Blog 
el hidalgo de las palabras
RSS - Blog de miguel navarro blasco

El autor

Blog el hidalgo de las palabras - miguel navarro blasco

miguel navarro blasco

Soñador por naturaleza, administrativo por necesidad, juego a encadenar palabras entre sueños verbales. No aspiro ni espero nada, tan solo deseo compartir buenos momentos con quienes quieran compartirlos.

Sobre este blog de Cultura

Blog personal de un soñador irreverente, domador de viejas fobias y enamorado de palabras mestizas. Desencantado de dogmas políticos, sociales y económicos, considera sólo dos valores fundamentales, el hombre y Dios, el resto humo que lleva el viento. ...


Archivo

  • 05
    Julio
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Conjugaciones verbales en riesgo de extinción.

     Hay verbos que entrañan especial dificultad entre los españoles y que son dignos de análisis. Veamos algunos casos según su conjugación.

     

    Verbo acabado en –ar:

    Ejemplo: perdonar.

    Se usa a regañadientes, por obligación y cuando no queda más remedio.

     

    Yo perdono

    Tú perdonas

    Él/ella perdona

    Nosotros/nosotras perdonamos

    Vosotros/vosotras perdonáis

    Ellos/ellas perdonan

     

    Verbo acabado en –er.

    Ejemplo: reponer.

    Solo usado por los trabajadores y cuya comprensión desapareció hace décadas entre las clases altas.

     

    Yo repongo

    Tú repones

    Él/ella repone

    Nosotros/nosotras reponemos

    Vosotros/vosotras reponéis

    Ellos/ellas reponen.

     

    Verbo acabado en –ir:

    Ejemplo: dimitir.

    Conjugación censurada que pronto desaparecerá del diccionario por ser ofensiva para los oídos de la casta política.

     

    Yo dimito.

    Tú dimites

    Él/ella dimite

    Nosotros/nosotras dimitimos.

    Vosotros/vosotras dimitís.

    Ellos/ellas dimiten.

     

     

    Resulta interesante observar la importancia de los tiempos verbales  en la relación hablante/oyente. Si el tiemplo empleado es pretérito, su uso supone la reafirmación  moral, orgullo e incluso vanidad para el hablante, en cambio, si se utiliza en futuro, la duda y la sospecha de falsedad ensombrecen la credibilidad del oyente.

     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook