy sombrías.

    Junto al goteo de EREs de los pasados días, en empresas textiles emblemáticas como Manterol o Revert, entre otras, cabe señalar un cierre que,  pese a su resistencia a ello y el haber estado intentando remontar las adversidades desde hace un par años, va a significar el aldabonazo al fin de una época, por si aún quedaba alguna duda. Se trata de una empresa auxiliar de la industria textil ontinyentina, fundada por quién le dio nombre, Eduardo Bernabeu. Uno de los pilares sobre los que se cimentó la floreciente industria que catapultó a la ciudad, en la segunda mitad del siglo pasado. Ahora, al menos, tras la zozobra, se espera de ese pionero que fue E. Bernabeu,  siempre en la cresta de la ola, durante su dilatada trayectoria profesional, que desde su merecido retiro, por jubilación, deje como testimonio, el de su arraigo ontinyentí, el legado de sus memorias. Desde las tertulias en los años 60, como anfitrión, con Joan Fuster, hasta la admiración internacional por sus dibujos textiles o la relación continuada con la élite del textil, son referencias mas que suficientes para abundar en el interés que suscitan unas evocaciones que, según algunas fuentes, ya estarían haciendo camino.

    Con todo, en la Pobla del  Duc, daban un paso, de los que en el argot judicial debería sentar jurisprudencia. Resulta, como informaba Levante EMV, que “los vecinos deciden que las fiestas de la Pobla  sean siempre en fin de semana”. Y es que esta medida, tomada en referéndum,  se ciñe a la idea lanzada por el gobierno central de hacer coincidir las festividades con los fines de semana. La decisión formalmente no es extrapolable a Ontinyent, pero si en cambio es aplicable el siempre latente debate de trasladar las fechas de las fiestas de agosto. Haciéndolas recaer en uno de los fines de semana de primeros de mes. Con el fin de aunar criterios, previos al plebiscito, y de cara al éxito de la convocatoria, deberían, tal y como con buena cordura plasmaron en la Pobla,  promover desde el gobierno municipal ontinyentí, una invitación a los representantes de todas las asociaciones y entidades, empezando por la Societat de Festers, en su calidad de organizadora de las fiestas de moros y cristianos, con el fin de alcanzar objetivos económicos, junto a los obvios festivos.

    La sociedad de Ontinyent no puede quedarse en una inamovible tradición, relativa por otra parte, y en un ejercicio de lucidez debe saber adaptarse a los tiempos críticos que corren. Hay muchos vicios de la fiesta a corregir. Pero también  muchas potencialidades a extraer. Títulos honoríficos como la declaración de “fiesta nacional”, de poco sirven si, a la postre, la sociedad ontinyentina que, obligatoriamente, está abocada a cambiar el chip de su economía, no aprovecha la oportunidad de esas fechas festivas. Un plan para el que es necesario el consenso, el “xafar  terra” y el diálogo constructivo y abierto.  

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook