Blog 
ERGO IPSO FACTO COLUMBO OREO
RSS - Blog de Alberto Soler Montagud

El autor

Blog ERGO IPSO FACTO COLUMBO OREO - Alberto Soler Montagud

Alberto Soler Montagud

Apasionado por la música. Soy un ferviente mahleriano aunque también un enamorado del jazz clásico que no renuncia a otras músicas siempre que lleguen a emocionarme. Me gusta tanto leer como escribir y a veces hasta crear una singular obra gráfica de la que he hecho varias exposiciones. En octubre d...

Sobre este blog de Comunitat

Este blog nace para que afloren algunas de mis inquietudes y mantiene una ventana abierta para que los seguidores plasmen libremente las suyas.


Archivo

  • 31
    Octubre
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    ¿Fichará Obama a Ana Mato?

    Superado el riesgo de una quiebra nacional en los EEUU, el Tea Party republicano vuelve de nuevo a la carga contra Obama y su intento de una reforme sanitaria, acosándolo a través de su secretaria de Salud (la equivalente a nuestra Ana Mato) Katheleen Sebelius, como quedó patente en una dura sesión de ataque, desde todos los frentes, contra la controvertida y no deseada –por los conservadores– reforma sanitaria que la derecha mas radical rechaza en su intento por beneficiar a las mútuas médicas antes que a los norteamericanos que no pueden pagar una póliza que les asegure la asistencia sanitaria en caso de enfermedad . 

    En esta ocasión, el ataque republicano ha ido dirigido al mal funcionamiento de la página web donde se explica el funcionamiento de los nuevos seguros médicos y, curiosamente, también algunos parlamentarios demócratas han denunciado algunos errores detectados en la página (son detalles que hacen tan distintas a las democracias consolidadas de otras como la española).

    Sin entrar en matizaciones de índole indeológico, es digna de encomio la obsesiva perseverancia del presidente Obama porque todos los ciudadanos de su país tengan acceso a un seguro medico algo que, si se consiguiera, sería el mayor logro social en Norteamerica desde que se promulgó la ley del 2 de julio de 1964 que prohibía la aplicación desigual de los requisitos de registro de votantes y la segregación racial en las escuelas, en el lugar de trabajo y las instalaciones públicas en general.

    Sin embargo, muy difícil lo tiene Barack Obama para ofrecerle al país una sanidad pública más universal y accesible según el modelo que promulga y que tanto le gustaría se pareciera al que hasta ahora hemos disfrutado en España y que nuestro Tea Party patrio (o al menos patriótico) se esfuerza por desmantelar en los escasos dos años de legislatura que aun le quedan.

    Así, mientras en la dolida y depauperada España la derecha brega por privatizar todos los sectores de la sanidad que se le pongan por delante, sus análogos fanáticos del Tea Party estadounidense se esfuerzan por confundir a los ciudadanos y presentar al Obamacare (como se conoce a la reforma sanitaria de Obama) como una imposición de corte socialista apelando a la atávica y paranoica aversión al comunismo que tras la II Guerra Mundial crearon en su país. En cualquier caso, el apoyo al proyecto de Obama sigue siendo algo mayor que el rechazo (en una proporción 60 a favor frente a 40 en contra) aunque el optimismo de que acabe en éxito sea mas bien poca.

    Vistos los hechos, desde una perspectiva realista y no sin un ápice de sarcasmo, si se comparan las respectivas actitudes gubernamentales de los EEUU y de España frente al tema de la sanidad pública, es fácil apostar que así como la Administración de Barack Obama fichó en 2012 a quien fuera consejero de Sanidad en funciones del Gobierno Vasco, Rafael Bengoa, para incorporarlo al equipo de la reforma sanitaria, tanto Ana Mato como la consejera de salud de Madrid, el de Valencia y todos sus homónimos de las distintas comunidades autónomas españolas pueden respirar tranquilos ante la imposibilidad de que una tentadora oferta por parte del presidente de los Estados Unidos les obligue a abandonar este país al que tanto aman y del que tanta satisfacciones reciben y/o presuntamente perciben.

     

    Alberto Soler Montagud

    Médico y escritor

    <!--EndFragment-->

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook