Blog 
EL RINCON DEL FUNCIONARIO
RSS - Blog de Miguel Hernandez

Sobre este blog de Valencia

Blog dedicado a analizar la actualidad económica y política de la Región de Murcia, así como a debatir sobre las Administraciones Públicas


Archivo

  • 06
    Marzo
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    EL GOBIERNO DEBE RECTIFICAR

     

    Ignacio Fernández Toxo, Secretario Confederal de CC.OO., uno de los protagonistas principales de la escena actual es nuestro invitado de la semana. Por eso su presencia aquí está más justificada que nunca.

    CC.OO., lideró la propuesta de un gran Pacto Social en este país ¿satisfecho del resultado?El Acuerdo responde satisfactoriamente a una de nuestras principales preocupaciones: blindar el sistema público de pensiones para que la prestación que reciban en el futuro los trabajadores tras su jubilación sea pública y garantizada por el Estado. Por otro lado, el resto de medidas pactadas vienen a reforzar algunas de nuestras principales demandas en materia de negociación colectiva (una mesa de patronal y sindicatos avanza estos días en la reforma de los convenios), políticas activas de empleo (se establece una nueva prestación de 400 euros para los parados sin cobertura), política industrial, y restablecimiento de la mesa de la función pública que llevaba casi un año paralizada.

    El acuerdo de pensiones ha recibido algunas críticas ¿Cree que los trabajadores en general han entendido este acuerdo?

    No es fácil abrir un hueco en el actual mapa de la información en España para hacer valer la opinión sindical. Prensa, radio, televisión e internet han arremetido contra los acuerdos porque, a su juicio, "suponían un balón de oxígeno para el Gobierno". Poco les importaba el contenido de los mismos. Frente a ello, CCOO ha hecho un esfuerzo especial para informar a toda la estructura del sindicato, a nuestros delegados, a la afiliación y a los trabajadores del alcance real de los acuerdos. Estoy convencido de que cada día que pasa gana terreno la oportunidad y necesidad del Acuerdo en un momento y un país, no lo olvidemos, sacudido por una grave crisis social y económica.

    Se anunció una ILP (Iniciativa Legislativa Popular) por parte de UGT y CC.OO., para cambiar la reforma laboral ¿Cuándo comenzarán a recoger firmas?

    De inmediato. Una vez que la Junta Electoral Central ha dado luz verde a la ILP, activaremos toda la maquinaria del sindicato para recoger las firmas necesarias en el menor tiempo posible. Además, aprovecharemos para que este contacto con la afiliación y los trabajadores nos ayude a difundir y explicar nuestra propuesta sindical.

    La Región de Murcia no es ajena al resto del país, y ahora estamos viviendo un ataque brutal contra el derecho a la negociación colectiva ¿puede extenderse por otras comunidades autónomas estos ataques?

    Algunas administraciones públicas, a rebufo de las políticas de drástica reducción del déficit puestas en marcha por el Gobierno, es decir, orientadas a limitar el gasto público y a vulnerar derechos sociales y laborales, han querido marcar el paso de la desregulación y el ataque a los sindicatos. Madrid y Murcia se han puesto a la cabeza, aunque justo es reconocer que las medidas del Gobierno murciano han ido más allá de lo tolerable: no solo ha puesto en jaque la negociación colectiva de los empleados públicos, ha impuesto recortes sociales y salariales y ha recuperado viejos tic autoritarios impropios de administraciones democráticas. Hay que pensar que en otras comunidades autónomas pueden seguir, sino el mismo camino, sí la misma tendencia de ataque a los servicios públicos y a los derechos de los trabajadores, y el movimiento sindical tiene que estar preparado para evitarlo y combatirlo.

    Las medidas del gobierno no están generando empleo ¿Cuál es la propuesta de CC.OO. para que en este país se empiece a crear empleo?

    El Gobierno justificó la reforma laboral, principalmente, como la mejor herramienta para reactivar el mercado de trabajo y crear empleo. Ocho meses después, la reforma que provocó la huelga general abarató el despido, consolidó la dualidad del mercado laboral y la precariedad, favoreció la cultura empresarial de rescisión de contratos, entorpeció la negociación colectiva destruyó miles de empleos. El Gobierno debe rectificar: tiene que dar prioridad a la reactivación económica para crear empleo, lo que requiere una decidida iniciativa pública con inversión directa en infraestructuras y otros sectores, justo en dirección contraria a la política económica del Ejecutivo; tiene que revisar el funcionamiento del sistema financiero para que fluya el crédito a pymes y familias, y debe dotarse de una política industrial sólida que invierta en I+D+i para avanzar hacia un nuevo modelo productivo.

    Las subvenciones a las organizaciones sindicales están siendo utilizadas como arma arrojadiza para poner en duda la legitimación e independencia de los sindicatos ¿Es cierta esa dependencia económica?

    Ciertos medios de comunicación han optado por generar un clima de confusión y, en muchos casos, hostilidad hacia el movimiento sindical. Se confunde deliberadamente la concesión de subvenciones con ayudas a la formación rigurosamente fiscalizadas por distintos organismos públicos nacionales y europeos. La actividad básica de CCOO se cubre con las cuotas del millón doscientos mil afiliados y afiliadas y las partidas presupuestarias asignadas legalmente a los sindicatos -escasas para el papel relevante que la Constitución les reconoce- complementan tímidamente la financiación por cotizaciones. La independencia de CCOO es un hecho incuestionable y solo aquellos que recurren a la coartada de las subvenciones, pero que en el fondo desean sabotear la función constitucional de los sindicatos, dudan de ella.

    La formación debe convertirse en la principal herramienta de los trabajadores para encontrar trabajo, pero algunos opinan que no deben ser los sindicatos y empresarios quienes gestionen esos fondos ¿Quién cree que debería gestionar la formación y reciclaje de los trabajadores tanto en activo como en paro?

    Siempre hemos dicho que la formación de los trabajadores debe ser un derecho garantizado y gestionado por los poderes públicos y con la participación de las organizaciones sindicales y empresariales -con las cuotas de empresas y trabajadores se financia la formación- . CCOO defenderá con firmeza la actividad formativa que llevan a cabo empresarios y sindicatos y las propias administraciones públicas. La cualificación y formación de trabajadores activos y en paro no puede depender de la voluntad política de los gobernantes; ha de ser un derecho y lucharemos para que así sea.

    ¿Cuándo cree que España empezará a crear empleo neto?

    Se creará empleo cuando repunte sostenidamente la actividad económica y se refuercen los pilares del mercado de trabajo. La opción del Ejecutivo de "primero el déficit, y después el empleo" ha dificultado la reactivación de la economía, y mucho me temo que en el año 2011 no se producirá creación de empleo neto, y que tengamos que esperar a 2012.

    Tanto el PSOE como el PP parece que están de acuerdo en la bancarización de las cajas de ahorro ¿Es bueno para este país que las cajas de ahorro se conviertan en bancos?

    No solo no es bueno, sino que es un disparate, un nuevo ataque de liberalismo que sufre el Gobierno. La importante red de ahorro, crédito y obra social que representaban las cajas será pronto historia por la frivolidad e insolvencia de un Gobierno dispuesto a ejecutar una nueva desamortización. Las cajas podían y debían haber sido más sensibles con las necesidades de los sectores más desfavorecidos sin por ello renunciar a la modernización de sus estructuras en el marco de la globalización económica y financiera. La bancarización en la que se encuentran inmersas es una mala noticia para los sindicatos y para los trabajadores.

    ¿Por qué cree que algunos sectores están tan interesados en eliminar o disminuir el papel de los sindicatos en la sociedad?

    Si se refiere a los sectores vinculados al aparato mediático más conservador, ajenos a la cultura democrática, solo cabe afirmar que entra en la lógica de su ideario corporativo. A estos sectores no se les puede pedir que defiendan o elogien el sindicalismo de clase y democrático como el que nosotros representamos. El objetivo es claro: acabar con la resistencia, -o debilitarla cuanto puedan- que el movimiento sindical protagoniza en España y en el mundo contra el discurso de la desregulación de los derechos y la individualización de las relaciones humanas -sociales, económicas, laborales, políticas y culturales-. Es un poderoso ataque a la acción colectiva, a las políticas públicas y a los sistemas de protección social de las personas al que vamos a hacer frente con todas nuestras fuerzas.

    ¿Le ha decepcionado la deriva del gobierno socialista en estos dos últimos años?

    Más que decepcionado, me ha sorprendido por el radical giro que ha dado a la política económica. Zapatero elevó su voz contra los mercados y las instituciones financieras tras salir a la luz el enorme fraude producido en 2008 en el sistema financiero norteamericano tras las llamadas hipotecas subprime (productos financieros por valor de millones de dólares de mínima o nula solvencia). Cuando la crisis, que el Gobierno español negó tres veces, se instaló en Europa y el núcleo más conservador de la Unión Europea, de la mano de los mercados y los poderes financieros lanzaron el primer aviso, Zapatero cambió el ritmo y comenzó a reducir el gasto social, acabar con derechos de parados, empleados públicos y pensionistas, abaratar el despido y tratar de noquear la negociación colectiva. Solo la huelga general y la recuperación de la iniciativa sindical para un pacto como el recientemente firmado, ha podido corregir, en parte, los desmanes del Gobierno.

    Para quienes militamos en el movimiento sindical y solo atendemos a las demandas de nuestra gente y de la afiliación, nos sentiríamos decepcionados si nos fallasen los nuestros, y no es el caso.

     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook