Blog 
El Blog de Josep Antoni
RSS - Blog de josep antoni mollà soriano

El autor

Blog El Blog de Josep Antoni - josep antoni mollà soriano

josep antoni mollà soriano

Encara que soc mestre titolat, "profesor de E.G. B.", deia el paper, i he treballat a Correus, el periodisme de "corresponsal", al Noticias al dia dirigida pel mestre J. J. Pérez Benlloch, i després la del Levante, fins que funde en 1987 "Crònica" per a la Vall, mentre ...

Sobre este blog de Comarcas

En este Blog tenen cabuda les meues col.laboracions setmanals a l'edició vall d'albaidina d'este diari: "El mirador del Benicadell" i "la noticia de la setmana a la Vall Blanca". També aniran caent altres escrits amb punts de vista i assumptes diferents, que puga ...


Archivo

  • 18
    Julio
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Valencia Comarcas

    UN GRAN DÍA PARA JORGE Y LA VALL.

    Jorge Rodríguez, el actual alcalde de Ontinyent y presidente de la Diputación, desde el pasado martes,  iba para médico, seguramente de familia. Pero hete aquí que, un buen día, cuando acababa el siglo XX, decidió dar el primer gran cambio a su vida. Entonces, unos debieron pensar que se le habían cruzado los cables, otros, como su padre Miquel, cogió un disgusto profundo, propio de cuando se ve tirar una gozosa ilusión en un pozo. Y es que Jorge, sin salirse de su vocación de servicio  público, había visto la luz. No en balde ya, con 14 años se dirigió a la presidenta de la Cruz Roja local solicitándole su incorporación a la plantilla de voluntarios, pero como la edad mínima eran los 16 años, no se pudo dar de alta. Y seguramente se dijo para sus adentros, si para ser un buen arquitecto, antes hay que licenciarse en arquitectura, o para ser un buen sicólogo, previamente debería doctorarse en sicología. Y como a él lo que le molaba era el arte de la política, decidió que, para ser un buen político, necesitaba licenciarse en ciencias políticas. Dicho y hecho. De aquella determinación serian testigo las aulas universitarias de la Miguel Hernández, en Oriola. O sea que iba a doctorarse en el difícil arte de la política. Obviamente, cuando Jorge Rodríguez decide hacer ese cambio, su padre no lo entendió. Después sus emociones de satisfacción han ido “in crescendo”.

    Los prolegómenos para la coronación presidencial  de Jorge eran los de un dia “senyalat”. La flor y nata de la renovada política de “les terres valencianes”, empezando por el president de la Generalitat, Ximo Puig, el de Les Corts, Enric Morera, y el alcalde de la ciudad de Valencia, Joan Ribó, amén de consellers, caso de la oriunda valldalbaidina Gabriela Bravo, así como alcaldes, concejales o ex cargos públicos de la comarca, el portavoz de Compromís Ontinyent, Joan Gilabert y, incluso, representantes empresariales de la Vall que, espontáneamente, fueron todos hasta Valencia a arropar a Jorge. Pero no solo fueron a darle calor en lo afectivo y personal, sino a contemplar como esta comarca ponía una pica en el “Cap i Casal”, que tradicionalmente tanto ha  ignorado y orillado a la Vall d’Albaida, y también   para avalar con su presencia un modelo de consensos, transparencias y buen hacer de hacer política, del que dan fe  ese 62% de votantes ontinyentins que, el 24M, optaron por sumarse a la bandera que enarbolaba Jorge, la de “Ontinyent ens uneix”, un lema que sumado  al “junts som mes”, resultaría toda una premonición. Cuya plasmación ha sido que, pese a su proximidad, el 14 de julio ya ha obtenido el marchamo de fecha histórica para Ontinyent y su comarca.

    Sin duda los medios del “Cap i casal”, acostumbrados a la jerga chirriante y dicharachera, inspirada en las barras de bar, de su antecesor, A. Rus, se sorprenderán del talante de normalidad del que hace gala Rodríguez.

    Jorge ha situado en el mapa de la política valenciana a la Vall Blanca como, seguramente,  no sucedía desde antes de la batalla de Almansa, cuando Ontinyent era “Vila Reial amb vot a les Corts del Regne”.

    Pero J. Rodríguez ya sabe que pese a su relativa juventud, 36 años, en pasar estos días, montado en la cresta de la ola, le espera una ardua tarea. Porque como bien dijo en su discurso de investidura, no solo tiene que pechar y erradicar, con su equipo de gobierno, la corrupción  que ha aflorado hasta la fecha, sino la que puede ir apareciendo en las próximas semanas, y que fuentes acreditadas señalan que puede ser de órdago. Con todo las buenas sensaciones transmitidas por el ascenso político de Jorge han sido mayoritarias en su comarca que, de nuevo, miran con confianza al “ajuntament d’ajuntaments”, dure lo que dure como administración. Porque ese será otro cantar.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook