Blog 
ERGO IPSO FACTO COLUMBO OREO
RSS - Blog de Alberto Soler Montagud

El autor

Blog ERGO IPSO FACTO COLUMBO OREO - Alberto Soler Montagud

Alberto Soler Montagud

Apasionado por la música. Soy un ferviente mahleriano aunque también un enamorado del jazz clásico que no renuncia a otras músicas siempre que lleguen a emocionarme. Me gusta tanto leer como escribir y a veces hasta crear una singular obra gráfica de la que he hecho varias exposiciones. En octubre d...

Sobre este blog de Comunitat

Este blog nace para que afloren algunas de mis inquietudes y mantiene una ventana abierta para que los seguidores plasmen libremente las suyas.


Archivo

  • 14
    Octubre
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    ÉBOLA: DOS DIFERENCIAS EN LA ACTITUD DE LOS GOBIERNOS DE EEUU Y ESPAÑA

    Dejaré claro previamente que prefiero mil veces la sanidad española antes que la de los EEUU, y lo digo con conocimiento de causa porque, por mi profesión, conozco bien ambos modelos sanitarios.

    Pero no es de sanidad ni de profesionales sanitarios de lo que trata este artículo sino de la actitud, la calidad humana, la competencia y la profesionalidad de los políticos norteamericanos, comparados con los españoles en lo que al modo de abordar el problema del ébola respecta, así como su respeto y consideración por los trabajadores públicos a quienes unos han tratado, al menos en este caso, como unos héroes mientras en España se le ha llamado mentirosa e inepta a una profesional sanitaria infectada sin que nadie haya asumido responsabilidades, haya tenido la dignidad de dimitir o se le haya cesado sin más contemplaciones.

    En el artículo citaré sólo dos diferencias, pero hay muchas más.

    Acabo de leer en la web de la NBC News una información sobre el profesional sanitario contagiado de ébola en Dallas (Texas, EEUU) tras atender al Eric Duncan, primer fallecido en Norteamérica por el mortífero virus, quien llegó a Dallas procedente de Liberia el 20 de septiembre. El enfermero americano contagiado es el segundo caso de ébola producido fuera de África (recordemos que el primero fue el de la auxiliar de enfermería española, Teresa Romero).

    Al terminar la lectura del artículo, me ha llamado la atención como las autoridades sanitarias estadounidenses han mostrado un respeto exquisito por el sanitario enfermo a quien han considerado literalmente como un héroe y cuyo anonimato han preservado en cumplimiento del deseo de la familia.

    Dice un fragmento del artículo:

    “… that health care worker is a heroic person who provided care to Mr. Duncan” (“..este trabajador sanitario es una persona heroica que proporcionó sus cuidados al [fallecido] señor Duncan”)

    Siento ser sarcástico ante un tema como este como, pero no he podido evitar pensar que en nuestro país  la traducción de la reseña podría haber sido:

    “… este trabajador sanitario se tocó la cara con la mano adrede, para infectarse y perjudicar así al partido en el gobierno”.

    La segunda diferencia hace referencia a la mascota de Nina Pham, enfermera ingresada en Dallas e infectada por ébola, un perro que no ha sido sacrificado como sucediera con el perro español Excalibur, propiedad de Teresa Romero, pues las autoridades sanitarias de EEUU han decidido ponerlo en cuarentena.

    Epidemiológicamente, la decisión de estudiar al animal durante la cuarentena a través de analíticas y de su estado clínico, es posible que aporte una valiosa información sobre el papel que desempeñan los perros en la cadena de transmisión del virus del ébola y como se deberá actuar ante nuevos casos, así como establecer protocolos con fundamento científico siendo que el perro es un animal de compañía habitual en nuestra cultura y convive con humanos dentro de sus hogares.

    Como médico y como animalista, comparto el criterio estadounidense de no matar de entrada al animal, aunque entiendo también que cuando se tomó esta decisión en España, el tema del ébola estaba bajo la jurisdicción de una inepta ministra y no de un comité de expertos como ahora sucede.

    Y es que, Spain is different.

     

     

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook