Blog 
EQUIPAJE DE MANO
RSS - Blog de José Cintas

El autor

Blog EQUIPAJE DE MANO - José Cintas

José Cintas

Viajero

Sobre este blog de Cultura

Propuestas de pequeños viajes por Europa y Marruecos en los que será suficiente con el equipaje de mano, bien en la versión actual de fin de semana o en mochila, ésta última es imprescindible para recorrer el Camino de Santiago.


Archivo

  • 21
    Febrero
    2016

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    PALMA. Un día de invierno en Mallorca

    La ciudad de Palma está situada en la isla de Mallorca, una isla con crónicas de viajeros decimonónicos, como J.B. Laurens y George Sand. Ésta última la define como uno de los lugares más hermosos de la tierra para los pintores.

    PALMA. Un día de invierno en Mallorca1

    La Palma que encontró George Sand en 1838 era una ciudad pequeña y poco abierta al extranjero, lo contrario a lo que es en la actualidad. En su crónica cuenta que son tres los principales edificios: la Catedral, la Lonja y el Palacio Real. Añade un cuarto, el Ayuntamiento y hace una reseña al Castillo de Bellver.

    PALMA. Un día de invierno en Mallorca2

    La Catedral, majestuosa sobre la bahía, se deja ver pronto por el viajero que llega, tanto por aire como por mar. Un mar que la separa o la une a él, la lámina de agua del parque del Mar. Tras la conquista de la isla por Jaime I, sobre una antigua mezquita, en 1229 se inicia su construcción de estilo gótico. Antonio Gaudí dejó su huella a principios del siglo XX y el artista mallorquín Miguel Barceló terminó en 2007 su intervención en la Capilla del Santísimo.

    PALMA. Un día de invierno en Mallorca3

    Al lado de la Catedral está el Palacio Real de la Almudaina, restaurado y ampliado por Jaime II, fue la corte del reino de Mallorca y actualmente es residencia oficial de la familia real española, aunque se alojan en el Palacio de Miravent, que está en la zona de Cala Mayor.

    Sobre un monte, en Cala Mayor, está el Castillo de Bellver, construido por orden de Jaime II en el siglo XIV. Su planta circular alberga un museo y ofrece una vista sobre la bahía y su paseo marítimo.

    PALMA. Un día de invierno en Mallorca4

    Aproximándonos a la Catedral y a la Almudaina, en el paseo marítimo, está la Lonja, construcción del siglo XV, que destaca por sus ventanales, sus gárgolas y, en su interior, sus columnas que se asemejan a palmeras.

    PALMA. Un día de invierno en Mallorca5

    En búsqueda del cuarto edificio principal de la propuesta de Sand, desde la Catedral, recorreremos el centro histórico. Nos sorprenderán las casas señoriales con sus patios; un monumento de la dominación musulmana, los Baños Árabes, integrados en el jardín de Casa Fontirroig. Desde este punto podemos ver el Convento de Santa Clara, donde a través de su torno podremos comprar dulces conventuales. Un olivo retorcido y más que centenario, en el centro de una plaza, es indicación de que hemos llegado a la llamada de Cort, donde está el Ayuntamiento.

    PALMA. Un día de invierno en Mallorca6

    La plaza de Cort puede ser el inicio de nuestra ruta comercial palmesana, tomando dirección a la plaza Mayor y, desde ahí, a la plaza Weyler, donde está el modernista edificio del Gran Hotel y a las calles Unión, Jaime III y paseo del Borne. La calle San Miguel, que parte de la plaza Mayor, nos llevará al Mercado del Olivar y a la plaza de España.

    PALMA. Un día de invierno en Mallorca7

    La plaza de España es un punto de referencia en el trasporte palmesano, desde ahí parte el tren a Sóller y tiene parada el autobús del aeropuerto. En ella, encontramos la estatua ecuestre de Jaime I y un monolito que nos indica la distancia a los pueblos de la isla de Mallorca, como Valldemosa.

    A dieciocho kilómetros de Palma está Valldemosa, conocido por su Cartuja. Tras verse obligados los monjes al abandono del monasterio por la desamortización, las celdas fueron alquiladas, teniendo durante el invierno de 1838 como huésped a un virtuoso del piano, Federico Chopin. Se alojó en compañía de la escritora francesa George Sand, que recogió su experiencia mallorquina en un libro publicado en París en 1841, titulado “Un invierno en Mallorca”.

    PALMA. Un día de invierno en Mallorca8

    Cómo llegar: por aire, al Aeropuerto de Palma de Mallorca, pinchar enlace con los destinos:            http://www.aena.es/csee/Satellite/Aeropuerto-Palma-Mallorca/es/Page/1056530002847/ y por mar, desde los puertos peninsulares de Barcelona, Denia (Alicante) y Valencia. A nuestro regreso, en la terminal, nuestra procedencia será descubierta si portamos una caja de cartón octogonal, ahí sólo se pueden llevar las ensaimadas de Mallorca.

     

    PALMA. Un día de invierno en Mallorca9

     

    Fotografías de J.Cintas:          

    1-  Puerto de Palma.

    2-  Parque del Mar y Catedral.

    3-  Catedral.

    4-  Castillo de Bellver.

    5-  La Lonja.

    6-  Baños Árabes.

    7-  Gran Hotel

    8-  La Cartuja de Valdemosa, según una litografía de J.B. Laurens, de su libro “Recuerdos de     un viaje artístico a la isla de Mallorca”, año 1840.

    9-  Cajas de las ensaimadas de Mallorca.

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook