Blog 
El Blog de Josep Antoni
RSS - Blog de josep antoni mollà soriano

El autor

Blog El Blog de Josep Antoni - josep antoni mollà soriano

josep antoni mollà soriano

Encara que soc mestre titolat, "profesor de E.G. B.", deia el paper, i he treballat a Correus, el periodisme de "corresponsal", al Noticias al dia dirigida pel mestre J. J. Pérez Benlloch, i després la del Levante, fins que funde en 1987 "Crònica" per a la Vall, mentre ...

Sobre este blog de Comarcas

En este Blog tenen cabuda les meues col.laboracions setmanals a l'edició vall d'albaidina d'este diari: "El mirador del Benicadell" i "la noticia de la setmana a la Vall Blanca". També aniran caent altres escrits amb punts de vista i assumptes diferents, que puga ...


Archivo

  • 06
    Octubre
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    REDISEÑAR EL FUTURO

       

    En los próximos meses asistiremos a la efervescencia de los partidos políticos, en la confección de sus listas electorales para los comicios municipales de la primavera de 2015, el paso siguiente será la elaboración de un programa electoral de posibles, caso de que el partido rasque todo o parte del poder emanado de las urnas. Evidentemente estos programas han ido languideciendo, con el paso del tiempo democrático, y  convirtiéndose en papel mojado al tiempo  que la democracia, en general, de este país iba degenerándose por la corrupción y otras gangrenas que han ido aflorando en la piel de toro.

    Los partidos que concurran en Ontinyent deberán hacer un ejercicio de  elevada altura mira histórica y, a partir de la crisis genérica, que también azota la ciudad en todos los órdenes, empezar a poner, en su punto de mira de gestión, los cimientos de lo que esta ciudad deberá ser en la segunda mitad del siglo 21, abdicando de las tradicionales políticas que no iban más allá de sus mismas narices.

    Pero para levantar una ciudad media, con mentalidad de capitalidad comarcal, que sea modelo más allá del ámbito  de las Comarcas Centrales Valencianas, hay que empezar a demandar y exigir políticos-as con un norte  de modernidad y futuro, con ambición de ciudad, rodeándose de los mejores equipos y, sin complejos, elaborar unas ideas que, en el aspecto urbano, signifiquen para el futuro de Ontinyent, lo que a mitad del siglo XIX significaron las políticas que se aplicaron a Barcelona o Paris, cuyos modelos vienen siendo objeto de masters y de estudio en las universidades de todo el mundo. Y si las transformaciones de París, iniciadas por Napoleón III, sentaron las bases de su modernización, en toda la ciudad, tanto en el corazón de París, como en los barrios periféricos, ¿Por qué, extrapolando la iniciativa al tiempo actual y al espacio ontinyentí, sus calles y barrios, empezando por el medieval de la Vila, no pueden ser objeto de un acondicionamiento para el uso diario de las calles por parte de los ciudadanos? Eso si, contando para ello con el fundamento de la representación popular, al igual que sucedió en la capital francesa.

    Estas ideas, someramente enunciadas, y por tanto susceptibles de una amplia matización y desarrollo, deberían ser puestas en negro sobre blanco por técnicos y políticos.

    Obviamente el concepto futuro para una ciudad como Ontinyent, debería pensarse además desde las diversas estrategias que atañen al futuro de una ciudad media. Caso de las infraestructuras y servicios de transporte, pasando por las educativas, de sanidad o culturales. A este respecto habrá que realizar reenfoques, como acontece con las infraestructuras culturales,  que precisan de una constante readaptación. A modo de anécdota y homenaje al impagable film “Cinema Paradiso”, baste recordar las peripecias que había que pasar con el saco de rollos de celuloide, cuando  hoy ese mismo film se puede trasladas en una punta de memoria USB (entre otros formatos digitales). Sin soslayar los viveros económicos,  que son en definitiva los que marcan  la historia de los pueblos. Ontinyent que en la segunda mitad del siglo XX contó con una coyuntura y generación de empresarios emprendedores irrepetibles, aun no ha salido ni sabido reponerse al derrumbe y pasmo que, salvo honrosas excepciones, hundió a la prospera industria textil. Salvar el escollo económico, además de precisar actitudes positivas y de aunar esfuerzos, es hoy por hoy un dilema, ya que si en el siglo pasado los Enrique Terol, Manuel Revert y tantos otros levantaron su bandera, con autosuficiencia, en cualquier punto del mundo, los emprendedores de hoy, por muy bien preparados que estén, lo tienen  crudo u optan por emigrar.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook