Blog 
El Blog de Josep Antoni
RSS - Blog de josep antoni mollà soriano

El autor

Blog El Blog de Josep Antoni - josep antoni mollà soriano

josep antoni mollà soriano

Encara que soc mestre titolat, "profesor de E.G. B.", deia el paper, i he treballat a Correus, el periodisme de "corresponsal", al Noticias al dia dirigida pel mestre J. J. Pérez Benlloch, i després la del Levante, fins que funde en 1987 "Crònica" per a la Vall, mentre ...

Sobre este blog de Comarcas

En este Blog tenen cabuda les meues col.laboracions setmanals a l'edició vall d'albaidina d'este diari: "El mirador del Benicadell" i "la noticia de la setmana a la Vall Blanca". També aniran caent altres escrits amb punts de vista i assumptes diferents, que puga ...


Archivo

  • 17
    Julio
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Paduana o el final de un símbolo

     En 2018, o 2019 según la empresa, Paduana la fábrica textil que en 1918-9, fundó el ontinyentí D. José Simó Marín, Paduana, cumpliría cien años. Aunque, para el historiado local Josep Gandia, en su aportación a la “Història básica d’Ontinyent”,  el origen de la que buqqque insignia del teltil de Ontinyent se fraguó, inicialmente, con el fin de “donar treball a alguns operaris despaxats per les seues actituds politiques (pròximes al’ideari del carlisme)”. Tanto fue así que primeramente se denominó ”Colomer, Simó, Moscardó y Cía”. Sus socios eran José Simó Marín, Manuel Simó Marín, Joaquín Colomer Mergelina y José María Moscardó Boluda. Adscritos todos ellos a las grandes propiedades agrícolas de la zona y destacados militantes de las filas carlistas de la época. De ahí que en aquellos primeros años recibiese el apelativo popular de “la fábrica dels carlistes”.

    Cuando se constituyó la sociedad fundacional, se hizo constar en la escritura pública que“el  50% de los beneficios, se dedicarían a participación de los trabajadores y obras sociales

     Su ubicación, siempre se ha situado entre la ribera del río Clariano y la plaza Concepción, donde permanece en pie y apuntalada la fachada modernista, como mudo testigo de un esplendoroso pasado. Detrás, ahora, queda un solar desértico, cuya imagen algunas voces comparan con el destrozado Sarajevo, y donde hace un quinquenio, antes que aflorase el pinchazo de la burbuja del ladrillo,  se había diseñado un idílico y céntrico espacio a base de bloques de viviendas..

    Cuando Paduana inició su actividad Ontinyent contaba con un censo de poco mas de doce mil habitantes. Sin embargo la pujanza de Paduana sería rápida, ya que el llegar a los años treinta, ya tenía en nómina a 120 trabajadores.

    En la guerra civil, esta empresa fue incautada, en agosto de 1936, primero por el Comité local, y posteriormente por el Estado central. El 3 de octubre de 1936, José Simó Marín sería fusilado en Paterna. Terminada la contienda civil, sus tres hijos Simó Aynat, José, Vicente y Patricio, asumirían la propiedad total de Paduana ante el nuevo periodo, ciñendo su producción textil a la fabricación de mantas, paños, seca manos, delantales,  sacos de envase y todo lo concerniente al ramo de la lana y el algodón.  Si bien aquellos primero años de post guerra no fueron fáciles para los herederos, ya que la fábrica se encontraba medio desmantelada, y carecían de efectivo, materias primas y artículos manufacturados.

    La recuperación de los 50

    La primera decisión de calado la toma José Simó Aynat, al tomar las riendas de la empresa y crear una sociedad anónima, con cuyas aportaciones empezaría a revitalizar la empresa

    Paduana inicia entonces una etapa evolutiva, eliminando la diversidad poco rentable, y centrándose en la producción de mantas. Eran los años 50 del siglo pasado, y los cambios empezaban a ser sustanciales, a la hora de fabricar, debido a los tintes, hilaturas acabado y otras circunstancias clave en la calidad de los artículos, cuyo producto estrella, en aquella época, pasara a ser la manta jacquard.

    La llegada de la década de los 60 contará con un aliciente especial, derivado, en los puestos de mando, del entonces joven Ricardo Cardona Salvador licenciado en ciencias económicas y derecho, por la Universidad de Deusto.  En esos años se reorganiza completamente la empresa, modificando su organigrama de mando, delimitando funciones y estableciendo convenientes manuales de trabajo. Se introducen las fibras sintéticas en la producción de manas, que revolucionó el colorido y el peso de las

    Mismas. Comercialmente se opta por el marketing agresivo, a través de la publicidad en televisión y otros medios. En el exterior empiezan a exportar a países como Reino Unido, con un balance de unas 100.000mantas anuales.

    El príncipe Juan Carlos en Paduana

    El   17 de marzo de  1965 quedaría marcada como una fecha única en la historia de Paduana. Ya que ese día el aún príncipe heredero de la corona española, Juan Carlos,acudía a Ontinyent para girar una visita “in situ”, a la entonces modélica empresa Paduana. El eco de dicha visita tuvo eco en todos los informativos de la época. Las imágenes realizadas por el hoy veterano fotógrafo local, Ricardo García, ilustran, aún hoy, los pasos de Juan Carlos por el interior de las dependencias de producción de Paduana. Los antecedentes de dicha visita fueron comprometidos por el padre del príncipe en Estoril (Portugal), en 1963, cuando el entonces conde de Barcelona, D. Juan de Borbón, se comprometió con José Simó Aynat a “que si volvía a España visitaría Paduana”. No lo pudo hacer el conde, pero si envió a su hijo, el Príncipe.

    Las décadas de los 70 y los 80 vendrán marcadas por una estabilización, con presencia, como aconteció en 1977 en  televisión, donde tuvo mucho eco un spot de un desnudo de mujer camuflado.      

    Fueron años de experimentos comerciales, como la Manta Ibérica Exportación o de la apertura de sucursales, como las de Marruecos y Chipre.

    El envejecimiento de sus cuadros de mando, la muerte físicav de los tres hermanos, en pocos años y paralela al cambio del nuevo siglo, la falta de inversiones y de adaptación al mundo globalizo, acompañado de diversas oleadas de reducción de plantillas, marcarían el final del “buque insignia”.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook