Blog 
ERGO IPSO FACTO COLUMBO OREO
RSS - Blog de Alberto Soler Montagud

El autor

Blog ERGO IPSO FACTO COLUMBO OREO - Alberto Soler Montagud

Alberto Soler Montagud

Apasionado por la música. Soy un ferviente mahleriano aunque también un enamorado del jazz clásico que no renuncia a otras músicas siempre que lleguen a emocionarme. Me gusta tanto leer como escribir y a veces hasta crear una singular obra gráfica de la que he hecho varias exposiciones. En octubre d...

Sobre este blog de Comunitat

Este blog nace para que afloren algunas de mis inquietudes y mantiene una ventana abierta para que los seguidores plasmen libremente las suyas.


Archivo

  • 11
    Junio
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    CRISIS ÉTICA Y CRISIS ECONÓMICA

     

      

    Llevamos varios años inmersos en una “crisis económica” sin reparar en un cúmulo de circunstancias que muestran un deterioro no sólo en lo económico y político, sino también, en lo ético. Un menoscabo que ha puesto al descubierto una “crisis de valores” que la inmensa mayoría considera una “normalidad” con la que nos hemos acostumbrado a convivir. 
     
     
    Los cambios que produce la crisis
     
    Por definición, toda crisis va asociada a unos cambios que modifican el modo de vida de la colectividad que la sufre y que, si son drásticos y afectan a los cimientos  de un sistema, pueden incluso conducir a una revolución.
    En nuestro caso (en nuestra "crisis") aunque los ciudadanos insinúen esbozos de nuevas actitudes (como disminución en el consumo y mayor sensibilización por las cuestiones políticas y económicas), se percibe en el ambiente  una sensación de transición más que de verdadero cambio.
     
    Parece que nuestra sociedad prefiera un retorno al poder adquisitivo perdido mas que la idea de hacer una revolución.
     
    Si bien han surgido reacciones como la de los indignados del 15-M, quienes sufren la crisis parecen tener claro lo que no quieren pero sin formular propuestas para acabar con una situación no deseada.
     
    Son muchos los que piensan que si volviera la alegría consumista que caracterizó a la burbuja inmobiliaria, todo quedaría en una crisis más de las que cíclicamente hacen acto de presencia para sanear y renovar el panorama económico.

    Es como si predominaran las protestas y la destrucción sobre las propuestas y la construcción

     

     
    Crisis de valores
     
    Es incomprensible que a casi nadie le escandalice demasiado (por "acostumbramiento") que haya presidentes y expresidentes autonómicos imputados en casos de corrupción (Jaume Matas) o, lo que es peor, que se les llegue a declarar inocentes (Francisco Camps) por la inmunidad e impunidad que asiste a los poderosos. 
     
    Tampoco asombra a nadie que el yerno del rey ande por los juzgados como un vulgar chorizo mientras la plebe asume, resignada, que el monarca esté libre de sospecha cuando cualquier otro suegro, sabedor de las tropelías del marido de su hija, estaría ya acusado de encubrimiento de delito.
     
    Igualmente no se escuchan rasgados de vestiduras porque esté imputado un exministro, José Blanco, por presunto cobro de comisiones. Ni tampoco porque el PP bata récords de mayorías absolutas en la Comunidad Valenciana conforme más casos de corrupción les afectan.
     
    Los titulares de los periódicos nos informan cada día de situaciones que tienen como protagonistas de actuaciones vergonzosa tanto a políticos como a miembros de la familia real, jueces y altos cargos del sector financiero. Son situaciones tan graves que deberían movilizar a una sociedad que, incomprensiblemente, las contempla como algo normal y cotidiano.
     
     
    Situaciones que se oponen a la ética y a la lógica
     
    Gran parte de la sociedad española se considera moralmente indignada por la falta de una ética socio-política. Es probable que esta carencia sea no sólo la consecuencia sino, tal vez, también causa de la actual crisis económica.
     
    Algunas situaciones hablan por si solas y dan buena cuenta de que algo falla en la ética de nuestro sistema:
     
    1- Las millonarias indemnizaciones pagadas como “premio” a ex-directivos de entidades bancarias a las que han hecho quebrar.
     
    2- Una gran desconfianza en los políticos de todos los colores y dudas sobre su capacidad para resolver una crisis que no supieron prevenir ni atajar a tiempo.
     
    3- Mentiras compulsivas por parte de la clase política. Por ejemplo: el partido que gobierna ha incumplido, en un tiempo récord, sus promesas electorales de no subir los impuestos, no penalizar partidas “intocables” como sanidad o educación y el compromiso de acabar con el paro. Su excusa es la “herencia recibida”, precisamente un tema que también prometieron  no sacar nunca a relucir.
     
    4- A colación de lo anterior, desmoraliza que los populares carezcan de visión hagan recortes severos en esas “partidas intocables” (así como también en la investigación) mientras se prodigan en dádivas con los bancos que han quebrado por la ineptitud de sus directivos.
     
    5- Desalienta también que esos mismos bancos expropien las viviendas a  las verdaderas víctimas de la burbuja inmobiliaria y a quienes el Estado se niega a ofrecer la misma ayuda que brindan a los causantes de la crisis.
     
    6-Tampoco es ético el drama que sufren millones de jóvenes que no encuentran un trabajo que les permita independizarse. Se ha roto la “tradición” de una sociedad en la que los hijos siempre mejoraban las condiciones de vida que habían disfrutado sus padres. Ahora impera la incertidumbre de quienes, en la treintena, deben vivir a costa de sus progenitores que, a la sazón, temen quedarse sin trabajo o llegar la jubilación sin que la generación que les precede les garantice el cobro de una pensión por no estar cotizando.
     
     
    ¿Qué debería hacerse de modo inmediato?
     
    1-Sería necesario introducir cambios en las pautas de consumo y asumir que no es posible, ni necesario “tener de todo”. También que los recursos naturales son finitos y deberían racionalizarse con nuevos y más responsables hábitos de uso.
     
    2- Hay que asumir que el trabajo será un bien cada vez más escaso y que la población laboral deberá compartirlo con nuevas pautas de reparto de los puestos de trabajo (por ejemplo, acortamiento de las jornadas individuales para que sean asequibles a un mayor número de trabajadores).
     
    3- Debería olvidarse la manida frase de la frase de “haber vivido por encima de nuestras posibilidades” y buscar soluciones en nuevas normas sociales que produzcan cambios radicales en el sistema. Para ello es necesario que los ciudadanos tomen las riendas, asuman su responsabilidad, abandonen la pasividad  y elijan unos gobernantes que actúen en beneficio de la mayoría y no de ellos mismos y de una oligarquía predispuesta a enriquecerse aun más a costa de una crisis que en nada les afecta.
     
    4- Se impone la puesta en marcha de unas medidas destinadas a erradicar la incompetencia y la corrupción en el ámbito de la política.
     
    5- Tal vez fuera éticamente resolutivo que parte del dinero que el Estado destina a rescatar a los bancos se les entregara, a modo de préstamo, a quienes no pueden pagar sus hipotecas, pues, de todos modos, el dinero acabará llegando a donde tiene que ir (a los bancos) con la diferencia de que, en el camino, ayudaría a salir del agujero a los más necesitados. Luego, pasado el tiempo, cuando las aguas volvieran a su cauce, el Estado podría recuperar esta inversión ética a través de unas vías impositiva extraordinarias.
    6- Medidas como la anterior y otras muchas que deberían proponerse y/o revisarse con la ayuda de economistas y sociólogos independientes, no tendrían que ser responsabilidad de sólo un partido político, al menos en la situación de especial emergencia económica que se vive.
    Se impondría un consenso pactado por todas las fuerzas parlamentarias  -absolutamente todas-  así como una modificación coyuntural del tipo de mayoría necesaria para que se tomaran las decisiones drásticas para combatir la crisis.
     
    Colofón
     
    Por una vez se debería avanzar hacia un futuro de bienestar en el que el destino de todos no dependa sólo de los intereses financieros de unos pocos.
     
     
     

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook