Blog 
El Blog de Josep Antoni
RSS - Blog de josep antoni mollà soriano

El autor

Blog El Blog de Josep Antoni - josep antoni mollà soriano

josep antoni mollà soriano

Encara que soc mestre titolat, "profesor de E.G. B.", deia el paper, i he treballat a Correus, el periodisme de "corresponsal", al Noticias al dia dirigida pel mestre J. J. Pérez Benlloch, i després la del Levante, fins que funde en 1987 "Crònica" per a la Vall, mentre ...

Sobre este blog de Comarcas

En este Blog tenen cabuda les meues col.laboracions setmanals a l'edició vall d'albaidina d'este diari: "El mirador del Benicadell" i "la noticia de la setmana a la Vall Blanca". També aniran caent altres escrits amb punts de vista i assumptes diferents, que puga ...


Archivo

  • 27
    Febrero
    2016

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Valencia Comarcas

    QUE "SALVADOS SALVE EL TEXTIL.

    A propósito del último programa televisivo de “Salvados”, que conduce Jordi Évole, acerca de la “fast fashion” (producir ropa a un precio asequible que se renueva muy a menudo en las tiendas), donde se aborda una cuestión como es la deslocalización de la industria textil que, sobre todo, en la década de los noventa e inicios de este siglo, tanto predicamento tuvo entre el empresariado de la zona de Ontinyent, eso sí con escasa o nula repercusión, cabe apuntar algunas observaciones al respecto.

    Empezando porque el empresariado textil ontinyentí, al contrario de los Inditex, seguramente debido a su menor tamaño, apego al terreno y otras circunstancias que tal vez aún no han sido diagnosticadas con suficiencia y entidad, prefirió morir con honra y con las botas puestas en su barco insignia, antes que mantenerse en pie en tierras extrañas, a base de explotar, expoliar, o destrozar ajenos medios ambientes. Tal y como quedó reflejado en el susodicho “Salvados”, que sucede allende. Ante el fenómeno de la galopante globalización, apenas si hubo algún caso que intentó salvar los muebles en tierra árabes, además con poco éxito.

    Aunque, mayormente, el mercado del textil que se producía por estos pagos era, relativamente, más duradero que “fast fashion”, al servir tejidos para el hogar, en contraposición a ese “usar y tirar” de las grandes marcas, el tsunami asiático sopló con tanta fuerza que los pocos sobrevivientes que hubo, pueden considerarse unos quijotes.

    El fenómeno de la deslocalización textil está llamado, tal y como vemos que se aplica, a desaparecer y quedar como una lacra de la historia. Como es su día se abolió la esclavitud. La globalización, además del derecho al trabajo, también deberá llevar aparejada la igualdad a salarios dignos. Y a fuerza de realismo el programa de Évole mostró una explotación que en el textil ontinyentí no se dio, ni de lejos. De hecho el textil de Ontinyent generó una riqueza plausible, que se fue invirtiendo en las miles de “casetes” que circundan su caso urbano. Permitiéndole, aún hoy, vivir a mucha gente de las rentas que afloró aquella industria, en la segunda mitad del siglo XX. Una buena muestra del sentido social que anidaba en aquellas fábricas, fueron los “economatos” o tiendas a bajo precio, que empresas como Colortex o Paduana abrieron para sus trabajadores, con el fin de abaratarles la cesta de la compra.

    También tienen su miga las declaraciones de la ahora empresaria María Almazán en “Salvados”, una ex trabajadora de una gran marca. La cual abandonó las prácticas asiáticas y ahora aboga, en sus talleres, por una producción sostenible. Pero es que Évole no solo desnudó a las grandes marcas de ropa, sino que puso en evidencia que aquí, caso de Amancio Ortega, o en Sebastopol, solo es posible amasar grandes fortunas a base de explotar y depredar a otros seres humanos.

    Pero no está todo perdido, así en un titular de este diario, de 2012, ya podía leerse: “Vuelven empresas textiles que se fueron a China”. ”. Y es que el movimiento de la deslocalización, mediante el cual algunas empresas trasladaron sus centros de trabajo, desde países desarrollados a países con menores costes para ellos”, empieza a ser imperiosamente pasado. Mirando al futuro tenemos conclusiones como las del estudio “Los efectos de la crisis económica en los distritos industriales valencianos”, donde sus autores, profesores de la Universitat de Valencia, Julia Salom y Juan Miguel Albertos, señalan: “Urge la reactivación de una política industrial regional que, tras haberse visto desplazada por otras prioridades en los últimos años, puede convertirse hoy en un instrumento no sólo de reactivación económica, sino también de reequilibrio territorial”.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook