Blog 
El Blog de Josep Antoni
RSS - Blog de josep antoni mollà soriano

El autor

Blog El Blog de Josep Antoni - josep antoni mollà soriano

josep antoni mollà soriano

Encara que soc mestre titolat, "profesor de E.G. B.", deia el paper, i he treballat a Correus, el periodisme de "corresponsal", al Noticias al dia dirigida pel mestre J. J. Pérez Benlloch, i després la del Levante, fins que funde en 1987 "Crònica" per a la Vall, mentre ...

Sobre este blog de Comarcas

En este Blog tenen cabuda les meues col.laboracions setmanals a l'edició vall d'albaidina d'este diari: "El mirador del Benicadell" i "la noticia de la setmana a la Vall Blanca". També aniran caent altres escrits amb punts de vista i assumptes diferents, que puga ...


Archivo

  • 18
    Febrero
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    TODO PASA POR LA ECONOMÍA

     Con los chuzos de punta que vienen cayendo en el aterrador panorama económico valenciano, con una Generalitat sin un euro en los bolsillos y endeudada hasta las cejas, episodios como el que protagonizaban el Conseller de Sanitat, M. Llombart y el batle de Ontinyent, J. Rodríguez, acerca de un acuerdo para estudiar “un posible nuevo emplazamiento del hospital”, no pasa de ser un sueño construido con naipes, y a cuya medida se apuntaban, congratulándose de ella, EU y la plataforma del Pacte per la Sanitat. Porque con las perspectivas actuales ni en 2015 y probablemente, ni en la década próxima se construirá. Bastante logro será mantener de pie el actual que se levantó a partir del chalet de les Boles. Lo cual no quita para que el ridículo inicial, que ya ha alcanzado la categoría de esperpento, hablamos de los cuatro años que se pasó el gobierno popular de Lina Insa “garbellant aigua” hospitalaria, con la guinda de esa maqueta del quimérico hospital que se escenifico en el Centre de Cultura de la Caixa, protagonizado oprobiosamente por el mas desastroso en la historia política de la autonomía valenciana, F. Camps. En esta fase despropósitos que legó, basten recordar las infructuosas gestiones que se vienen realizando para que entre en servicio un edificio terminado de construir en 2010, a cargo del ayuntamiento y Caixa Ontinyent, la residencia para discapacitados, mientras la Generalitat que lo debe amueblar y dotar de personal laboral, no cumple su compromiso, firmado documentalmente, al no disponer de un euro (al menos para asuntos sociales).

    Y es que Insa por no dejar huella, no quedará rastro ni del lugar que escogió para ubicar el soñado nuevo hospital, tal y como se desprende del aludido cambio de emplazamiento, que en está época de recortes caerá como agua de mayo, caso de que en el futuro llegué tal prodigio, al estimarse que así se ahorrarían 6 millones de euros “en adecuar la depuradora y los accesos al hospital”.

    Como sea que las aguas del río económico bajan muy raquíticas, es difícil pescar en ellas, lo que no quita para que el batle ontinyentí, precisamente, intente remontar el río, caña en mano, siempre dispuestos a pescar algún “queviure” para la ciudadanía. Así que armado de paciencia echa el anzuelo aquí y allá. Como ilustración a ese ánimo que proyecta, de cara a ir tejiendo redes que amplíen la pesca, valgan de muestra las noticias que nos hablan de la reunión de Rodríguez y una representación empresarial de Coeval con el cónsul honorario de Méjico en Valencia, Pablo Romá, en la que mostró su interés “por la nueva industria tecnológica ontinyentina”. O el acuerdo en el que participaba, suscrito por 18 municipios, de cara a “aprovechar la llegada del AVE a Villena”.

    La posdata.

    No hubo sorpresa, al final del convulso proceso electoral de renovación de cargos directivos en Caixa Ontinyent, y la presidencia ha ido a parar (a modo de patata caliente) al “amigo”(menudo endoso y lastre), el cirujano Antonio Carbonell y la vicepresidencia primera al yerno del ya ex presidente R. Soriano(“la familia”), Gabriel Soriano, creándose una vicepresidencia segunda, sin duda una estrategia de disimulo, destinada al catedrático Pepe Pla. Sin embargo el vencedor moral y en quién empiezan a depositarse expectativas de regeneración, profesionalización y despolitización, en el transcurso de la sesión extraordinaria el consejo de administración de Caixa, fue el  académico Juan L. Gandia, marcando su nuevo espacio al abstenerse en la elección a presidente. Un gesto. Y todo esto acontecía en una semana donde los trabajadores de la Caixa adquirían notoriedad mediante reconocimientos y eco televisivo.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook