Blog 
EL RINCON DEL FUNCIONARIO
RSS - Blog de Miguel Hernandez

Sobre este blog de Valencia

Blog dedicado a analizar la actualidad económica y política de la Región de Murcia, así como a debatir sobre las Administraciones Públicas


Archivo

  • 19
    Enero
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    CARTA ABIERTA AL SR. BALLESTA

    Siempre entendí porque tanto los socialistas murcianos como los populares se peleaban para que su nombre figurara en un lugar destacado en sus listas electorales, su paso como gestor por la Universidad de Murcia le avalaba.

     

    Pero después de estar al frente de la Consejería de Obras Públicas más de 3 años, su prestigio como gestor seguramente sigue intacto, y siempre defendí que su presencia en el Consejo de Gobierno elevaba el nivel del poder ejecutivo murciano.

     

    En cambio, en el interno, después de unos comienzos que hizo ilusionar a más de uno, no hay que olvidar que aterrizaba en una Consejería que vivía momentos excesivamente convulsos en sus relaciones con sus trabajadores, ha visto como en los últimos meses, la desilusión, la decepción y lo peor de todo, la indiferencia, empieza a instalarse en pasillos y despachos.

     

    Quiero tener la confianza que el “extraño”  ambiente que se está generando en su departamento es desconocido por el máximo responsable, ya que si es consciente y por lo tanto participa en propiciar la atmósfera que se respira, el problema puede pasar de ser coyuntural a estructural.

     

    No voy a pedir ni su dimisión, ni que rectifique, ni que cambie de asesores, ni tan siquiera que revise su política de personal, y mucho menos aconsejerle que su equipo de dirección realizara algún curso de relaciones humanas, como diría Serrat: sería todo un detalle y todo un síntoma de urbanidad,  Dios me libre de aconsejar a quien sabe de esto mucho más que yo, pero no quiero terminar esta carta con un consejo si me lo permite,  por el respeto y simpatía que le proceso: Bajo su mandato tiene personas que tienen su corazoncito, la mayoría grandes profesionales, no basta con ponerle un autobús y darles un día para purgar sus pecados y que se ganaran el jubileo, lo que ellos quieren, Señor Ballesta es hacer su trabajo, que su jefe les defienda cuando se les ataca injustamente, y que les dejen en paz.

     

    Atentamente.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook