Blog 
El Blog de Josep Antoni
RSS - Blog de josep antoni mollà soriano

El autor

Blog El Blog de Josep Antoni - josep antoni mollà soriano

josep antoni mollà soriano

Encara que soc mestre titolat, "profesor de E.G. B.", deia el paper, i he treballat a Correus, el periodisme de "corresponsal", al Noticias al dia dirigida pel mestre J. J. Pérez Benlloch, i després la del Levante, fins que funde en 1987 "Crònica" per a la Vall, mentre ...

Sobre este blog de Comarcas

En este Blog tenen cabuda les meues col.laboracions setmanals a l'edició vall d'albaidina d'este diari: "El mirador del Benicadell" i "la noticia de la setmana a la Vall Blanca". També aniran caent altres escrits amb punts de vista i assumptes diferents, que puga ...


Archivo

  • 20
    Julio
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    ¿QUIÉN LES PONE EL CASCABEL?

     ¿Se imaginan que ningún funcionario de nivel municipal, para el caso los de Ontinyent, cobrará mas que el alcalde de la ciudad?, dado que en la actualidad una buena pila de funcionarios de rango, tienen una nómina mensual muy superior a la del Jurat  en cap. Pues una equivalencia tan obvia y cargada de razones, hoy por hoy, es una pura quimera. Porque sin ánimo de generalizar ni desmerecer a nadie en concreto, ya que en cualquier colectivo hay toda suerte de individualidades, resulta evidente que en cualquier negocio, empresa u organización, el máximo responsable de la misma, dado su nivel de  compromiso en la buena o deficiente dirección que realice, está convenido que ese sea quién mayor compensación económica reciba, derivada de ese status.

    Pero en este asunto acontece que, inopinadamente, aquel que está situado encima de la pirámide, a quien el ojo público escruta con el máximo rigor por su labor, a la hora de recibir la soldada esta no está  a la altura de su rango ni de sus competencias. Lo cual desvela que aquí existen lagunas evidentes. Imputables a varias jerarquías, en la que la municipal también tiene voz cantante, aunque sean las políticas superiores, responsables, en última instancia, de arbitrar las leyes y las disposiciones que equilibren los emolumentos de la administración local.

    A mayor redundancia acontece que, aunque no son estos días, aparentemente, los más propicios para poner en tela de juicio las prebendas que giran entorno a su condición de funcionarios privilegiados, en la  catarata de amputaciones a médicos, profesores, etc., emanadas del gobierno del estado, comparativamente este sector diríase que apenas  sale tocado.

    Con todo sorprende, como ya se ha pronunciado el presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, que este se ocupe de tomar medidas que son un brindis al sol, como disminuir el número de concejales, seis en el caso de Ontinyent, cuyo coste total anual, en  concepto de asistencia a los plenos, apenas rebasaría los 3000 euros. Por contra ni legisla ni da poderes suficientes, a los gobernantes democráticos municipales, para que llegado el caso puedan optimizar, trasladar o incluso rescindir alguna que otra plaza, de esos funcionarios con galones, que parecen muchas veces blindados ante los poderes democráticos, que son los que deben dirigir la maquinaria municipal. Y que puestos a economizar, en el aludido segmento funcionarial, seguro que un recorte adicional, para las flácidas arcas públicas significaría que se cobrarían un respiro.

    Y es que los derechos adquiridos resultan tan complejos de erradicar. Y sino ahí están, como muestra, las ayudas económicas, o en especias, que no se suelen cuantificar, que ofrece el ayuntamiento de Ontinyent a asociaciones y entidades locales. En total mas de 210.000 euros en este año, y eso que el gobierno municipal lo anunció como una reducción del 45% de media en dichos apoyos. De esa suma casi una cuarta parte, mas lo que cuelga en conceptos varios, la absorben las asociaciones festeras del Cristo (21.000 euros) y la Purísima (19.000 euros). Y si en el asunto que atañe a las fiestas de moros y cristianos, la suma puede justificarse con varios apuntes acreditados, más difícil resulta en el caso de la Purísima, al regirse esta por unos estatutos que excluyen a una sociedad civil laica, que como cantaba el Raimon “son mes dels que ells diuen i volen”. Y que para mayor agravio conforma un mundillo agasajado con una herencia millonaria (la de Maria Nadal), que deberían cubrir sus celebraciones con esta suerte, en vez de acudir a unas arcas públicas, nutridas por gentes  adscritas a una Constitución aconfesional. Al menos mientras Rajoy no le de un hachazo a ese texto Legal.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook