Blog 
el hidalgo de las palabras
RSS - Blog de miguel navarro blasco

El autor

Blog el hidalgo de las palabras - miguel navarro blasco

miguel navarro blasco

Soñador por naturaleza, administrativo por necesidad, juego a encadenar palabras entre sueños verbales. No aspiro ni espero nada, tan solo deseo compartir buenos momentos con quienes quieran compartirlos.

Sobre este blog de Cultura

Blog personal de un soñador irreverente, domador de viejas fobias y enamorado de palabras mestizas. Desencantado de dogmas políticos, sociales y económicos, considera sólo dos valores fundamentales, el hombre y Dios, el resto humo que lleva el viento. ...


Archivo

  • 26
    Septiembre
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Y el diablo también pasó por Ayora

     

     Y el diablo también pasó por Ayora donde nuevas venturas y desventuras se vivieron…

    “En tan lamentable estado, alzaron el vuelo continuando el viaje hasta Ayora, primer pueblo de la provincia valenciana, cuna de la miel, alma de hidalga ternura, que se alza en cabecera de llanura. Sobrevolaron el suelo, a baja altura, para no ser detectados por radares ni fuerzas paranormales.

    Encontraron alojamiento en casa de la Marquesa…

    (….)

    Regresaban a la Casa de la Marquesa, cuando en el camino se cruzaron con un anciano sacerdote, que para la ocasión se había acercado. Ya finalizada la ceremonia, antes que acabase el convite, el hombre caminaba a la casa parroquial para la noche pasar y al día siguiente marchar. La calle era estrecha, las luces oscurecían al paso de dos individuos, que en dirección contraria venían. Uno se movía con aparente dificultad, cojo de una pierna, y, cierta sombra tenebrosa, no propia de la oscuridad, envolvía al sujeto dotándole de maldad. Detuvo su paso, al tiempo que los caminantes detuvieron el suyo.

    – A la paz de Dios –dijo el anciano.

    Crispulo, extrañado quedó que semejante saludo un viejo le ofreciese. Miró a su compañero el cual, los ojos en los del contrario se habían posado, examinando, escrutando, interiorizando, intentando algo que esfuerzo le estaba costando.

    – Tranquilo Cris –dijo el diablo– que este hombre me ha reconocido, mas peligro en él no hay ninguno.

    El hombre, canoso, de frente amplia, tan amplia como un campo de aviación, de arrugas infinitas y pequeños ojuelos que tras unas gafas, tan gruesas como un culo de vaso, se ocultaban, sonriendo le dijo a Cris: 

    – Ten cuidado con la compañía que puede no ser recomendable. Las apariencias engañan y algunos seres mienten más que engañan.

    Cojuelo devolvió una sonrisa torva, agrietada tal vez por la experiencia del día, o quizás por ser malévola en su naturaleza, cuando dijo:

    – He aquí un hombre que jamás ascendió, soñaba con ser alguien y en cura de pueblo quedó. De un lugar a otro, de una parroquia a otra, siempre los mismos trabajos, siempre las mismas funciones y en el arzobispado sus méritos jamás reconocieron. Deberías haber cambiado de bando viejo verde, que perdiste los placeres para ser ignorado, desechado y, en ocasiones, humillado, por un pueblo que nunca agradeció los sacrificios que realizaste. Al contrario, te criticaban porque cambiabas el horario de la misa, o porque siempre estabas pidiendo, o tal vez porque quitabas costumbres que para el pueblo eran sagradas tradiciones. Tus palabras chirriaban en los oídos, tildándote de anticuado, de falso, de interesado.

    – Soy como me enseñaron –replicó benévolo el anciano–, ni mejor, ni peor, para mí nunca pedí nada, pues nada merecí. Lo que hice lo hice por mi Señor, si sufrí, recompensa en Él conseguí. Tal vez no pude cambiar muchas opiniones, ni ayudar a la gente cuando más lo necesitaba, pero en mis oraciones nunca me olvidaba de ellos y si fallé, con mi pena me arrepentí. Ahora, en la vejez, no espero nada, solo aconsejo y aviso lo dura que es la batalla.

    Cris tuvo la precaria sensación de encontrar dos contendientes medievales, dos hidalgos dispuestos a entablar el combate de un momento a otro, pero siempre corteses cuando reconocen digno enemigo. Aquello salía de madre, pensando que medio mundo se había vuelto loco, o él había enloquecido con tantos acontecimientos extraños. Adivinando sus pensamientos, Cojuelo dijo:

    – No te extrañe este diálogo, entre enemigos que se respetan. Este anciano fue tentado tantas veces como años recorren sus sienes. Aunque no tuvo jamás recompensa, cosa que debería haberle hecho pasar a nuestro lado, con celos, envidias y otras variadas comidillas, el caso es que permaneció fiel. Un poco raro, tal vez, pero fiel a sus creencias. Por eso nos respetamos, ahora no cambiará él, ni yo le atacaré.  Su causa es causa perdida para un demonio.

    – La maldad –dijo el sacerdote– no es tan grande como la pintan en tu corazón. Siempre puede haber un motivo de arrepentimiento, un perdón para tus crímenes, una sosegada compasión a tus atrevimientos.

    – Si tú, a tu edad, no vas a cambiar, no pidas que a la mía traicione a mi señor, que disfruto de sus pecados y causa es de temor. Sigue tu camino antes que me arrepienta y rompa la tregua que exige tu condición.

    Ambos contendientes permanecieron unos minutos en silencio tras los cuales se despidieron, cada uno a su manera.

    – Ten cuidado muchacho, no te dejes arrastrar por su especie; y tú, demonio, que mi Señor te bendiga.

    – Y el mío te maldiga –respondió con sorna Cojuelo.

    – Halagado quedo –respondió el sacerdote mientras reanudaba su camino– que si un diablo te maldice es que hay Dios en el cielo.

    Cris permaneció en silencio mientras buscaban la calle principal para llegar hasta el alojamiento, tan solo el eco pausado del bastón de Cojuelo retumbaba en el vacio de aquellas calles ocultas. "

    www.amazon.es/Cojuelo-corre-Miguel-Navarro-Blasco-ebook/dp/B00NFKO2O2/ref=sr_1_1

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook