Blog 
ERGO IPSO FACTO COLUMBO OREO
RSS - Blog de Alberto Soler Montagud

El autor

Blog ERGO IPSO FACTO COLUMBO OREO - Alberto Soler Montagud

Alberto Soler Montagud

Apasionado por la música. Soy un ferviente mahleriano aunque también un enamorado del jazz clásico que no renuncia a otras músicas siempre que lleguen a emocionarme. Me gusta tanto leer como escribir y a veces hasta crear una singular obra gráfica de la que he hecho varias exposiciones. En octubre d...

Sobre este blog de Comunitat

Este blog nace para que afloren algunas de mis inquietudes y mantiene una ventana abierta para que los seguidores plasmen libremente las suyas.


Archivo

  • 27
    Julio
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    HABLA PUEBLO, HABLA...

     

     

     
    Mientras Europa afronta expectante el riesgo de un desmoronamiento por efecto dominó, a España le ha tocado asumir la aparente responsabilidad de tener en sus manos el futuro del proyecto europeo y la moneda única. Son muchos quienes auguran que si España entrara en quiebra, Italia no tardaría en hacerlo y la Unión Europea se iría al traste. En cualquier caso, sea o no descabellada esta hipótesis, tal vez las actuaciones que el BCE emprenda para salvar a España no solo beneficien a nuestro país sino también preserven la pervivencia de la Comunidad Económica Europa.

     


    Según Rajoy, no tenemos “libertad para elegir”
    La diferencia del potencial económico de España respecto otros países como Grecia, es una baza que nuestros políticos no han sabido jugar al pedir ayuda a Bruselas. Es un error comportarse como unos sumisos acatadores de órdenes y asumir a priori que “no tenemos libertad para elegir” como ha dicho Mariano Rajoy en repetidas ocasiones. ¿Cómo que no tenemos libertad, señor Rajoy? Tenemos la misma libertad para elegir que su colega Monti, quien sabe negociar y defender con uñas y dientes lo que previamente se ha decidido en Italia antes de acatar lo que se le pretende imponer.
    Por otro lado, es lamentable que el ministro De Guindos se comporte como un estudiante pendiente de recibir las calificaciones cuando dice estar "a la espera de lo que decida el Eurogrupo y después anunciaremos que medidas de ajuste adoptamos”. Esto no debería ser así señor De Guindos, al menos no en este orden ni tampoco permitiendo que se nos trate como a un país totalmente intervenido cuando aun no lo estamos. Están ustedes fallando en su tímido y tibio modo de negociar.


    Crecimiento ‘versus’ austeridad
    Voces autorizadas como la del investigador y profesor de Economía y Ciencias Políticas en laUniversidad de Berkeley (California), Barry Eichengreen,  consideran que la estrategia europea anticrisis ha sido un “fracaso sin paliativos” y estiman que medidas como la presión fiscal o la inyección de dinero para rescatar a los bancos, no impedirán que España sea intervenida por completo antes de que finalice noviembre.
    Ante el fracaso de medidas como salvaguardar a la banca, subir los impuestos y aplicar duros recortes, el Gobierno de España debería ser valiente y adoptar una "política decrecimiento" distinta de la austeridad que se nos ha impuesto hasta ahora. 
     
    Los españoles han dicho: basta ya

    La situación es insostenible para las clases sociales más débiles. Las manifestaciones del 19 de julio han dejado claro que los ciudadanos no están dispuestos a asumir más recortes y, ante la falta de resultados de la política de austeridad impuesta por Alemania, se han promovido unas revueltas callejeras que no han hecho más que comenzar. 

    Sin embargo, además de la penuria económica que sufrimos, hay otros factores que contribuyen a encrespar los ánimos, tales como la prepotencia con que el gobierno está tomando decisiones a golpe de decreto ley; los gritos de la bancada popular vitoreando a Rajoy por cada dura medida que farfullaba el 13 de julio y el provocativo modo en que el ministro de Hacienda ha ido notificando con nerviosas y cínicas “risitas” las brutales subidas de impuestos. 

    Todo esto contribuyen a caldear los ánimos de una ciudadanía que se siente humillada (y “traicionada” en el caso de quienes votaron al PP) al ver que se les exige esfuerzos “solidarios” mientras los ricos parecen ser intocables, y disfrutan de unas exquisitas prebendas así como de amnistías fiscales. 

    Resulta incongruente que, en una situación que tan dramática es para millones de españoles, la clase política se comporte (afortunadamente no en todos los casos) como una élite acomodada que dice “cuidar” y desvivirse por el bienestar de esos nuevos descamisados en que se están convirtiendo los miembros de las clases medias y bajas. Parece que estemos en el principio de una locura colectiva en la que puede suceder de todo, como que una diputada apellidada Fabra insulte a los parados y les diga “que se jodan” cuando su partido les rebaja las prestaciones por desempleo, mientras ella vive en la elitista urbanización “La Finca”, en las inmediaciones de Madrid, uno de los entornos más glamurosos y selectos que muchos llaman la milla de oro del siglo XXI y donde se pueden encontrar más acaudalados empresarios (como Francisco Correa, viejo amigo de su padre), celebrities de postín y multimillonarios por metro cuadrado, que en cualquier otro lugar del territorio patrio.

     
    ¿Subvenciones a partidos políticos, sindicatos y organizaciones empresariales?
    Se están produciendo situaciones que desconciertan a quienes se rigen tanto por la ética como por el sentido común. Así, por ejemplo, mientras a las clases sociales más débiles (entre ellos los parados, pensionistas, trabajadores en situación de baja por enfermedad, dependientes, funcionarios y un largo etcétera) se les exige donaciones periódicas de sangre (como metáfora de los recortes) a pesar de que están casi anémicos, el presidente del Gobierno anunciaba el infausto miércoles 11 de julio un recorte del 20 % en las subvenciones que reciben los partidos políticos, los sindicatos y las organizaciones empresariales.  Y claro, el pueblo llano, que es gente sana y normal, reflexiona y llega a la conclusión de cuan injusto es que existan dichas subvenciones mientras un solo pensionista tenga que pagar por una receta, o se le recorten prestaciones a los parados, el sueldo a los policías o a los bomberos o se le reste un solo céntimo a las partidas destinadas a sanidad, educación o ayudas a la dependencia.
    ¿No sería más consecuente, en la actual coyuntura económica, aplicar una reducción más drástica a las subvenciones a estas organizaciones o incluso que se autofinancien con las cuotas de sus afiliados hasta que las aguas vuelvan a su cauce?
     
    Hombre rico, hombre pobre
     
    Algo falla en la distribución de cargas si casi exclusivamente recaen sobre las espaldas de los más débiles. Las clases medias, bajas y muy bajas se están quedando exangües mientras los ricos, que parecen intocables, no acusan la crisis .
     
    Es un hecho comprobado que el sector del lujo español no sabe de crisis. Es más, parece que hasta le siente bien. Los productos de gama alta en nuestro país facturaron en 2011 un 20% más que en 2010 , y en el año actual los datos apuntan aun más al alza en lo que respecta a ventas de alta costura, complementos de élite, aviación privada, yates, alta joyería, relojes de lujo y automóviles de alta gama. 
     
    No obstante, no hace falta ir tan lejos. Si descendemos al terreno de los mortales de a pie como son los políticos que llenan (cuando van) el Parlamento, llama poderosamente la atención que de pronto, cuando alguien llega a diputados, o cualquier otro es designado a dedo para un cargo público, son incapaces de viajar si no es en primera clase. Ni saben comer de menú. Es como si quedaran hechizados por lujos, delicias y prebendas que descubren desde su ignorancia, les salen gratis y les crean una profunda adicción.
     
    Si nos circunscribimos a los diputados del Congreso, llama la atención que además de estar muy bien pagados (más de tres mil euros al mes de sueldo), reciban casi dos mil euros mensuales como complemento si no viven en Madrid (y algunos viven, y lo cobran) y casi mil si residen en la capital de España. Ademas de estas compensaciones por alojamiento y manutención, también cobran unas sustanciosas dietas si viajan (por lo general, lo hacen) que cada mes arrojan cifras que para muchas familias serían un muy buen sueldo. Por si fuera poco, tanto las dietas como los complementos están exentos de tributar fiscalmente; y así podríamos seguir hasta un largo etcétera. Y claro, ese pueblo llano, que es gente sana y normal, que antes mencionaba, cada vez entiende menos como estos “representantes” y "servidores" de los ciudadanos se atreven a pedir sacrificios, por ejemplo a los parados, mientras ellos viven como ricos. 


    Y hablando de ricos, tampoco se explica la gente sana y normal que un millonario pague el mismo porcentaje de IVA por la compra de un Ferrari  que un ciudadano corriente cuando adquiere un Skoda de ocho mil euros para ir cada día a su trabajo (mientras lo tenga). ¿Por que no hay bemoles por parte de ningún gobierno para gravar fiscalmente a los millonarios?

     
    Colofón

    España e Italia están recibiendo durísimos castigos como si fueran los díscolos miembros de una comunidad de buenos malos según un maniqueista planteamiento que a algunos les gusta propagar para alimentar la hipótesis de una conspiración contra de los países del sur de Europa orquestada por los del norte.

    De nuevo  podríamos comparar a Europa con un tren (¿recuerdan aquello de la Europa de lasdos velocidades?). Una especie convoy que tendría tantos vagones como países la componen. Si llegado el caso de que un vagón de la cola, como Grecia, se soltara del que le precede, probablemente las consecuencias no fueran dramáticas para el resto. Pero si dos vagones como España o Italia (dos economías de considerables proporciones) se salieran de la vía, podría suceder algo tan grave como una depresión que hiciera descarrilar a todo el ferrocarril.

    Reflexionemos acerca de 6 puntos:

    1- La necesidad de que la clase política recupere la credibilidad por parte de una ciudadanía que les atribuye unos intereses personales “poco confesables” que, presuntamente, estarían por encima del interés general. 

    2-De continuar con unas medidas de austeridad como las actuales basadas en los recortes sociales y las subidas de impuestos, llegará un momento en que la población  no tenga ya nada que ofrecer. ¿Qué pasará a partir de entonces?

    3-Deberían adoptarse medidas “de crecimiento” encaminadas a invertir la tendencia del desempleo, reducir la carga de intereses, generar confianza en los inversores y por tanto disminuir la prima de riesgo. Y, por supuesto, abandonar la ineficaz política de austeridad.

    4- Los gobernantes tienen que aprender a negociar con Bruselas sin complejos de inferioridad, cediendo solo en lo que realmente puedan ofrecer los ciudadanos a los que representan y no acatando sin más las duras medidas que se nos quieran imponer.

    5-Sería interesante (tal vez imprescindible) que se creara un “consenso o pacto nacional” ya que, gobernar en solitario y a golpe de decreto ley en la actual coyunturas podría ser un suicidio para el gobierno y un homicidio involuntario contra la ciudadanía. 

    6-Si el gobierno de Rajoy no quiere/no sabe/no puede hacer las cosas de otro modo distinto a como está gobernando, debería considerar que el pueblo ya ha empezado a hablar y va a seguir haciéndolo a través de manifestaciones y actuaciones que exigirán un referéndum y/o la disolución de las cámaras. El que avisa no es traidor, sobre todo cuando la que viene promete ser muy gorda.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook