Blog 
El Blog de Josep Antoni
RSS - Blog de josep antoni mollà soriano

El autor

Blog El Blog de Josep Antoni - josep antoni mollà soriano

josep antoni mollà soriano

Encara que soc mestre titolat, "profesor de E.G. B.", deia el paper, i he treballat a Correus, el periodisme de "corresponsal", al Noticias al dia dirigida pel mestre J. J. Pérez Benlloch, i després la del Levante, fins que funde en 1987 "Crònica" per a la Vall, mentre ...

Sobre este blog de Comarcas

En este Blog tenen cabuda les meues col.laboracions setmanals a l'edició vall d'albaidina d'este diari: "El mirador del Benicadell" i "la noticia de la setmana a la Vall Blanca". També aniran caent altres escrits amb punts de vista i assumptes diferents, que puga ...


Archivo

  • 21
    Agosto
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    SOBRÓ SONA LA DIPU

     “Lo bueno si breve, dos veces bueno”, es un viejo aforismo de Baltasar Gracian, que viene como anillo al dedo, al resumir el accidentado macro concierto del pasado viernes en Xàtiva. No fue el caso de lo acontecido en el campo de fútbol de la Murta. Y no fue solo porque el espectáculo que se presentaba como “la noche de los ganadores”, no cumpliera las expectativas proclamadas, que también, sino que su duración. de principio a fin, ocupó unas seis horas y media de reloj. Un tiempo excesivo para degustar una audición musical. Es verdad que la inoportuna lluvia obligó a interrumpir el concierto casi una hora. Lo que no exime de responsabilidad a los organizadores, tanto por programar el espectáculo de los tres grupos finalistas del concurso Sona la Dipu 2013, junto a un el tri concierto “uno de los nuestros”, con Ariel Rot, Leiva y Loquillo, que por su formato ya se presumía largo en el tiempo. Para colmo el cambio de un artista a otro resultó simplemente, para los tiempos que corren, exasperarte.

    Sona la Dipu sobraba

    El muestreo de los tres grupos vencedores de la 6 ª convocatoria del concurso Sona la Dipu, Dezervers, Delaire y 5TH and Pontiac, ante poco mas de 200 seguidores, si para algo sirvió, si nos atenemos al objeto de la entidad convocante, la Diputación de Valencia, “fomentar la creatividad musical y el lanzamiento de nuevos valores de la música entre la juventud de la provincia de Valencia”, habrá que concluir que, visto y oído lo que allí se plasmó, ni se ha conseguido fomentar “la creatividad musical”, repitiendo clichés grunge y evocando en exceso a los Nirvana (neoyorkinos), en las guitarras y en el idioma. Un extremo de mimetismo, el de la lengua inglesa que, incentivado desde una institución pública, en detrimento de las lenguas autonómicas, castellano y valenciano, y que alcanzo sus momentos mas oprobiosos con la actuación del grupo Delaire, cuyo cantante se dirigió, exclusivamente, en su inglés, para espasmo de la gran mayoría. Lo que deja en muy mal lugar a los regentes de dicha institución, a la hora de salvaguardar las lenguas propias como instrumento vehícular de cultura y comunicación. Amén del potosí que, a la postre, debe costar este concurso, cuyo coste total se fragmenta en una buena pila de conceptos.

    Loquillo, genuino y rotundo pero aguado

    Tras los de la Dipu, casi a la hora de las brujas, saltaron al escenario, con un sonido potente, lleno de energía y la arrogancia rockera que precede a Loquillo, arropado para esta gira con los Ariel Rot y Leiva. El primer himno que sonó, como un rayo, “una banda de rock and roll “, seguida de un meddley de homenaje al rockero argentino, que precedió a la movida madrileña de los 80, Moris, interpretados al unisono por los tres rockeros del cartel. Después, uno a uno, el concierto se individualizó. Ariel Rot demostró lo que ya ha mitad de los 70 empezó a vislumbrar con el grupo Tequila, y posteriormente con los Rodríguez, que sigue siendo el alumno aventajado del Rolling Keith Richards, con su puro y genuino rock fue repasando parte de su amplía discografía, incluso algúnn guiño al repertorio de sus primeras formaciones. Y siempre luciendo un sonido compacto y claro. De hecho, antes de darle paso a Leiva, Rot evocó a los Tequila de “ rock and roll en la plaza del pueblo “ y “necesito un trago”.

    Leiva sonó bien pero se diría que, pese a la iconografia personal de tatuajes, su rock suena como “light”, sin la mordiente de su antecesor o sucesor escénico, a lo que no es ajeno, pese a sus punzadas de guitarra eléctrica, su voz un tanto aniñada. Su repertorio se nutrió con profusión de su disco “diciembre”.

    Loquillo llegaba en olor de multitudes, tras su paso, en Aranda del Duero, por el Sonorama del día anterior, ante mas de 9000 espectadores que pagaron en taquilla unos 30 euros, frente a la mitad de público en Xàtiva, que abonó cero euros (pagaba el bolsillo del anónimo erario público). Empezó desgranando canciones de su último disco “el barco de los locos”, canciones de un rockero en su madurez, pero que eran bastante desconocidas para la audiencia. Arropado tras un sonido majestuoso Loquillo, sin embargo, flaqueo con una voz seguramente lastrada por los efectos de la gira, y mas concretamente de la noche burgalesa anterior, donde las crónicas apuntaban, incluso, que “Loquillo puede más que Belle & Sebastian en el Sonorama”. Pero en la Murta era otra historia, la lluvia y los cambios escénicos habían apagado muchos ánimos y frescor. Loquillo paso a cantar piezas de su repertorio mas conocidas, pero el cansancio y la humedad casaron mal. Seguramente porque como cantaba Loquillo en sus comienzos “esto no es Hawai”.

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook