Blog 
El Blog de Josep Antoni
RSS - Blog de josep antoni mollà soriano

El autor

Blog El Blog de Josep Antoni - josep antoni mollà soriano

josep antoni mollà soriano

Encara que soc mestre titolat, "profesor de E.G. B.", deia el paper, i he treballat a Correus, el periodisme de "corresponsal", al Noticias al dia dirigida pel mestre J. J. Pérez Benlloch, i després la del Levante, fins que funde en 1987 "Crònica" per a la Vall, mentre ...

Sobre este blog de Comarcas

En este Blog tenen cabuda les meues col.laboracions setmanals a l'edició vall d'albaidina d'este diari: "El mirador del Benicadell" i "la noticia de la setmana a la Vall Blanca". També aniran caent altres escrits amb punts de vista i assumptes diferents, que puga ...


Archivo

  • 04
    Marzo
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    QUÉ DIFERENTE MODO DE ACTUAR

     Cuando el pasado 15  de Febrero, Sor Adela Pla, priora del convento de las monjas Carmelitas de Ontinyent, le dirigió al batle  de la ciudad, Jorge Rodríguez, una carta donde le expresaba la “renuncia” a aceptar la subvención anual de 2700 euros”, a la par que introducía un ruego, pues  ante lo que califican como “gran crisis económica que tanto afecta a nuestro querido pueblo”, como si se supieran al dedillo el anuario económico de la Caixa, de cuyos sombríos datos locales se hacia eco este diario esta semana, donde solicitaban, “por acuerdo comunitario”, que dicha donación se efectuase “a favor de quienes en estos momentos lo están pasando mal”. Lo que sin la menor duda no llegaron a pensar es que dicho gesto llegaría a los periódicos, ya que en definitiva su apacible vida tanto dista del bullicio que generan los medios de comunicación.

    Sin embargo, en una sociedad  hambrienta de iconos y de ejemplos, la renuncia económica de las Carmelitas, aunque modesta, es como un canto y una llamada de atención, más allá de su prudente pronunciamiento y alcance, para quienes durante los últimos quinquenios han dilapidado, cuando no vilmente sisado al erario público. Y esos  saqueadores tienen nombre y apellidos, independientemente de las decisiones torticeras de la justicia. Este jueves publicaba Levante EMV una noticia, como muestra a lo antedicho, socialmente vergonzante: “El Consell  reconoce la dependencia de un niño de Ontinyent pero le niega la ayuda por falta de dinero”.

    Pero donde el espíritu de Sor  Adela les da sopas con honda, desde la mas espartana sencillez y humildad, digo de los purpurados de la iglesia católica valenciana, ya sea el finado, como máximo responsable de la afanada herencia Nadal, García Gascó, o su sucesor, Carlos Osoro,  quienes por  rango han participado  en una   execrable ignominia, al violar la voluntad testamentaria de la hija predilecta de Ontinyent, María Nadal. La cual, pese a que llevó una vida presidida por la sencillez,  consciente de su vasto legado quiso, como acaba  de hacer Sor Adela, que en su caso sus bienes sirviesen, entre otros fines píos, para aliviar a los ontinyentins, a través de entidades como Caritas. Sin  embargo ni a este ni a los otros destinatarios de su herencia les ha llegado lo rubricado en el testamento. Como no sean algunas migajas de los mas de  23 millones de euros, o del bocado destinado  a remozar, a cuerpo de rey, la casa abadía del párroco de Santa María, ahí se llegó el legado.

    Por todo ello se sigue esperando en Ontinyent una misiva del arzobispado de Valencia donde “renuncie” a la afanada herencia Nadal, haciéndola llegar a sus beneficiarios testamentarios, tal y como hacía el alcalde ontinyentí, en su escrito de respuesta a la priora, comprometiéndose a respetar su “voluntad”.

    LA POSDATA

    La presentación del nuevo “Butlletí d’Informació Cultural”  de Ontinyent ha dejado un sabor agridulce, ya que independientemente del innegable trabajo acometido y del que hacen gala los gestores políticos, la  oferta que se plasma peca de ser excesivamente doméstica. Y además el concepto de  vanguardia cultural brilla por su ausencia.

    Lo dulce procede de ese querer, que a duras penas puede, dando pasos como el susodicho continente, en versión papel y digital. El problema  es  de contenidos. Y es que con o sin boletín, el regidor de cultura a lo máximo que ha aspirado, en medio año de gestión, ha sido a elaborar unos estatutos donde todo nombre con marchamo cultural obtenga el preciso eco del ayuntamiento. Pero eso si “tutelados” por el gobierno municipal.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook