Blog 
ERGO IPSO FACTO COLUMBO OREO
RSS - Blog de Alberto Soler Montagud

El autor

Blog ERGO IPSO FACTO COLUMBO OREO - Alberto Soler Montagud

Alberto Soler Montagud

Apasionado por la música. Soy un ferviente mahleriano aunque también un enamorado del jazz clásico que no renuncia a otras músicas siempre que lleguen a emocionarme. Me gusta tanto leer como escribir y a veces hasta crear una singular obra gráfica de la que he hecho varias exposiciones. En octubre d...

Sobre este blog de Comunitat

Este blog nace para que afloren algunas de mis inquietudes y mantiene una ventana abierta para que los seguidores plasmen libremente las suyas.


Archivo

  • 04
    Diciembre
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    ESTA ‘TASA’ ES UNA RUINA

     
     

     
     
     

    La última sorpresa del ‘partido del pueblo’ ha sido la publicación en el BOE de una ley que regula determinadas tasas en el ámbito de la Administración de Justicia. Según el ex-centrista Gallardón, las tasas judiciales se crean para “desatascar los juzgados” y sin “afán recaudatorio”, aunque abogados, fiscales y jueces las consideran anticonstitucionales, se han manifestado en su contra en las calles de varias ciudades y han pedido la dimisión de Alberto Ruiz-Gallardón.

    Comunicado de FACUA
    Los ‘populares’ se han dado prisa en defender el gallardonazo asegurando que lo que se recaude con estas tasas garantizará “la asistencia judicial gratuita a los ciudadanos que menos tienen" y solo se aplicarán a los ciudadanos que dispongan de "más recursos”.
    Sin embargo, con igual celeridad, la asociación de consumidores FACUA ha desmontado estos ‘sociales’ argumentos dando a conocer que con esta ley tendrá que pagar 200 euros quien quiera reclamar una multa de tráfico 150 euros; o desembolsarse 312,50 euros al querellarse por la cancelación de un vuelo de una cuantía de 2.500 euros o bien abonar 715 euros si se pleitea por 3.000 euros de intereses cobrados abusivamente en un crédito o hipoteca.

    El PP se empecina en el carácter ‘social’ del tasazo
    Sin embargo, el PP, erre que erre, insiste en la ‘bondad’ de las nuevas tasas y asegura que se reembolsarán cuando “los tribunales den la razón a quien inició el procedimiento", pero no explican que solo quienes tengan dinero suficiente para pleitear serán quienes se beneficien del hipotético reembolso.
    También dicen los ‘populares’ que quienes "realmente no tienen recursos" quedarán exentos de pagar las tasas para que "no se vulnere" su derecho de acceso a la Justicia.
    Pero de nuevo, FACUA les desmonta sus falacias ‘sociales’ al aclarar que solo se beneficiarán de esta exención quienes ganen menos de 15.975 euros anuales. Es decir, que según los ingresos medios de las unidades familiares donde aun se trabaja, estas tasas se han diseñado para exprimir aun más las extenuadas ubres de las clase medias hasta hacerlas desaparecer.

     

    Exprimir a muchos en beneficio de pocos

    La nefasta gestión de una derecha que parece gobernar solo en beneficio de una oligarquía y no del ‘pueblo’ (de quien dicen ser su ‘partido’), ha conseguido que un nuevo derecho social deje de ser asequible a todos. Es como si desmantelar el estado del bienestar fuera el objetivo prioritario de esos neoliberales que dicen ser de centro.
    Desde hace un año, en España se gobierna a golpe de decretos-leyes que merman los derechos y el bienestar que tantos años y sufrimientos han costado. Y precisamente en este contexto, agravado por una crisis económica global, el gallardonazo propone una jugada perfecta: elaborar nuevas leyes para que los pobres no puedan denunciar ante la justicia los tejemanejes de quienes se benefician de una política neoliberal y nepotista.

     
    ¿Quien protegerá a los pobres de nepotismos y corruptelas institucionales?

    Pongamos un ejemplo: el Ayuntamiento de Madrid de la señora de Aznar está a punto de desalojar (en diciembre) a 120 familias que viven de alquiler desde hace décadas en edificios de protección oficial del centro de la ciudad. La idea es vender los inmuebles a buen precio a una empresa con problemas de solvencia en la que —‘casualmente’ según la alcaldía— ejerce como consejero el marido de María Dolores de Cospedal.

    Todo apunta a que, con el veto económico de acceso a la justicia, los poderosos van a gozar de una impunidad aun mayor que la que ahora respalda sus fechorías. Y a quien no le parezca bien, si tiene dinero que pleitee contra ellos y si no, que se aguante.
     

    Acabar con la clase media

    Privar de tantos derechos a la población evoca el recuerdo de ciertos partidos totalitarios que utilizaron la democracia para acceder al poder mediante unas urnas que luego prohibieron.

    Así, la proliferación en Europa de grupos neofascistas es un hecho que preocupa tanto como que, quienes dicen ser demócratas, utilicen unas estrategias de gobierno sospechosamente parecidas a las que la extrema derecha aplicaría si pudiera hacerlo.

    La actual legislación hipotecaria y los desahucios en masa han conseguido que la gente empiece a suicidarse; los recortes a la sanidad y a las ayudas a la dependencia podrían aumentar las tasas de morbimortalidad de los grupos poblacionales más afectados, y con las  implantación de las tasas judiciales, quienes no puedan acudir a la justicia tal vez protagonicen una oleada de acciones de ‘justicia alternativa’ al recurrir a la Ley del Talión y no al Código Civil o Penal.

    Se está estrujando a las clases medias mientras los políticos y los ricos viven en un mundo aparte, muy por encima las posibilidades de quienes sufragamos su buena vida. Tanto es así que parece inevitable que se desencadenen acciones para detener una espiral de locura que lleva a muchos a decir: “Si somos millones y ellos apenas unos miles, si somos más decentes y nos ampara la fuerza de la razón, ¿Porque tenerles miedo entonces? ¿Por qué permitir que nos sigan controlando”.
     
     
    A modo de despedida, una sonrisa




    Como es sabido, a los políticos les encantan los eufemismos y también los sinónimos. Por ello, y siendo que a un ministerio se le conoce también como ‘cartera’ ¿no deberíamos llamar ‘carteristas’ a los ministros que dictan leyes destinadas a vaciar sin piedad el bolsillo de los contribuyentes?



    Alberto Soler Montagud

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook