Blog 
El Tam-tam
RSS - Blog de Tomás Laguarda

El autor

Blog El Tam-tam - Tomás Laguarda

Tomás Laguarda

Periodista

Sobre este blog de Comunitat

Palabras en la red


Archivo

  • 11
    Septiembre
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Valencia Comunitat

    Apilando barracones

    Inimaginable, pero cierto. Barracones escolares apilados como los contenedores de mercancías de la ZAL del Puerto de Valencia. Pero no para almacenarlos, como se ven en el solar de la empresa que los vende, sino para ser utilizados como aulas montados unos encima de otros en varios colegios, eso sí, añadiéndoles una escalera, claro.

    Cuando parecía que no había ya nada que nos sorprendiera en el proceso de degradación de la educación pública, va y crecen los barracones en vertical. Y cuando se esperaba que se empezara a revertir de inmediato esa deriva, en virtud del esperanzador cambio de signo en el gobierno autonómico, va y se cae en el esperpento. Menos mal que está ahí la prensa para denunciarlo y los padres y madres para negarse a que sus hijos soporten tal desaguisado, con lo que la Conselleria ha tenido que rectificar.

    Hasta tal punto parece haber calado la estrategia de deterioro de la educación pública aplicada por el anterior gobierno valenciano que, con este vergonzoso hecho de los barracones amontonados, los nuevos responsables políticos de la Conselleria de Educación han incurrido en varios fallos. El primero, y más importante, no evitar que ocurriera, y después tratar de excusarse, cuando lo que esperaban los afectados era, por lo menos, una rápida solución al absurdo problema creado. Y ello por encima de disquisiciones sobre seguridad que nunca se tenían que haber planteado, porque el hecho en sí no se tenía que haber producido por sensatez y sentido común.

    No es posible, aunque lo parece después de lo sucedido, que los nuevos responsables de la Generalitat Valenciana hayan sido víctimas del ambiente que aún se respiraba procedente de la nefasta anterior gestión. Se supone que, aunque sólo han pasado los primeros cien días de gobierno, han tenido tiempo de abrir las ventanas para ventilarlo y, sobre todo, que el compromiso político, que les valió el apoyo en las urnas, no debería dar lugar a hechos decepcionantes como el de los barracones, sino todo lo contrario. No obstante, hay signos de que la corrección de los estragos causados en la educación pública ha comenzado, como, por ejemplo, con la recuperación de las becas de comedor para la totalidad del curso, las ayudas para los libros escolares o la bajada de las tasas universitarias.

    Ahora, el conseller Marzà ha salido diciendo algo obvio, que se va a dar prioridad a la construcción de nuevos centros y a las obras que sean necesarias, con el fin de alcanzar el objetivo de la eliminación definitiva de todos los barracones escolares. Sin embargo, se escuda en esa frase manida que usan muchos políticos cuando prometen algo que no saben bien si lo van a cumplir: "Se hará a lo largo de la legislatura". También ha dicho otra obviedad, que todos los recursos de la Conselleria de Educación se destinarán a mejorar la calidad educativa. Pues bien, si todos esos recursos se hubieran utilizado desde el principio, seguramente no se habría empezado el curso apilando barracones.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook