Blog 
El Blog de Josep Antoni
RSS - Blog de josep antoni mollà soriano

El autor

Blog El Blog de Josep Antoni - josep antoni mollà soriano

josep antoni mollà soriano

Encara que soc mestre titolat, "profesor de E.G. B.", deia el paper, i he treballat a Correus, el periodisme de "corresponsal", al Noticias al dia dirigida pel mestre J. J. Pérez Benlloch, i després la del Levante, fins que funde en 1987 "Crònica" per a la Vall, mentre ...

Sobre este blog de Comarcas

En este Blog tenen cabuda les meues col.laboracions setmanals a l'edició vall d'albaidina d'este diari: "El mirador del Benicadell" i "la noticia de la setmana a la Vall Blanca". També aniran caent altres escrits amb punts de vista i assumptes diferents, que puga ...


Archivo

  • 18
    Diciembre
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    UN BUEN SÍNTOMA, PERO NO ES EL FIN

     Será un síntoma, o no, pero la pista de hielo que entre sorpresas y perplejidades ha aterrizado esta  semana en la vetusta plaza Santo Domingo de Ontinyent, erigiéndose en inusitado escenario de película o ensoñación infantil y juvenil, vete a saber, apunta un resquicio a la esperanza, difusa si se quiere, pero expectativa al fin. Pues, indudablemente, junto a  la acuciante necesidad de iniciativas económicas que la revitalicen, esta ciudad nunca ha ido sobrada en la diversificación de actividades lúdicas, mas bien al contrario, al estar estas centradas, mayormente, en sus fiestas  tradicionales. Amén de prejuicios y hábitos castradores ante los destellos de modernidad que  se han asomado a lo largo de los tiempos.

    Y si este último verano la iniciativa privada  sacaba la música a la calle, para satisfacción de todos, encontrando colaboración del gobierno municipal, donde antes todo eran trabas infundadas, caso del festival de jazz. Ahora, y de cara al subconsciente colectivo, ha sido también la iniciativa privada, la que, con el aliento del gobierno ontinyentí, ha espoleado una nueva actividad, con la apertura, anunciada para ayer viernes, de la susodicha e inédita pista de hielo. Un evento a caballo de lo deportivo, lo social y si se quiere el ocio ciudadano.  Cuyo mayor interés estriba en anotar otro tanto en dinamizar una ciudad tan famélica en esta suerte de alicientes urbanos. Lo cual, de cosechar la asistencia esperada, seguramente, representará uno de  los vacíos a llenar en el ámbito de la oferta destinada a la población ontinyentina, y por ende a la vall d’albaidina sobre la que gravita.

    Tras los múltiples efectos negativos de la crisis, eventos populares de esta jaez deberían contribuir al “retrobament” de los aborígenes de esta ciudad urbana, la cual los identifica como pueblo. Y que dicho sea de paso ha estado tan abandonada en las últimas décadas, por una población que se ha dejado llevar por la fiebre del  exacerbado individualismo que salpica a los “nuevos ricos”

    En  ese  contexto no se puede soslayar el concepto de urbe, pues al contemplar  a Ontinyent se divisa, netamente, que ha entrado en una fase de mutación. Ya que, tras dejar atrás su antaña esencia agrícola, para abrazar  en la segunda mitad del siglo pasado la idiosincrasia  de ciudad industrial textil, y después de la marabunta económica de los  pasados años, ahora se presenta un nuevo horizonte en gestación, donde las diversas concepciones de ciudad artesanal, universitaria, comercial, o de servicios, deberán confluir y cristalizar en el Ontinyent evolutivo del siglo XXI.

    Craso error sería que los gobernantes ontinyentins se confundiesen, y tomasen esas pequeñas cosas serratianas, por el todo, para cuyo alcance, sin duda, aún queda un buen trecho.

    LA POSDATA

    La gente del lugar debe andar como asombrada, si es que no se teme lo peor (que la clase política la tome por tonta, “si mes no”), ya que este pasado jueves se registraba el  enésimo paripé entorno al inicio y finalización de las obras del nuevo “pont de Sant Vicent d’Ontinyent”, con la presencia, para amenizar el show del Secretari Autonòmic d'Infraestructures,  Victoriano Sánchez. Total para decir las obviedades ya archí conocidas, y poner la guinda con que las obras finalizaran el próximo julio. Todo ello sin enrojecer por tanta ignominia dilatoria ante un proyecto que ya ha cumplido 20  años, y que como cantaba Gardel, para ellos “no son nada”. 

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook