Blog 
ERGO IPSO FACTO COLUMBO OREO
RSS - Blog de Alberto Soler Montagud

El autor

Blog ERGO IPSO FACTO COLUMBO OREO - Alberto Soler Montagud

Alberto Soler Montagud

Apasionado por la música. Soy un ferviente mahleriano aunque también un enamorado del jazz clásico que no renuncia a otras músicas siempre que lleguen a emocionarme. Me gusta tanto leer como escribir y a veces hasta crear una singular obra gráfica de la que he hecho varias exposiciones. En octubre d...

Sobre este blog de Comunitat

Este blog nace para que afloren algunas de mis inquietudes y mantiene una ventana abierta para que los seguidores plasmen libremente las suyas.


Archivo

  • 29
    Agosto
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    ¿ES NECESARIA UNA GUERRA PARA QUE NO MUERAN MÁS SIRIOS?

    1-Planteamiento

    Conforme se recrudece el conflicto en Siria y ya se contabilizan más de cien mil muertos.

    Conforme Damasco, presuntamente, ataca a la población civil con armas químicas (1.300 civiles masacrados con gas sarín sólo la semana pasada), actuación que el presidente Bashar al-Asad atribuye a los rebeldes insurrectos.

    Conforme EEUU, la UE y distintos países árabes exigen que Asad deje el poder, mientras Irán, Rusia y gobiernos suramericanos afines a Venezuela condenan abiertamente una intervención extranjera, no puedo menos que plantearme una serie de cuestiones.

     

    2-Dudas

    ¿Es preferible dejar las cosas como están y no intervenir?

    ¿Procede adoptar una postura pacifista de no injerencia militar aun a sabiendas de que cada día morirán más inocentes?

    ¿Habría que bombardear Siria?

    ¿Es prudente permitir que internacionalice el conflicto civil sirio?

     

    3-Reflexión

    Cuando la intervención norteamericana parce inminente, una vez más se intenta engañar a la opinión pública con la farsa de un ataque aéreo de precisión quirúrgica, específico y dirigido a las instalaciones militares sirias, por supuesto sin bajas en el bando de quienes bombardeen y con 'mínimos' daños colaterales que, llamemos a las cosas por su nombre, se traducirán en un número imprevisible (y elevado) de cadáveres anónimos de hombres, mujeres y niños que podremos ver en los telediarios entre bocado y bocado de nuestra comida o cena.
    –¿Me pasas la sal por favor? 

    –Sí claro, 

    –¿Han dicho Siria verdad? 

    –Sí cariño, es Damasco  

    –Pues vaya cosas que ponen para la cena 

    –Tú no mires y ya está.

    Mientras los militares del bloque ‘civilizado’ del ordenamiento global al que pertenecemos (en el lado de los ‘buenos’, claro), se nos promete una invasión ‘waltdisneysiana’ de Siria que acabará con el sátrapa Asad y con su régimen. Todo ello, casi sin sangre.

    Sin embargo, la experiencia y el sentido común nos advierten de que estas guerras de videojuego (juego para quienes disparan desde sus cómodos y mortíferos sistemas informáticos), se sabe bien cuando empiezan pero nunca cuando ni como terminan.

     

    4-Conclusión

    Sinceramente (y no lo digo como recurso retórico), me siento  incapaz de ponderar cual de los dos males sería mayor. Si dejar que los sirios se sigan matando entre ellos mientras el mundo occidental juega a pacificarlos con diplomacias y reuniones que nunca son fructíferas; o bien, intervenir militarmente con una de esas guerras de visores nocturnos que nos permiten ver desde el salón de nuestro hogar –y en directo– los bombardeos de lejanos países poblados por desgraciados inocentes.

     

    5-Colofón

    Y, precisamente, a colación de tantos desgraciados inocentes como pueblan el denostado planeta tierra ¿Podría alguien explicarme por qué esa falta de interés de los militares norteamericanos (y sus acólitos azoresianos) por los millones de muertos que se producen en las revueltas de tantos países africanos, y por qué se callan ante las canalladas de los sátrapas de esas regiones que, a falta de riquezas naturales, parecen no existir para ellos?

    Es obvio que no sepa (ni pueda) terminar esta reflexiones mas que con un rotundo “no a la guerra”.
    Y así lo hago.

    Buenos días (mañanas, tardes, noches), y buena suerte.

     

     

    Alberto Soler Montagud

     

     

     

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook