Blog 
El Blog de Josep Antoni
RSS - Blog de josep antoni mollà soriano

El autor

Blog El Blog de Josep Antoni - josep antoni mollà soriano

josep antoni mollà soriano

Encara que soc mestre titolat, "profesor de E.G. B.", deia el paper, i he treballat a Correus, el periodisme de "corresponsal", al Noticias al dia dirigida pel mestre J. J. Pérez Benlloch, i després la del Levante, fins que funde en 1987 "Crònica" per a la Vall, mentre ...

Sobre este blog de Comarcas

En este Blog tenen cabuda les meues col.laboracions setmanals a l'edició vall d'albaidina d'este diari: "El mirador del Benicadell" i "la noticia de la setmana a la Vall Blanca". També aniran caent altres escrits amb punts de vista i assumptes diferents, que puga ...


Archivo

  • 25
    Junio
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    QUE ONTINYENT SE ILUSIONE

     

    Dado que la   realidad es la que es, y desinflada esa utopía, abanderada principalmente por Compromís de Ontinyent, de formar un gobierno de concentración, porque las prioridades de cada uno son las que son y, evidentemente, el PP de Lina Insa ha venido demostrando, en la praxis, o por activa y por pasiva, que sus intereses no son los de la ciudadanía ontinyentina, en general, habrá que convenir  que, si alguna anormalidad democrática no se impone, tras la constitución del un gobierno municipal liderado por socialistas y Compromís, alguna prioridad o anotación cabe recrear, al margen de las proclamadas de impulsar la creación de empleo, reducir los gastos, de toda índole, en el ayuntamiento, etc.

    Entre las primacías que acucian a Ontinyent, seguramente derivadas de esa desvertebración social propiciada por el singular fenómeno de “les casetes”, traducido en un acentuado individualismo, compete la de darle un soplo de vida a una ciudad que raya en lo espectral o en una ciudad dormitorio.

    Pero claro, tanto para la población censada  en el municipio, como para la que pueda acudir  a ella de forma eventual, los alicientes lúcidos y lúdicos deben estar cubiertos. Y actualmente anda huérfanos de ellos.

    Con ello  quiere decirse que si Ontinyent, hoy, cuando un forastero llega a la ciudad, por ejemplo vía avenida de Valencia, la primera percepción visual que recibe  es la de una ciudad asolada, caso del solar de la antigua fábrica Paduana. Y si osa encaramarse, paseando por las calles Gomis y Mayans, trufadas de carteles de “se vende” o “se alquila”, que décadas atrás albergaron servicios y comercios de una bulliciosa ciudad, el  sentimiento de incredulidad y la apreciación fantasmagórica se apoderarán de él. Y no digamos que ocurriría si se traslada a esas naves cerradas que se hacinan en el denominado polígono industrial el Pla.

    Dicho lo cual, a modo de preámbulo, concierne poner el énfasis en algún nuevo modelo de readaptación, y consecuentemente de reparación de la activación de su población. Y todo a partir de los  daños originados en una fuente fundamental, como la textil, arrasada, mayormente, como principal pulmón económico, que dio vida a sus población. Como resultado debería arbitrarse, desde el corazón que marca el ritmo de palpitación de la ciudadanía, concretado en el próximo gobierno municipal, una suerte de gabinete de sicólogos-sociólogos-economistas, que fluyeran ideas dinamizadoras, a plasmar por los mandatarios, reactivando el estado anímico de una población perpleja y desorientada, donde sobrevuela la depresión colectiva, mientras las huchas particulares siguen languideciendo.

    Tocan tiempos de pisar tierra, de sentido común, de estrujarse el pensamiento, con el fin claro de salir a flote de las sacudidas que agarrotan el ánimo de la población, por diversos vaivenes. Y procurar la felicidad de los ontinyentins es una tarea que, en general, no atañe al gobierno municipal, pero también es verdad que según sea su talante, el sol brillará, o no, para un numero importante  de ciudadanos. Superar esa prueba del nueve, despejara muchas incertidumbres futuras.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook