Blog 
El Blog de Josep Antoni
RSS - Blog de josep antoni mollà soriano

El autor

Blog El Blog de Josep Antoni - josep antoni mollà soriano

josep antoni mollà soriano

Encara que soc mestre titolat, "profesor de E.G. B.", deia el paper, i he treballat a Correus, el periodisme de "corresponsal", al Noticias al dia dirigida pel mestre J. J. Pérez Benlloch, i després la del Levante, fins que funde en 1987 "Crònica" per a la Vall, mentre ...

Sobre este blog de Comarcas

En este Blog tenen cabuda les meues col.laboracions setmanals a l'edició vall d'albaidina d'este diari: "El mirador del Benicadell" i "la noticia de la setmana a la Vall Blanca". També aniran caent altres escrits amb punts de vista i assumptes diferents, que puga ...


Archivo

  • 08
    Junio
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    UNA CARA HERENCIA DEL PP ONTINYENT

     

    A la vista de algunas tropelías que han ido aflorando progresivamente en Ontinyent, derivadas del gobierno que tuvo la ciudad, durante el cuatrienio 2007-2011, comandado por la mayoría absoluta del PP, con el tándem Lina Insa y Filiberto Tortosa al timonel del barco, cabe sentenciar aquello de “menuda herencia”, la que le han legado a la población ontinyentina.
    Y qué mejor ejemplo que ilustrar el aserto con algunos de esos despropósitos que han ido aflorando desde que fueron desalojados del poder municipal. Por un indignado electorado, disconforme, mayoritariamente, con la gestión de la ciudad que realizaron los aludidos representantes del PP. Y obviamente cabe empezar por el asunto estrella que, aún hoy, sigue sumando mayor pila de agravios y desatinos. La falaz  construcción de un nuevo hospital y el serial relativo a los terrenos donde se lo quería ubicar. Fue una gestión trufada de oscuridades que aún no está cerrada. Como evocaba este diario la semana pasada: “Ontinyent retorna el suelo del futuro hospital a sus dueños para evitar pagar 38 millones”, un tema peliagudo cuya espada de Damocles sigue pendiente sobre el bolsillo de los ontinyentins, que no de los autores de tan temerario disparate, estando irresuelto y  a expensas de lo que se dictamine judicialmente. Y es que los mandatarios de ahora intentan enmendar aquel juego malabar. Cuando los Insa-Tortosa convirtieron, sin permiso de la Conselleria competente en el embrollo, unos terrenos calificados de recreativo-deportivos en sanitarios. Como si se tratara de una sesión de magia con chistera. Mientras, dados los inextricables caminos de la Justicia, asistimos a una de suspense, respecto a “la anulación de la modificación de usos que afecta al convenio que firmaron la entonces alcaldesa de Ontinyent, Lina Insa, y la mercantil Regebe Asociados SL”.
    Continuando con el suma y sigue de la ruinosa herencia, perpetrada durante el cuatrienio de mayoría absoluta del calamitoso gobierno del PP en Ontinyent, otra gota, en forma de secuela, ha aflorado recientemente, con la condena al ayuntamiento, como también informaba Levante EMV, “a indemnizar con 47.000 € a un trabajador por no admitirlo”. El laurel prepotente del caso cabe adjudicárselo, en este caso, a otro cómplice necesario del PP, Vicente Vila. Cuya sombra alargada llegó a sobrepasar a la de la propia L. Insa, digo en el tema del despilfarrador antojo de des localizar al extrarradio la prefectura e la policía local. Un desacierto que están a punto de enmendar los actuales gobernantes, tanto económicamente como en calidad y comodidad en la prestación de dicho servicio a la ciudadanía. Pero también muy juicioso para los propios empleados. Lo cual se concretará, tras anunciarse la próxima apertura, de las nuevas dependencias del antiguo edificio municipal que ocupaba Correos, en la plaza Major.
    Tampoco fue manco el asunto de las no prioridades inversoras de los planes ZP, desdeñando el consenso, caso de la milenaria inversión en la duplicación de una escalera, a mayor Inri no adaptada, situada al final de la calle Jacinto Benavente, por no mentar el asentimiento y falta de reivindicaciones ante la Generalitat de Camps. O también el cargarle a los planes ZP la rehabilitación del Echegaray, que inicialmente debía pagar el gobierno del PP en la Generalitat.
    Afortunadamente la gobernanza local del PP (Insa-Tortosa) no ha dejado en herencia, y ni siquiera huella, de la crispación con la que se enrocó durante todo el cuatrienio. Seguramente porque como dice la sabiduría popular: “muerto el perro, se acabó la rabia”.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook