Blog 
El Blog de Josep Antoni
RSS - Blog de josep antoni mollà soriano

El autor

Blog El Blog de Josep Antoni - josep antoni mollà soriano

josep antoni mollà soriano

Encara que soc mestre titolat, "profesor de E.G. B.", deia el paper, i he treballat a Correus, el periodisme de "corresponsal", al Noticias al dia dirigida pel mestre J. J. Pérez Benlloch, i després la del Levante, fins que funde en 1987 "Crònica" per a la Vall, mentre ...

Sobre este blog de Comarcas

En este Blog tenen cabuda les meues col.laboracions setmanals a l'edició vall d'albaidina d'este diari: "El mirador del Benicadell" i "la noticia de la setmana a la Vall Blanca". També aniran caent altres escrits amb punts de vista i assumptes diferents, que puga ...


Archivo

  • 01
    Junio
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    UN DÍA PARA LA HISTORIA

     

    El pasado domingo, 25 de mayo, iba a erigirse en un día histórico. Y a modo de pre aviso de lo que iba a acontecer esa jornada, este diario insertaba una entrevista con una voz autorizada en menesteres de historia, el ciudadano francés Joseph Pérez, con raíces en esta comarca, Bocairent, de donde emigraron sus padres en 1922. La ocasión la pintaban calva, el habérsele concedido el Premio Príncipe de Asturias de Ciencias Sociales 2014. Y en un día tan “senyalat” Pérez no podía por menos que abogar por “regresar a la idea inicial de Europa como comunidad cultural y social, no solo administrativa”. Una sabia propuesta que de alguna manera iba a ser fortalecida por el inopinado escrutinio electoral de esa fecha. Ya que el resultado de las votaciones significa no una revuelta como la de los comuneros del siglo XVIIII, que escrutó el hijo predilecto de Bocairent en su tesis doctoral, pero si que se vislumbra como el fin de una época, gangrenada por la corrupción y la pérdida del “oremus” democrático del país.
    Es el aire de vanguardia el que ha llegado para oxigenar el ambiente político, que también aquí en la Vall ha venido, de la mano, destacada, de esa novedosa propuesta que es Podemos, junto a la emergencia de otras fuerzas, hasta ahora menores. Obviamente la responsabilidad de formaciones como la que lidera Pablo Iglesias no es poca. Ya que ahora es cuando se la juega, cuando va a tener que empezar con hechos lo ante dicho, de cara a no defraudar las expectativas que han irrumpido ante el nuevo laberinto en que se va a configurar la Unión Europea.
    Pero esas novedosas propuestas de regeneración democrática, por las que se han decantado los votantes, no han sido de origen casual. Responden a la necesidad del cuerpo democrático por romper corsés y vicios que se heredaban elección tras elección. De ahí que de salida Podemos también se aúpe en Ontinyent (como en el resto de España), en la cuarta posición con casi el 8%  de los votos (1.111).
    Rutinariamente han salido a la palestra, digo de los dos grandes partidos, que hasta la fecha vivían acomodados por un atrófico bipartidismo, tras haber visto como les temblaba la tierra política a sus pies. Y tras sentir la primera sacudida que les desplazaba de su tierra firme, al hacerse públicos los resultados de los comicios. A nivel valldalbaidí han sucumbido, unos y otros, contribuyendo con ello a la ceremonia de la confusión, respecto a dilucidar como se iban a traducir los resultados obtenidos en la sede europea, al desempolvar el “ombliguismo” de campanario, y extrapolarlos a sus respectivos ayuntamientos, como si ese fuese el quid de la convocatoria dominical. Ante lo que cabe evocar la canción de Lluís Llach “companys no es això”, ya que todos en general, cortos de visión y de mirar más allá de sus narices, por toda valoración, han  recurrido, máxime  en el caso de los dos partidos mayoritario ontinyentins, PP y PSOE, han acudido al socorrido argumento de que en el país de los ciegos, el tuerto es el rey. Otra mirada verdadera, pero equivoca, ha sido sostener que los resultados ontinyentins
    “avalan el trabajo de los partidos que apoyan al Gobierno de Ontinyent…que han duplicado en votos al PP”. Cuando lo bien cierto es que la indignación fruto de la corrupción, impunidad, aforamientos, etc., con los que se han blindado tantos “presuntos” delincuentes políticos que habitan el partido cada día más  impopular, empieza a pasarles factura, y no solo desde las clases más despiertas, sino también entre las menguantes y resignadas clases medias. Al final va a ser que la democracia sana con más democracia.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook