Blog 
ERGO IPSO FACTO COLUMBO OREO
RSS - Blog de Alberto Soler Montagud

El autor

Blog ERGO IPSO FACTO COLUMBO OREO - Alberto Soler Montagud

Alberto Soler Montagud

Apasionado por la música. Soy un ferviente mahleriano aunque también un enamorado del jazz clásico que no renuncia a otras músicas siempre que lleguen a emocionarme. Me gusta tanto leer como escribir y a veces hasta crear una singular obra gráfica de la que he hecho varias exposiciones. En octubre d...

Sobre este blog de Comunitat

Este blog nace para que afloren algunas de mis inquietudes y mantiene una ventana abierta para que los seguidores plasmen libremente las suyas.


Archivo

  • 08
    Noviembre
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    FABRA Y SU INSULSEZ

    Para explicar el significado de la palabra “insulsez” hay que recurrir a la etimología y analizar el vocablo “insulso” en su acepción de insípido, soso o desaborido. A partir de las definiciones de insulso, la “insulsez” surge como una combinación  del “flavorless”  americano y el “boring” inglés, con la singularidad de poder unificar ambas denominaciones en una sola –“insulsez”– que definiría a alguien que es soso, aburrido (flavorless) y falto de gracia (boring) con el añadido de una notoria precariedad en lo que a clase y estilo respecta.

    El neologismo “insulsez” surge como hecho a medida (cual traje barato de Milano) del nada carismático Alberto Fabra a cuyo lado Mariano Rajoy se convierte en un George Clooney de la Moncloa, capaz de tomar un ristreto a las cinco de la tarde, de pie y sosteniendo la taza sin extender el meñique, tras varios meses de entrenamiento, eso sí.

    Y es que Alberto Fabra es un espécimen con ínfulas de mediocre y el estigma de solo saber destacar en sus ansias de destacar en algo.

     

    Fabra es un político de los que no dejan huella.

    Tiene tan poca clase que fue capaz de nombrar asesor a su cocinero sólo por demostrar sus dotes de 'connaisseur', que lo es, pero de regional preferente, de esos que presumen de buen paladar cuando su pasión son las patatas bravas y su tosquedad gesticular es la propia de un 'llauro' sin ansias de cultivar algo que no sean sus campos y mucho menos el espíritu. Dicho sea con cariño y respeto para los dignos agricultores como lo fue mi querido abuelo.

    Las ciencias fisonómicas son tan exactas que revelan y delatan lo que las adulaciones mas falsas apenas disimulan. Fíjese bien el lector en como Fabra cierra la boca y compone una fina línea entre sus labios simulando pensar mientras frunce el ceño por debajo de esa frente olímpica que presagia en sus inmensas entradas una inminente calvicie kojakiana.

    Cual aspirante a rey en busca de una corte con siervos serviles y vasallescos, el presidente autonómico valenciano, tras fichar como personal de confianza a su cocinero, no tuvo suficiente y creó una nueva secretaría autonómica en el organigrama de la Generalitat valenciana, que dejó en manos de Esther Pastor, bella mujer con la que mantiene —según fuentes del propio PP de la comunidad— una relación muy estrecha. Relación corinnesca que las lenguas viperinas –que tanto disfrutan salivando veneno ofídico– han equiparado con la de un hombre macho y apetitos borbónicos y su presunta amante.

    Cuan zafios e ignominiosos son quienes malpiensan y maldicen de nuestro mas honorable valenciano, un hombre que haciendo de Valencia un Versalles de horchata y fartons con aromas de azahar, como si fuera un zar de cañas y barro, ha llegado a atesorar una colección de 32 trabajadores a su servicio de los que 16 son asesores personales y otros tres conductores también para su uso y disfrute exclusivo. 

    Pero también, y por eso le daremos un cariñoso tironcillo de orejas, este es el hombre de estado que anteayer anunció el cierre de la radiotelevisión valenciana. El mismo que dijo que  era “innegociable” por falta de dinero y que si recurría a tal medida era para no cerrar colegios u hospitales. Un alarde de cinismo propio de una rata que abandona un barco que se hunde y que llora por no disponer de dinero para readmitir a mil trabajadores que fueron despedidos en un ERE institucional e improcedente.

    ¿Por qué no nombra, señor Fabra, asesores personales a esos 1000 despedidos y resuelve así el problema de golpe y de una sola vez?

    Piénselo señor Fabra, pero antes de llevar a cabo mi propuesta, le sugiero que convoque elecciones autonómicas, pues es seguro es que quien le sustituya tendrá ideas mejores que las suyas sobre lo que hacer con los 1000 damnificados, los 700 que ahora se les suman y también con el ente público RTVV que junto a las escuelas y hospitales, a usted le debe importar un pimiento, o al menos mucho menos que su cocinero y su secretaria.

    De nada señor Fabra, de nada y a mandar, que no es gerundio sino infinitivo.

    Se lo advierto aunque tal vez su asesor gramatical le informe de ello.

     

     

     

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook