Blog 
El Cantón
RSS - Blog de Juan Bautista Micó Albuixech

El autor

Blog El Cantón  - Juan Bautista Micó Albuixech

Juan Bautista Micó Albuixech

Profesor de Educación Física (interino y atascado en la bolsa), estudiante de Historia, escritor de un blog, trabajador en una anodina oficina de la Administración... Aprendiz continuo.

Sobre este blog de Valencia

Aunque en alguna categoría hay que incluirlo, este cantón quiere reflexionar sobre todo en general y nada en particular que en algún momento y en algún lugar, por la razón que sea, haya llamado mi atención. ...


Archivo

  • 26
    Agosto
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Con el Bicicas y contra el Bicicas: una relación tormentosa

     Juanba Micó

                 Uno no ha sido mucho de creer en gafes y destinos. Ni tampoco en lo de que algo que empieza mal tiene que acabar irremisiblemente mal. Sin embargo desde que me decidí a hacerme usuario del Servicio de Bicicletas de Castellón, todo parece incidir y actuar a que reconozca mi error, al menos en lo que respecta a todo aquello que tiene un nefasto inicio.

                Decidí hacerme del Bicicas por las ventajas de rapidez que podía ofrecerme la bicicleta entre la estación y el lugar donde trabajo y con esa idea rellené el formulario correspondiente, pagué la tasa indicada y obtuve mi tarjeta de usuario.

    Pero no iba a ser todo de color de rosa ya que a los seis días exactos tendría mi primer incidente con este servicio. Al ir a coger una bicicleta, descubrí que se hallaba en muy mal estado y fui hasta la estación más cercana a cambiarla por otra, la cogí sin novedad y llegué hasta mi trabajo con normalidad. Mi sorpresa fue que cuando salí de trabajar y volvía a la estación, estaba sancionado, no podía coger otra bici hasta el día siguiente y pese a que pregunté el por qué de dicha sanción nadie me supo explicar muy bien los motivos de la misma.

    Sin embargo no pensaba dar excesiva importancia al incidente cuando diez días después, por otro error mío, cojo una bici con la rueda pinchada, la dejo en cuanto me doy cuenta de la anomalía, doy parte del problema que presentaba y al ir a coger otra, no me fue posible porque tenía un “préstamo vigente”. Ni que decir tiene que me tocó ir a la estación andando, perder el tren y llegar a casa a comer a las 18:00. Una delicia…

    Ante estos incidentes en mis primeras dos semanas de usuario decidí enviar un correo quejándome y proponiendo alguna propuesta para mejora del servicio y del humor de este usuario. Mi sorpresa fue que no recibí una respuesta sino dos. Una de la concejalía de Movilidad y otra del propio Bicicas. Sin ser consciente, al firmar aquella vulgar solicitud me había metido en un ménage à trois administrativo, del que poco o ningún placer estaba obteniendo y por el que además, estaba pagando. En fin... Las respuestas que obtuve las dejamos para la conclusión.

    Poco antes de coger las vacaciones, después de mi mail de queja, llegó la Matrícula de Honor, digno de pasar a la antología del despropósito. Llego como cada mañana a Castellón y no había bicicletas en la parada que se encuentra junto a la estación. No pasa nada, hasta en las mejores familias. Sigo un poco más y voy a la siguiente y me encuentro con un técnico que está reparando no sé qué problema que había, que vaya a la siguiente. Llego a la siguiente y no recuerdo por qué razón, las vacaciones todo lo pueden, no pude conseguir una bici. Finalmente a la cuarta fue la vencida y ya a poco menos de diez minutos de mi trabajo, conseguí alquilar una bici. Al menos no llegué tarde y pude impedir que apareciese en la intranet del día correspondiente “Incidencia: Ausencia sin justificar”.

    La última fue la semana pasada cuando sucedió algo parecido a ocasiones anteriores y que por desgracia parece ser habitual. Situación: una bicicleta que tenía muy buena pinta para llevarme a la estación tras haber acabado mi primer día tras las vacaciones pero, ¡error! No me fijé en que la manija del sillín estaba rota y era imposible subirle el sillín y al cambiar de bicicleta... ¡¡NOOOOOO!! “Préstamo vigente”. Cómo no, llegué tarde a la estación y por si fuera poco, Renfe considera que en verano no se trabaja y una hora para esperar al siguiente tren. Menos mal que un libro me sustrajo del tedio de la espera.

    Y lo prometido es deuda, las respuestas a mis reproches. Bicicas me respondió que el sistema no estaba preparado para notificar nada, que se hace todo lo posible para que el sistema mejore, que debo comprobar el anclaje una vez dejada la bicicleta (un anclaje que es difícil como él solo, dicho sea de paso) y por no tener, no tuvieron en cuenta mi recomendación de que para los datos estadísticos tan solo hay dos categorías: la de residentes y la de turistas. Oficialmente, los que trabajamos en Castellón no existimos para Bicicas. Quizá no quieran gestionar bien el servicio que ofrecen porque no se molestan ni en conocer el perfil de sus usuarios.

    Por su parte, mi otra “amante”, Movilidad, insistía en que no se sanciona la colaboración ciudadana sino que se agradece (cualquiera lo diría). También se hace referencia en lo de comprobar el anclaje y finaliza casi como cachondeo en que gracias a la colaboración ciudadana se realizan aproximadamente unos 30.000 préstamos mensuales, “siendo estos datos de los mejores de España”, afirman textualmente, en un plan que recuerda mucho al crack madridista Cristiano Ronaldo (guapo, rico y famoso).

    Y es que hay que aceptarlo, es así. Lo tomas o lo dejas. Uno cuando está con una persona lo está con todas las consecuencias. Este servicio viene a ser algo parecido y aún quedan algo más de diez meses de convivencia... Pero por otro lado, la bicicleta es muy rápida y práctica y no olvidemos que estamos hablando del mejor servicio de préstamo de bicicletas de Castellón...

     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook