Blog 
El Blog de Josep Antoni
RSS - Blog de josep antoni mollà soriano

El autor

Blog El Blog de Josep Antoni - josep antoni mollà soriano

josep antoni mollà soriano

Encara que soc mestre titolat, "profesor de E.G. B.", deia el paper, i he treballat a Correus, el periodisme de "corresponsal", al Noticias al dia dirigida pel mestre J. J. Pérez Benlloch, i després la del Levante, fins que funde en 1987 "Crònica" per a la Vall, mentre ...

Sobre este blog de Comarcas

En este Blog tenen cabuda les meues col.laboracions setmanals a l'edició vall d'albaidina d'este diari: "El mirador del Benicadell" i "la noticia de la setmana a la Vall Blanca". També aniran caent altres escrits amb punts de vista i assumptes diferents, que puga ...


Archivo

  • 05
    Mayo
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    TODOS LOS POLÍTICOS NO SON IGUALES, DEPENDE...

     

    Cuando todos los indicadores señalan que los políticos son uno de los principales problemas que divisan los españoles, visto dicho titular desde comarcas como la valldalbaidina, cabe coger dicho enunciado con las pinzas de la prudencia, ya que de no ser así se cometería una tremenda injusticia, con esos centenares de ediles que pueblan los ayuntamientos de la Vall. Mayormente con modestas retribuciones o dietas que apenan compensan su abnegada y generalmente ingrata labor.
    Que haya algún garbanzo negro nunca puede ser motivo de extrapolación y generalización. Vista la evolución en perspectiva, la que se divisa desde más de tres décadas oteando el periodismo de esta comarca, resulta innegable que, pese a la baja intensidad, desde el comienzo de los años  80 hasta ahora,  que si ha habido algún caso puntual que no ha ido más allá de lo que denominaríamos pecado venial. Algún pequeño desliz que, a menudo, al edil infractor de alguna forma se le ha pasado factura por ello. Aquí más que meter la mano en la caja, los pecados han resultado de prepotencia, soberbia, intolerancia o aquellos que atañen al ego personal. Pero pecados gordos de los que hace un quinquenio vemos en todos, o casi, los medios nacionales de comunicación sobre la corrupción, ya sea la de Gürtel, Eres, etc., las preferentes y todas las formas de podredumbres públicas habidas y por haber. Hayan aflorado o no a la opinión pública, y que han contribuido a vaciar las grandes arcas públicas. Y que, a “grosso modo”, constituyen los grandes delitos que  el común de la ciudadanía, pese a la injusticia de la extensión, ha acabado por extender y manchar a políticos honestos que pagan las culpas de los políticos pecadores. Porque ni todos los políticos ni todos los partidos son iguales, y en muchos casos entre políticos y partidos hay notorias diferencias, si miramos el asunto desde el anteojo comarcal.
    Frente a la prepotencia y arrogancia, cuando no mienten como bellacos, de la cúpula política del gobierno español que capitanea Mariano Rajoy, en la Vall tenemos políticos municipales, tengan mucha o poca formación, que ejercitan su cometido con humildad y con vocación de servir, aunque a veces surjan casos en que les pierda la misma impericia en la tarea de gestión que realizan.
    En esta coyuntura chirria que este miércoles, el actual portavoz en el ayuntamiento de Ontinyent del PP, Filiberto Tortosa, haya sido citado, para prestar declaración judicial, en los juzgados de Valencia, en relación al caso Gürtel, y su implicación en  el uso de fondos en el transcurso de la campaña electoral de 2007. Así como la presidenta, por entonces del PP local, Lina Insa, en distinta fecha y acerca del mismo tema. Con lo que emerge como un feo asunto, del que ambos deberán despejar dudas de cara a preservar ese cierto halo de pureza que, en general, habían venido exhibiendo hasta la fecha la mayoría de ediles de la Vall.
    En contraste con esos presuntos y excepcionales excesos se  inscriben ejemplos como el de un concejal comarcal de rango, que dimitió hace unos meses de sus cargos, y que se mostraba exultante alejado de la presión y el punto de mira ciudadano. No en balde la presión a la que se ven sometidos muchos   ediles, al menos los mas honesto y modestos, no es moco de pavo. Toda vez que tienen que torear toda suerte de embestidas vecinales, algunas provenientes de excelsos tiquismiquis, Aunque el común denominador entre la ciudadanía, que apunta el susodicho ex concejal, es dirigirse al    gobernante municipal de turno recurriendo a la egocéntrica muletilla; “¿De lo mío qué?”.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook