Blog 
El Blog de Josep Antoni
RSS - Blog de josep antoni mollà soriano

El autor

Blog El Blog de Josep Antoni - josep antoni mollà soriano

josep antoni mollà soriano

Encara que soc mestre titolat, "profesor de E.G. B.", deia el paper, i he treballat a Correus, el periodisme de "corresponsal", al Noticias al dia dirigida pel mestre J. J. Pérez Benlloch, i després la del Levante, fins que funde en 1987 "Crònica" per a la Vall, mentre ...

Sobre este blog de Comarcas

En este Blog tenen cabuda les meues col.laboracions setmanals a l'edició vall d'albaidina d'este diari: "El mirador del Benicadell" i "la noticia de la setmana a la Vall Blanca". També aniran caent altres escrits amb punts de vista i assumptes diferents, que puga ...


Archivo

  • 26
    Abril
    2016

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Valencia Comarcas

    Raimon regresa a la casa de Ontinyent, 19 años después

     Raimon regresa a la casa de Ontinyent, 19 años después Raimon regresa a la casa de Ontinyent, 19 años después Raimon regresa a la casa de Ontinyent, 19 años después

     

    Si  el 10  de agostó de 1975 Raimon puso al desaparecido Patronato de Ontinyent de “gom a gom” (unos 900  asistentes  según la organización de aquel concierto), este  23 de abril, casi 41 años después,  ya están agotadas las entradas (excepto las que legalmente se han de poner en taquilla) para el quinto, y tal vez último,  concierto que Raimon haya ofrecido en Ontinyent, a lo largo de su dilatada carrera como cantautor.

    Raimon nació en Xàtiva el 2 de diciembre de 1940, en el ya popular “ carrer Blanc".

    Sus primeras fuentes, de las que bebió y, en cierto modo, moldearon su carismática personalidad  artística, llevan nombres como Ausiàs March, Salvador Espriu, Josep Pla o Joan Fuster, entre otros. Su primera canción, de 1963, “al vent”, mas de 50 años después sigue siendo un referente universal.

    Mentar sus premios y reconocimientos de prestigio, resulta casi incontable y muy extenso. En sus comienzos fue todo un símbolo antifranquista; con canciones emblemáticas de esa época en su repertorio, caso de “diguem no”,  “d'un temps d'un país”, “jo vinc d’un silenci”, “País Basc” o el poema de Ausiàs March, “veles e vents”, de 1970, que fue toda una consagración artística.

    Raimon en Ontinyent

    En el año 1975, y tras un período precedido por centenares de conciertos en todo el mundo, acompañados por una intensa y prolífica actividad discográfica, Raimon, pese a ser oriundo de la vecina capital de la Costera, llegará y triunfará con sus canciones en Ontinyent. Eran unas fechas en las que Franco agoniza. Meses antes del primer recital de Raimon en Ontinyent, un 10 de agosto de 1975 (cuyo recibo de la Sgae desmonta la información que lo situaba en septiembre de ese año), en  el salón Patronato, el cantante xativí obtuvo una gran repercusión pública, al cantar en el Palacio de los Deportes de Barcelona, donde estrenó uno de sus clásicos más indiscutibles: “Jo vinc d'un silenci”. Fue un año en el que el actual alcalde de Ontinyent, Jorge Rodríguez, y muchos de sus concejales aún no habían nacido.

    1985  primer concierto de Raimon en el Echegaray.

    Un antecedente a la actual gira de Raimon por todo el  País Valencià, tuvo lugar el año 1985, bajo el lema “Raimon recitals 85”, en esa coyuntura en la que cantó en 16 ciudades valencianas, un 27 de abril, a las 22’30, actuó en el  teatro Echegaray por primera vez, aunque también seria a partir de esa fecha el escenario de sus conciertos en esta ciudad, operando como promotor en todos los casos el ayuntamiento ontinyentí. Era una gira, la del 85, que venía precedida por la publicación, en 1983, de su disco

    “les hores guanyades, un dietario donde se recogían sus pensamientos sobre el momento político, caso del intento de golpe de Estado del 23 de febrero. O la del álbum, de 1984, “Entre la nota i el so”. No hay que olvidar que ya, en 1981, Joan Fuster había dicho de Raimon: “Es un classic viu”. El cantante de Xàtiva vino cuando tenía 45 años y “força”.

    1995, regreso al Echegaray

    En la tercera actuación de Raimon en Ontinyent volverá a repetir escenario y, como en las dos ocasiones anteriores, se producirá después de diez años. Fue un 7 de abril. Venía precedido de otro concierto multitudinario, el de “30 anys d’al vent”, en el Palau Sant Jordi de Barcelona. Fue ante miles de personas y acompañado de un elenco envidiable de cantantes. La fecha era un 23 de abril  de 1993.

    Ese mismo año sale publicado “Integral”, pero en CD. La obra reúne un total de 121 canciones divididas así: “Orígens i dedicatòries, Cançons d'amor i de lluita, Cançons de la roda del temps i d'altres poemes de Salvador Espriu, Ausiàs March i alguns poemes dels segles XV i XVI…”. Cuando Raimon puso el pie derecho sobre una socorrida silla plegable de madera, al uso, para empuñar su guitarra acústica, el pelo canoso delataba que estábamos ante un maduro y curtido cantautor. Aunque, como  confesó en una entrevista posterior al recital, estuvo a punto de suspenderlo, debido a un proceso gripal.

    1997,  Raimon evoca a Àusias March

    En 1997,  dos años después de su anterior concierto, Raimon regresa al Echegaray, pero un 14 de noviembre. El reclamo será la conmemoración del 600 aniversario del gran poeta de la Safor, Ausià March. Poco antes había publicado “Cançons de mai”, que reúne siete musicaciones de Ausiàs March, más seis canciones propias, destacando la irónica “Soliloqui solipsista”. Aquel concierto también venía  antecedido de uno cercano, que ofreció meses antes, en mayo, en la plaza de toros de Xàtiva, ante unos cinco mil  asistentes. Tal y como refleja la crónica de entonces de Levante EMV.

    2016, el final de 19 años sin Raimon.

    Cuando este 23 de abril Raimon salga al remodelado escenario del Echegaray, habrán pasado casi 19 años del último recital, como le gustaba decir al cantante xativí, de Raimon en Ontinyent. Las causas han sido numerosas y prolijas. La ocasión viene propiciada por la gira “Raimon a casa”, que han patrocinado las principales instituciones valencianas. Para este concierto Raimon incluirá canciones pròpias y de otros, inspiradas en poetas como Ausiàs March o Salvador Espriu. La frase

    "Es tiempo de reparación", del president de la Generalitat, Ximo Puig, da buena medida de las dos décadas de agravios contra el cantautor xativí perpetradas por el PP, al frente del gobierno de los valencianos.

     

    Entrevista: Fernando Conejero, portavoz del concierto de Raimon en 1975.

    Los promotores del recital de Raimon en Ontinyent, en 1975, fueron el embrión de la Asociación de vecinos de San Rafael. Era un movimiento en la órbita de la iglesia que  presidia el cura párroco Luis Espí, con el ánimo de “fer barri”. Desde una visión nacionalista y de izquierdas. Además de Fernando Conejero, también estaban en su grupo nombres como María Cruañes, María Soler o Concha Conca, entre otros. Era un movimiento que buscaba “ir despertando conciencias”, recuerda F. Conejero, en un momento que se vislumbraba el final de la larga noche del franquismo. Y una forma era aglutinar a la gente mediante conciertos de la cançó. El primer intento del colectivo fue el de traer a Lluís Llach, pero les resultó fallido. En el segundo, con Raimon hubo éxito, tras las gestiones de Fernando Conejero, quién actuó de portavoz del colectivo.

     

    Pregunta. ¿Cuándo y cuáles fueron las condiciones, pero también los obstáculos de aquel primer concierto de Raimon en el Patronato de la calle Gomis de Ontinyent?

    Respuesta. Todo empezó cuando alguien, afín al colectivo, nos informa de una próxima       actuación  de Raimon en el Torreón de Gandía, en la primavera de 1975. Entonces el día del concierto acudo al lugar, y en el descanso voy a una especie de camerino. Allí     aparece Analissa, su mujer y representante, y le expongo nuestro interés por contratarlo. Llegamos a un acuerdo. Que el concierto seria a porcentaje, 90% para el cantante y el 10% restante para los organizadores.  Fue un contrato verbal y al poco tiempo nos envió el listado de canciones, que había que presentar para obtener el permiso de la Delegación del Gobierno, y  también los carteles anunciando el concierto de Raimon

    P. ¿Qué pasó con el permiso del local así como el que tenía que conceder el alcalde?

    R. Quién tenía que dar la autorización definitiva era el alcalde, que en aquellos momentos era Antonio Serna, tras la renuncia, meses antes, de Roberto Belda. Mientras fueron pasando los días, empezamos a buscar un local, cosa que no era fácil, hasta que          damos con el salón Patronato de la calle Gomis (ya desaparecido y donde hoy se ubica la Residencia de los franciscanos). Para nuestra sorpresa el padre Mogino, el rector de los franciscanos del Colegio la Concepción, y de quienes dependía el recinto, nos dijo   que sí. Mientras tanto yo seguía llamándole al alcalde por teléfono, solicitandole la  autorización del concierto, que no se terminaba de plasmar. Al mismo tiempo me llama el padre Mogino para comunicarme la denegación del Patronato, (al parecer presionado por los sectores más reaccionarios de la ciudad), cuando ya lo teníamos todo muy avanzado. Entonces yo sigo insistiéndole al alcalde, hasta que me aseguró que al día siguiente tendría el permiso. Y así fue y Serna cumplió su palabra.

    P. ¿Qué sucedió para que finalmente sí que se celebrase el concierto en el Patronato?

    R. Era un momento de cambios y de temores. Y atendiendo a que los organizadores, pienso, procedíamos del entorno de la iglesia, finalmente accedieron a su celebración. Aunque desconozco si se le pagó por él uso del Patronato.

    P. Aunque no había un contrato al uso, al parecer sí que la representante de Raimon os puso alguna condición, ¿Cuál?

    R. Sí, nos prohibió que le hiciésemos fotos a Raimon durante y después de su recital, incluso en la cena que hicimos conjuntamente después, en el restaurante Monterrey.

    P. ¿Qué arriesgó, ganó o perdió en aquel concierto la organización?

    R. Al ser a porcentaje puede decirse que no había riesgo, y tras pagar las 6 .   pesetas de entonces a la Sgae, y como sea que se llenó al completo el Patronato, pues vendimos unas 900 entradas, que al precio de cien pesetas, nos permitió obtener unas 9.000 pesetas, con las que pagamos los gastos devengados.

    P. ¿Como recuerda el ambiente social que rodeó a dicho concierto, en una España expectante ante la agonía pública del dictador Franco?

    R. Hay una anécdota muy ilustrativa durante la celebración de aquel concierto, y es la presencia de la Guardia Civil a la misma entrada del recinto. Al frente de cuatro o cinco guardias estaba el Comandante del lugar, vigilando uno a uno la entrada al  recital de los asistentes. Aunque también es verdad que no hubo ningún incidente y su presencia        fue meramente testimonial. Con todo el ambiente que se respiraba era el de alegría. Tanto es así que, durante el concierto, y como sea que por orden gubernativa tenía  prohibido cantar la canción “Diguem no”, llegado un momento Raimon puso las notas de esa canción a su guitarra, mientras era el público el que emocionadamente la interpretaba, se abrazaba y sollozaba de alegría.

     (Foto 1985: J Martrínez Calatayud)

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook