Blog 
El Blog de Josep Antoni
RSS - Blog de josep antoni mollà soriano

El autor

Blog El Blog de Josep Antoni - josep antoni mollà soriano

josep antoni mollà soriano

Encara que soc mestre titolat, "profesor de E.G. B.", deia el paper, i he treballat a Correus, el periodisme de "corresponsal", al Noticias al dia dirigida pel mestre J. J. Pérez Benlloch, i després la del Levante, fins que funde en 1987 "Crònica" per a la Vall, mentre ...

Sobre este blog de Comarcas

En este Blog tenen cabuda les meues col.laboracions setmanals a l'edició vall d'albaidina d'este diari: "El mirador del Benicadell" i "la noticia de la setmana a la Vall Blanca". També aniran caent altres escrits amb punts de vista i assumptes diferents, que puga ...


Archivo

  • 05
    Agosto
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Sarpullidos de la crisis

     Dos noticias, en la órbita de la crisis, y otra también critica, pero de orden de moralidad pública, han emergido en los pasados días por estos lares valldalbaidins.

    La primera: “Ontinyent destina medio millón de euros a un plan de reactivación económica y creación de empleo”, del fin de semana pasado, era acentuada esta con la apertura, de dicho plan,  al Consell Econòmic i Social. Sin embargo las buenas voluntades del gobierno municipal ontinyentí, que intenta plasmarlas con hechos, a la hora de ponerlas en negro sobre blanco, es decir de explicarlas “amb pels i senyals”, se resienten en la didáctica y se difuminan en la ambigüedad. Y eso que medio millón  de euros, destinados a iniciativas empresariales y a multiplicar la menguante ocupación laboral, son titulares casi en fase de extinción. Por lo que esta suerte de proyectos publicos, a priori, merecen justas loas, no exentos de la prudencia necesaria en los tiempos que corren. Lo cual aconseja mirar y esperar, a ver como se traduce ese plan que pretende reactivar la “ocupació i l’economía local”, según el batle. Eso de repartir juego, como hace el gobierno de J. Rodríguez, enviándole  la pelota al CES, para que la juegue, hasta el pitido final de septiembre, queda ante la galería muy bien. Ahora cabe esperar que los resultados lo ratifiquen.

    El segundo caso que nos ocupa, acontecía en el quebrado ayuntamiento de Albaida, donde se producía una rocambolesca votación, no apta para esa mayoría de votantes, a caballo de la anestesia y la connivencia con la corrupción liderada por F. Camps, hasta hace poco mas de un año. Sucedió en el último pleno municipal donde, la frágil composición de la representación municipal de Albaida, se daba, en el circense mas difícil todavía, una pirueta que dejó al personal anonadado, fue ante el resultado de la moción presentada por el PP albaidí, en el sentido de amortizar la plaza de la secretaria del batle, Josep Albert, de Compromís, que junto a los votos populares, para su aprobación, contó con la adhesión de UCiD y PSPV. Si bien la portavoz socialista, Eva Tormo, lo justificaría mediante la “coherencia”, la de haberse visto entre la espada y la pared. Precisamente activó dicha propuesta el mismo partido que, en 8 años, dobló la plantilla municipal, y sumió las arcas públicas en un agujero de 17 millones de euros. Gracias al incomprensiblemente impune PP que dirigía temerariamente Juan J. Beneyto.

    El último tema va ligado a la crisis ética, liderada en tierras valencianas por el PP, cuyo origen, conocedores del reparto del pastel basurero valenciano, en lo que atañe a la Vall, atribuyen a E. Zaplana, cuando ya ejercía de Ministro. Por eso un mandado de la saga Zaplana, Camps, Fabra, el Serafín Castellano, terciaba y reunía a sus subordinados de la Vall y les leía la cartilla de la genuflexión, de ahí que el presidente popular de la Mancomunitat, F. Tortosa, siga “missing”, pensando para sus adentros: “mientras vaya yo caliente, ríase la gente”. Mientras, el Consorcio de V. Parra, sacaba pecho y se permitía, al siciliano modo, aventar que “ningún vertedero acoja   la basura de la Vall”, entre otras anomalías. Ante el “meninfotisme” político general, del que no escapa la insolidaridad que socialistas y Compromís de la Safor vienen mostrando respecto al pla de minimització de la Vall, (aunque esta tibieza es un virus político que “a tots alcança”), con lo que podríamos asistir a la paradoja según la cual solo quede defendiendo el mentado plan la empresa que gestiona el servicio, Recisa. Custodia que, inexorablemente, pasaría por los tribunales de justicia, como garantes, y por encima de los tejemanejes pestilentes de algunos políticos. 

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook