Blog 
El Tam-tam
RSS - Blog de Tomás Laguarda

El autor

Blog El Tam-tam - Tomás Laguarda

Tomás Laguarda

Periodista

Sobre este blog de Comunitat

Palabras en la red


Archivo

  • 10
    Diciembre
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Valencia Comunitat

    El 'negocio' de los 'fotorrojos'

    Los polémicos 'fotorrojos', cámaras instaladas en semáforos urbanos de cinco poblaciones de L'Horta para 'cazar' a los conductores que pasen con el disco en rojo, han resultado ser un 'negocio' para los ayuntamientos que los han contratado y la empresa que los ha colocado. Es cierto que su finalidad es aumentar la seguridad vial, pero también lo es que las consecuencias de su funcionamiento han excedido este objetivo, transformando la medida en un hecho sin precedentes en el ámbito del 'afán recaudatorio' de las administraciones públicas. Tanto es así, que en algún ayuntamiento ya no saben qué hacer con el dinero recaudado por las multas y los concejales discuten sobre cómo y en qué emplearlo.

    Las cifras que se barajan no son para menos. Sólo en los cuatro primeros cuatro meses se impusieron ya 24.000 multas en las cinco poblaciones (Catarroja, Massanassa, Sedaví, Beniparrell y Picanya), lo que supone un montante de 4,8 millones de euros. Aún en el supuesto de que todas ellas se pagaran de inmediato, con la consiguiente reducción del 50%, todavía serían nada menos que 2,4 millones. Mucho dinero fresco, contante y sonante, para los ayuntamientos y la empresa instaladora. Y las sanciones, gestionadas por la Mancomunitat Intermunicipal de l'Horta Sud, desde donde se 'vendió' en su día el 'invento', han continuado en los siguientes meses. Suma y sigue.

    Está claro que, cuestiones técnicas aparte, como el tiempo que dura el disco en ámbar, y dejando de lado otras consideraciones más o menos subjetivas de los afectados, aunque sin minimizar su importancia en esta polémica, la responsabilidad es, en definitiva, de los infractores. No obstante, el efecto punitivo parece desmedido, de ahí que se hayan exacerbado los ánimos de los multados, llegándose incluso a producir algún brote de violencia. No hay que olvidar que se trata de sanciones de 200 euros que, aunque se queden en 100 por 'pronto pago', vacían bastante el bolsillo, sobre todo si se tienen varias como hay casos, y que a este descalabro económico hay que añadir la resta de puntos en el carné de conducir.

    Ahora, los sancionados no es que se hayan visto influidos por un supuesto efecto disuasorio de advertencia, sino que han recibido tal varapalo que, en cuanto vean que se enciende el disco en ámbar pararán siempre su vehículo, no sólo cuando esté rojo. Si es así, el 'negocio' de los 'fotorrojos' puede que vaya a menos, a medida que se vayan multando a todos, aunque cabe esperar que haya aumentado considerablemente la seguridad vial.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook