Blog 
el hidalgo de las palabras
RSS - Blog de miguel navarro blasco

El autor

Blog el hidalgo de las palabras - miguel navarro blasco

miguel navarro blasco

Soñador por naturaleza, administrativo por necesidad, juego a encadenar palabras entre sueños verbales. No aspiro ni espero nada, tan solo deseo compartir buenos momentos con quienes quieran compartirlos.

Sobre este blog de Cultura

Blog personal de un soñador irreverente, domador de viejas fobias y enamorado de palabras mestizas. Desencantado de dogmas políticos, sociales y económicos, considera sólo dos valores fundamentales, el hombre y Dios, el resto humo que lleva el viento. ...


Archivo

  • 06
    Octubre
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Fragmento de "El ingenioso hidalgo D Quijote de la Mancha"

     Fragmento del Quijote.

    Capítulo XXV

     

    Merece la pena meditarlo por si sabemos lo que soñamos o soñamos lo que sabemos; que no es más loco el que cree en su verdad que el que la niega aferrándose a la realidad. Poética semblanza de un sueño.

     

     

    “Así que, Sancho, por lo que yo quiero a Dulcinea del Toboso, tanto vale como la más alta princesa de la tierra. Sí, que no todos los poetas que alaban damas, debajo de un nombre que ellos a su albedrío les ponen, es verdad que las tienen. ¿Piensas tú que las Amariles, las Filis, las Silvias, las Dianas, las Galateas, las Alidas y otras tales de que los libros, los romances, las tiendas de los barberos, los teatros de las comedias, están llenos, fueron verdaderamente damas de carne y hueso, y de aquéllos que las celebran y celebraron? No, por cierto, sino que las más se las fingen, por dar sujeto a sus versos y porque los tengan por enamorados y por hombres que tienen valor para serlo. Y así, bástame a mí pensar y creer que la buena de Aldonza Lorenzo es hermosa y honesta; y en lo del linaje importa poco, que no han de ir a hacer la información de él para darle algún hábito, y yo me hago cuenta que es la más alta princesa del mundo.

    Porque has de saber, Sancho, si no lo sabes, que dos cosas solas incitan a amar más que otras, que son la mucha hermosura y la buena fama; y estas dos cosas se hallan consumadamente en Dulcinea, porque en ser hermosa ninguna le iguala, y en la buena fama, pocas le llegan. Y para concluir con todo, yo imagino que todo lo que digo es así, sin que sobre ni falte nada; y píntala en mi imaginación como la deseo, así en la belleza como en la principalidad, y ni la llega Elena, ni la alcanza Lucrecia, ni otra alguna de las famosas mujeres de las edades pretéritas, griega, bárbara o latina.

    Y diga cada uno lo que quisiere; que si por esto fuere reprehendido de los ignorantes, no seré castigado de los rigurosos.”

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook