Blog 
El Blog de Josep Antoni
RSS - Blog de josep antoni mollà soriano

El autor

Blog El Blog de Josep Antoni - josep antoni mollà soriano

josep antoni mollà soriano

Encara que soc mestre titolat, "profesor de E.G. B.", deia el paper, i he treballat a Correus, el periodisme de "corresponsal", al Noticias al dia dirigida pel mestre J. J. Pérez Benlloch, i després la del Levante, fins que funde en 1987 "Crònica" per a la Vall, mentre ...

Sobre este blog de Comarcas

En este Blog tenen cabuda les meues col.laboracions setmanals a l'edició vall d'albaidina d'este diari: "El mirador del Benicadell" i "la noticia de la setmana a la Vall Blanca". També aniran caent altres escrits amb punts de vista i assumptes diferents, que puga ...


Archivo

  • 17
    Mayo
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    UNA URGENTÍSIMA REGENERACIÓN

     El reciente ejemplo acontecido en la Pobla del Duc, donde el cambio de gobierno de hace casi dos años, está sirviendo para que no paren de salir serpientes venenosas, en forma de noticias, debajo de las alfombrar de un reciente poder municipal que, cada dia que pasa, se está revelando mas podrido y corrupto. Fue el que detento el ex alcalde del PP, Natalio Navarro, reelegido hace pocas fechas máximo responsable de la Vall d’Albaida, con el “vist i plau” del rey del mambo provincial, si mes no, en el ámbito valenciano del este partido.  La  aparición, como informaba este periódico la semana pasada, de la noticia según la cual “Una empresa adelantó 325.000 euros al anterior gobierno de la Pobla del Duc sin contabilizar”, y que fueron a parar, según las ocurrencia del momento de N. Navarro, a gastos publicitarios, promoción de la Raimà, como castillos de fuegos artificiales o paella, etc., que evidencian, ante  la falta contumaz de transparencia que cultiva el PP “per tot arreu”, acerca de la gestión de las arcas públicas, la necesidad de limitar los mandatos y de propiciar la alternancia en el mando, como una de las medidas necesarias para airear y oxigenar el gobierno político de las administraciones.

    Un empeño que, sin salir del ámbito municipal, ni de esta comarca, ya ha sido anunciado con suficiencia, lo que le honra desde ese punto de vista, por el también alcalde popular de Benigànim, y actual presidente de la Mancomunitat, Juan A. Puchades, o también el actual alcalde de Bocairent del PSOE, Josep V. Ferre, que también  dice que con 8 años en el cargo ya esta bien.

    Debe desaparecer, en aras de una regeneración democrática, en  este caso de los municipios, esa suerte de red y de impunidad que ha venido amparando las tropelías de los  gobernantes que, a base de alcaldadas, en muchos de nuestros municipios, han dejado la salud democrática hecha unos zorros. Ahí tenemos, como ejemplos sonoros en la Vall, a Albaida, donde tras el relevo de gobierno está aflorando una ruina ilimitada propiciada por una gestión sustentada en el “desficasi”. Pese a tanto amparo legal, no ha podido evitar, digo del anterior alcalde, J. J. Beneyto, tener sobre si varias imputaciones. Otro que también reclama con urgencia ser apartado del poder, empezando por su propio partido, es el batle  de Aielo de Malferit, J. L. Juan Pinter, con una trayectoria salpicada de decisiones polémicas, cuando no pérfidas, burlándose hasta la saciedad de la oposición, en su lícito afán de control, además de perpetrar la ignominia de desterrar a un hijo ilustre de la población en su altruista propuesta de vanguardia “Nits d’Aielo i art”, o sea Llorens Barber, cuya barbaridad ya es suficiente para quedar desautorizado en su cometido. Mientras en Ontinyent, especialmente el PP, si quiere seguir alineándose con los partidos democráticos, después de casi dos  décadas de lo mismo, necesita nuevas gentes de recambio, capaces de moverse en la austeridad del nuevo tiempo, y alejadas de los mecanismos de la mentira y la manipulación, caso del nuevo hospital, con el que Insa o Tortosa trataron de hacerle creer a los ontinyentins que “un burro vola”.

    Y no se trata de eliminar, al cien por cien,  a los políticos veteranos municipales de los partidos, ya que su experiencia, desde una óptica sana y sin contaminar, puede hasta resultar positiva, de cara a suministrar asesoramiento a las nuevas generaciones de mandatarios. Pero inexcusablemente es necesaria una regeneración democrática, que ponga  fin a esa máxima según la cual “el poder corrompe, y el poder absoluto corrompe absolutamente”. Ejemplos sobran a patadas. Que se vayan los corruptos o que los echen.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook