Blog 
el hidalgo de las palabras
RSS - Blog de miguel navarro blasco

El autor

Blog el hidalgo de las palabras - miguel navarro blasco

miguel navarro blasco

Soñador por naturaleza, administrativo por necesidad, juego a encadenar palabras entre sueños verbales. No aspiro ni espero nada, tan solo deseo compartir buenos momentos con quienes quieran compartirlos.

Sobre este blog de Cultura

Blog personal de un soñador irreverente, domador de viejas fobias y enamorado de palabras mestizas. Desencantado de dogmas políticos, sociales y económicos, considera sólo dos valores fundamentales, el hombre y Dios, el resto humo que lleva el viento. ...


Archivo

  • 13
    Enero
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Conjugaciones verbales

     Hoy seguiremos nuestras conjugaciones verbales pasando a revisar algunos términos de la primera, por cierto bastante en desuso para políticos y economistas, aunque, quizás por desconocimiento del potencial que germina en su interior, también para la mayoría del pueblo.

    Por ejemplo tenemos el verbo “regenerar”.

    Por su estructura semántica podemos entender volver a generar, producir algo que quizás en su inicio parecía correcto pero ya no es de interés o tal vez ha salido defectuoso. En pocas palabras, volver a hacer una cosa que ha salido mal.

    Sin embargo, atendiendo al significado oficial de la Real Academia Española tenemos diferentes acepciones:

    Dar nuevo ser a algo que degeneró, restablecerlo o mejorarlo. Comprendo ahora que este no es el caso que pueda aplicarse en nuestro marco coyuntural, pues a estas alturas se encuentra el verbo en proceso de extinción. A pocos les interesa recuperar aquel espíritu moral y ético que podía plantear una sociedad nueva. Pasa por mi cabeza  “El espíritu de las Leyes” de Montesquieu que defendía eso de la independencia de los tres poderes (legislativo, ejecutivo y judicial) para que su ejercicio no entorpeciese el buen funcionamiento de una nación.

    Otro criterio a seguir es hacer que alguien abandone una conducta o unos hábitos reprobables para llevar una vida moral y físicamente ordenada (¿?) Este suena a idioma interplanetario, desconocido para la mayoría de los españoles más empeñados en lamentarse como plañideras en bares y otros lugares, antes que decir que esto está bien o mal en el momento y lugar adecuados.

    Para finalizar la RAE concede un significado más radical con riesgo a ser prohibido o limitado su uso a un aspecto tecnológico. Según esta última acepción consistiría en someter las materias desechadas a determinados tratamientos para su reutilización. Dudo que, al paso que llevamos y si alguien no pone remedio, puedan ser reutilizables algunas instituciones como el Senado, apalancado en viejos condicionamientos territoriales que olvidan la primacía de la persona sobre la regionalidad, credo, sexo o estatus social. Ni que decir tiene el tema en el punto espinoso de las autonomías, cáncer social, pozo sin fondo del derroche continuado, agujero negro de legisladores preocupados en diferenciarse de los demás en vez de buscar un bien superior y común a todo ser humano.

     

    Presente

    Yo regenero

    Tú regeneras

    Él/Ella regenera

    Nosotros regeneramos

    Vosotros regeneráis

    Ellos/ellas regeneran

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook