Blog 
El Blog de Josep Antoni
RSS - Blog de josep antoni mollà soriano

El autor

Blog El Blog de Josep Antoni - josep antoni mollà soriano

josep antoni mollà soriano

Encara que soc mestre titolat, "profesor de E.G. B.", deia el paper, i he treballat a Correus, el periodisme de "corresponsal", al Noticias al dia dirigida pel mestre J. J. Pérez Benlloch, i després la del Levante, fins que funde en 1987 "Crònica" per a la Vall, mentre ...

Sobre este blog de Comarcas

En este Blog tenen cabuda les meues col.laboracions setmanals a l'edició vall d'albaidina d'este diari: "El mirador del Benicadell" i "la noticia de la setmana a la Vall Blanca". També aniran caent altres escrits amb punts de vista i assumptes diferents, que puga ...


Archivo

  • 09
    Febrero
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    POLÍTICA FRENTE A SOCIEDAD CIVIL

     El último fin de semana muchos medios de comunicación, caso de  este diario, se hacían eco de un oxigenado manifiesto: “Más Sociedad Civil”. Firmado por una veintena de intelectuales y empresarios valencianos, en aras de hacer emerger “otra transición protagonizada por la sociedad civil”. Los tiempos de deriva que azotan el territorio valenciano lo exigen, tal y como expandía para toda España, valga la muestra, el programa televisivo de la Sexta “Resacón en Levante”.

    Una idea plausible, pero cuyo encaje, en la anestesiada sociedad valenciana. supone   todo un reto. Dicha iniciativa, extrapolándola  al ámbito ontinyentí, me consta que, durante los últimos años, ha habido un intento ilusionado por articular una iniciativa siguiendo las pautas expuestas en el  citado manifiesto, a partir de la máxima según la cual “la política es demasiado importante para que la sociedad civil se desentienda de ella”. Tanto en Ontinyent como en el resto del fusteriano País Valenciano, la clase política ha  estado huérfana del contrapeso de la sociedad civil.

    Los síntomas que se han ido percibiendo, en el transcurso de los últimos lustros en Ontinyent, se han concretado en una excesiva renuncia genérica de la sociedad civil en la vida pública, en provecho del poder político de turno. Tal aseveración se  plasmaba en  que las asociaciones cada vez han sido menos representativas, y cuando han formado parte de la eufemística “política activa”, a través de organismos como el Consell Econòmic i Social o el Consell de Participació Ciutatana, su voz ha sido mayormente de condescendencia, desprovista del necesario espíritu crítico o de alternancia constructiva.

    Inapelablemente ha habido un perversión del rol político, en detrimento de una menguante sociedad civil, cuyas fructíferas y copiosas iniciativas de antaño, al menos durante la transición democrática, progresivamente se ha visto en áreas tales como la cultural, al ir languideciendo hasta reducirse a la mínima expresión, cuando no ha desaparecer, y cuando han permanecido latentes, ha  sido a base de subvenciones municipales. Lo que ha supuesto un innegable vasallaje  tutelado. En detrimento de la necesaria independencia y creatividad. Lo mismo ha  acontecido entre algunas asociaciones vecinales. Aunque no todas afortunadamente. El campo de las diversas fiestas que se celebran  en la ciudad, dependiendo de su mayor alcance social, al nutrirse en una parte, siempre creciente, hasta el bombazo  de la crisis económica, también ha tenido el influjo político de forma palmaria. Mientras se ha obviado el precepto constitucional de la sociedad laica, con una decidida participación y presidencia política en numerosas celebraciones de marcado signo religioso-católico. Esgrimiendo muchas veces, la representación política, como pretexto, la cuestionable tradición.

    Poco a poco hemos visto como la voluntad, a veces trufada de banalidad, política, y que muchas veces obedece a intereses personales o partidistas, se ha ido imponiendo, de forma omnipresente,  en los medios de comunicación de ámbito local  o comarcal. Amparándose para ello, casi de forma coercitiva, en la publicidad o el patrocinio institucional, como forma de pago de esa suerte de derecho de pernada. Pese a tratarse, en la transacción, de recursos económicos públicos. Tal y como aconteció en el cuatrienio que gobernó el ayuntamiento de Ontinyent el PP de Lina Insa. Pero es que además la precariedad de recursos humanos y materiales de estos medios modestos, influye en que apliquen el manido recurso internet de copiar y pegar. Con lo que el periodismo crítico, profesional e independiente en estos medios brilla por su ausencia.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook