Blog 
El Blog de Josep Antoni
RSS - Blog de josep antoni mollà soriano

El autor

Blog El Blog de Josep Antoni - josep antoni mollà soriano

josep antoni mollà soriano

Encara que soc mestre titolat, "profesor de E.G. B.", deia el paper, i he treballat a Correus, el periodisme de "corresponsal", al Noticias al dia dirigida pel mestre J. J. Pérez Benlloch, i després la del Levante, fins que funde en 1987 "Crònica" per a la Vall, mentre ...

Sobre este blog de Comarcas

En este Blog tenen cabuda les meues col.laboracions setmanals a l'edició vall d'albaidina d'este diari: "El mirador del Benicadell" i "la noticia de la setmana a la Vall Blanca". També aniran caent altres escrits amb punts de vista i assumptes diferents, que puga ...


Archivo

  • 13
    Enero
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Una ciudad pendiente de reinventarse

    Según los datos del paro que publicaba este diario, la comarca se acerca al techo de los 9.000 parados. De ellos casi 4.000 corresponden a Ontinyent, habiendo rebasado el 10 % de población desempleada.  Todo ese panorama significa que el modelo ontinyentí, el genérico, y no sólo el económico, y por irradiación una parte de la Vall, no da más. Los indicadores económicos generales son concluyentes y taxativos. La actual crisis financiera global,  que en España y el territorio valenciano se desmoronó por el efecto dominó del ladrillo, en Ontinyent comenzó a asomar las orejas, incluso, antes de que los ex trabajadores de Paduana hicieran su caceroladita en la plaza Concepción. O sea: que ya se olía con la llegada del nuevo siglo. Cuando los habituales tres turnos de antaño languidecían, y cayeron emblemáticas empresas, de toda una época de esplendor de la industria textil, como Estampados Sanchis, se oteaba el fin de una era económica.
    Tanta sordina cascada, preñada de derrumbes, ha dejado obsoleto el eslogan de hace 30 años, cuando uno de los primeros ediles de promoción económica, osó promocionar aquel lema para vender la ciudad: «Ontinyent, calor en sus mantas, color en sus fiestas». Por eso, ahora, caben respuestas y gentes del siglo XXI,  a modo de reinvención que saquen a la ciudad, no sólo del pesimismo generalizado que se cierne sobre su población, sino de las premisas obsoletas que dieron paso a tan casposo reclamo de marketing. Mimbres humanos con los que tejer ese nuevo futuro haylos, y de mayor preparación formativa que aquellos pioneros, los Terol, Sanchis, Revert, Reina o Mora, que tiraron del carro para levantar en Ontinyent una industria modélica en todo el ámbito nacional, con proyección internacional.

    Una oportunidad.  Por ello, de cara a salir del marasmo de quietud e incertidumbre actual, una oportunidad a contemplar puede depender de los resultados de los comicios municipales de la próxima primavera, donde el elector deberá elegir entre dos propuestas mayoritarias con diferencias notables en cuanto a tarannà, talento, formación y modernidad. También la iniciativa privada va a ser muy importante. De ahí que el rol creciente que está teniendo Coeval, en los últimos años, debe continuar su ascenso y amplificación. Pero también los cambios deben llegar a ese motor comarcal que es Caixa Ontinyent, ahora situada en ese simbólico rango de ser la única caja de obediencia valenciana, tras ofrenar, el temerario gobierno de los imputados de F. Camps nuestras grandes cajas a las Españas. Y ese paso deberá abanderarlo un presidente despojado de nefastos padrinazgos familiares o políticos, como los de Zaplana y Camps, que situaron, durante mas de una década, a Rafael Soriano al frente de una Caixa que inexorablemente ahora también precisa reinventarse, para sobrevivir. Paralelamente, los sindicatos, es decir, los representantes de los trabajadores, deberán arrimar caducas consignas y empezar a romper lanzas hacia nuevos objetivos, montando la de Dios es Cristo, si es menester, en asuntos de formación y educación, caso de los estudios universitarios. Uno de los pilares que deben sustentar ese futuro que Ontinyent precisa reinventarse desde mayo.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook